Antonio Fernández Ruiz

"Veo un Barcelona capaz de repetir el triplete."

 

Dispuestos a lograr esas explicaciones u opiniones que logren desvelarnos algunas de las claves explicativas acerca de la actual situación por la que atraviesan los mejores equipos del Planeta Fútbol, contamos una vez más con nuestro experto analista deportivo, con quien nos proponemos mantener una entrevista tan fructífera y provocadora como todas las anteriores.

 

……………………………………….

Por Adrián Martínez Buleo

 

Antonio nos saluda con su habitual amabilidad, toma asiento, saca su bloc de notas y, con una agudeza marca de la casa, intercambia conmigo unas palabras sobre la complicada coyuntura actual de un club tan grande como el Real Madrid. Pero como no es blanco todo lo que reluce, o desluce, dentro del universo futbolístico, también nos disponemos a hablar de todo este maravilloso y loco mundo que gira en torno a un caprichoso balón. Vamos allá.

 

PREGUNTA: Bienvenido una vez más Antonio. De nuevo hablando del, como me gusta definirlo, Noble Arte Balompédico, y de nuevo con el Real Madrid metido en una crisis sin precedentes.

 

RESPUESTA: Comienzo agradeciéndote esta nueva invitación para que continuemos con esta agradable charla sobre este deporte que tanto nos gusta y apasiona. Sí, así es, el Madrid en el candelero de la más rabiosa actualidad, pero eso no es noticia, es un club muy grande y cualquier cosa que en otro equipo suele pasar más o menos desapercibida, en el Madrid se magnifica hasta límites insospechados, hasta el punto de ocultar temas más importantes o graves de otros equipos de parecido nivel competitivo, caso del Barcelona o el Chelsea.

 

P: Estoy muy de acuerdo con lo que dices. Y hablaremos también de la situación de esos otros equipos, que es muy importante para el mundo del fútbol. Pero el caso del Madrid es ciertamente especial, y no me cabe duda de que para llegar a estos lodos da la sensación de que algo se ha venido haciendo muy mal desde hace bastante tiempo. ¿Estarías de acuerdo con esta apreciación?

 

R: Básicamente sí. En realidad creo que todo es un verdadero despropósito desde que se marchó Mourinho del equipo. Como he dicho muchas veces, y lo sigo manteniendo, y de hecho el tiempo no ha hecho otra cosa que corroborar mis tesis, el Madrid vivió durante el primer año de Ancelotti de los automatismos de Mourinho, ejecutados dentro del campo por Xabi Alonso. La siguiente temporada, la 2014-15, donde la excelencia fue algo inventado por los medios y por lo tanto, completamente ficticia, el equipo se deshizo por completo, convirtiéndose en un conglomerado sin físico y sin táctica. Ancelotti agotó al sostén del equipo, disolvió definitivamente la defensa, y acabó como todos recordamos, casi eliminado por el débil Schalke 04 de Di Matteo en Champions, y apeado en semifinales por una mediocre Juve gracias al famoso “Moratazo” en el Bernabéu. Ahora Benítez tiene un panorama muy oscuro, con el vestuario en contra, rodeado de indisciplina y escándalos extradeportivos, además de habiendo cosechado una inesperado eliminación de La Copa a manos del Cádiz. ¿Increíble? Yo diría que más bien lógico.

 

P: De acuerdo, pero la llegada de Benítez iba a suponer un cambio en esa dinámica destructiva de las dos últimas temporadas. Me gustaría que me dijeras qué tipo entrenador te parece, si es el adecuado para sacar al Madrid del pozo en que se halla sumergido.

 

R: Vamos a ver, conviene no confundir las cosas ni los términos. En primer lugar te diré que Benítez es un gran entrenador, un estudioso del fútbol, muy concienzudo y táctico, como así lo lleva demostrado en todos los equipos que ha preparado. Mira, por fortuna pudimos ver y disfrutar de aquel maravilloso Liverpool, contando en una de sus fases con un Fernando Torres apoteósico.

 

P: ¿El de aquel increíble milagro de Estambul o el del famoso chorreo al Madrid?

 

R: Exactamente, un equipo perfectamente trabajado, con todas las líneas de presión acompasadas, sin resquicios defensivos y con una contra mortal. Levantó una final imposible y machacó a un Madrid que contaba con excelentes jugadores. Aquel Liverpool jugaba de maravilla, y Benítez fue campeón de Europa.

 

P: Y recuerdo que más adelante tampoco lo haría nada mal en aquel Chelsea que venía de ganar la Copa de Europa al Bayern de Munich de Jupp Heynckes…

 

R: Tampoco, claro que no. Benítez cogió un equipo a la deriva (el de Roberto Di Matteo) y lo convirtió, con la inestimable ayuda de Torres, en campeón de la Europa League. Bien es cierto que se quedó con el sabor amargo de no haber conquistado el campeonato del Mundo de Clubes, pero que yo sepa ese partido solo lo juegan los elegidos. Más allá de cualquier otra polémica, incluida la que durante tiempo ha mantenido con Mourinho (curioso, porque ambos son muy semejantes en formas de trabajo y planteamientos), Benítez es un entrenador excelente.

 

P: ¿Entonces? Quiero decir, ¿qué pasa exactamente con el Madrid? ¿Realmente se trata de un equipo tan peculiar como para desestabilizar a un entrenador tan experimentado como Rafa Benítez?

 

R: Así es, pero lo es por la propia situación de vestuario que Benítez se ha encontrado y que, obviamente, no está sabiendo manejar. Voy a explicarme con más detalle.

 

P: Por favor. Y si es posible, ¿podrías hacernos, según tu punto de vista, un itinerario de lo ocurrido hasta el momento con Benítez en el Madrid?

 

R: No es fácil resumirlo en pocas palabras, pero trataré de hacerlo lo más claro y breve posible. Te voy a dar tres detalles de los que la prensa no habló en su momento y que fueron absolutamente DETERMINANTES para la opinión que yo me formé inmediatamente sobre lo que estaba sucediendo en el Madrid. Y recuerdo haberlo comentado contigo, e incluso haber hecho alguna previsión que hoy en día se está cumpliendo punto por punto.

 

P: Así es. Háblanos de esos detalles tan significativos.

 

R: Lo primero son las lágrimas en la rueda de prensa. Dio la impresión de que su sueño ya estaba cumplido, que poco o más le quedaba por hacer. El entrenador del Madrid solo debería llorar en rueda de prensa, si es que se decide a hacerlo, al ganar una Champions o al ser despedido.

 

P: Es un juicio severo.

 

R: Lo es, pero no tanto por el hecho en sí sino por la debilidad respecto al club que deja entrever. ¿Debilidad he dicho? En efecto, corroborada por su siguiente metedura de pata: agradecer a Cristiano que se una al equipo en la concentración australiana de pretemporada… Craso error. Si tú quieres marcar territorio, hazle partir junto al resto de compañeros desde Madrid, así comienzas poniendo las bases de tu recién estrenada autoridad.

 

P: ¿Cuestión entonces más extradeportiva que estrictamente futbolística?

 

R: Una cosa llevará a la otra, no te adelantes. A continuación está la significativa rectificación respecto al lugar de su estrella en el ranking de mejor jugador del planeta. ¿Por qué rectificas cuando tu estrella se enfada porque no has dicho que es el mejor? Fallo. Y otro más y más importante si cabe. Partido de pretemporada contra el City, ya empezada la segunda parte del encuentro Benítez decide cambiar a Ramos y Cristiano. Pues bien, ellos no se quedan en el banco con el resto de sus compañeros siguiendo el partido, claro que no, se van firmando autógrafos y a las duchas… Falta de respeto a sus compañeros y mensaje claro al resto del vestuario: ESTOS DOS SON LOS QUE MANDAN. Es decir, ya has puesto unas bases muy endebles como para más adelante poder recuperar sin problemas todo ese territorio que acabas de perder.

 

P: Entonces ¿el problema residiría en el vestuario? No veo a Benítez dejándose doblegar fácilmente.

 

R: Te estoy dando datos. Yo tampoco lo habría creído antes de ver la evolución de los acontecimientos tras estos signos inequívocos de, llamémosle así, relajación de funciones de entrenador.

 

P: Pero a nivel futbolístico a mí no me dio esa impresión inicial, sobre todo por el inusitado protagonismo que trató de otorgar a Gareth Bale.

 

R: Eso que dices es cierto, pero te haré dos puntualizaciones: en el caso Bale se equivocó en lo táctico y en lo psicológico, y tanto es así que después ha tenido que rectificar el sistema para acomodar las piezas y relajar un poco la tensión entre el galés y Cristiano.

 

P: ¿Podrías explicar este punto de forma más detallada?

 

R: En efecto, Benítez trató de dar más protagonismo en el equipo a Bale, cuya ruptura con la superestrella del equipo era patente y manifiesta desde que en la última etapa de Ancelotti, y en el Bernabéu, Cristiano le acabara echando el público encima al recriminarle, injustamente a mi modo de ver, una supuesta falta de solidaridad en el pase de gol.

 

P: ¿Y no era así?

 

R: Claro que no, o no en mayor grado que la falta de solidaridad de cara al gol practicada por el propio Cristiano, jugador “egoísta” en ese aspecto donde los haya. Siempre que “regala un pase”, y si no fíjate en lo que te digo, y digo siempre, es para que inmediatamente el receptor se lo devuelva en busca de una nueva ocasión de gol.

 

P: No hay duda de que Cristiano merecería un capítulo aparte, y tal vez se lo tengamos que dedicar en una nueva entrevista cuando se aclare definitivamente su futuro en el Real Madrid. Pero volvamos con Bale y sus nuevas responsabilidades e incertidumbres en el esquema táctico de Benítez.

 

 

R: Benítez, repito, trató de otorgar más protagonista al galés colocándole de mediapunta, donde se cuece lo más vistoso en los últimos metros de cara a gol y donde, lamentablemente para Bale, el jugador no sabe desenvolverse correctamente porque no es su posición. Bale, harto del sacrificio defensivo a que lo sometía Ancelotti con su 4-4-3 en ataque reconvertido en 4-4-2 defensivo por su ayuda al centro del campo, se vio con galones, en una posición mucho más cómoda y agradecida de cara a gol, y evidentemente no iba a ser él quien se quejara de sus nuevos privilegios…

 

P: Si no lo he entendido mal, Bale tenía motivos más que suficientes para sentirse incómodo con la situación que venía soportando sobre el terreno de juego.

 

R: Vamos a ver. Bale hacía una labor de contención de gran exigencia física y táctica que desempeñó con gran solvencia durante muchos partidos. La clave era la formación defensiva en 4-4-2 que sus continuas bajadas al centro del campo permitían mantener. Se destrozó, se agotó, y este año con la llegada de Benítez, y aprovechando el protagonismo inicial que pareció otorgarle el entrenador poniéndolo de enganche, vio una tabla de salvación para salir de esa función tan extenuante. Si a esto añades la indolencia de Cristiano y las intermitencias de Benzema en tareas defensivas… ¿Crees que a Bale le apetece volver a ser el de antes?

 

P: Así que asumió su nuevo y más cómodo rol con toda naturalidad, ¿no es cierto?

 

R: Y con ello logró enfadar mucho a la megaestrella del equipo, Cristiano, que se vio relegado a la banda y con -según él porque en realidad eso no es cierto-, menos opciones de gol. Conflicto entre ambos egos que, con el devenir de los acontecimientos, y para limar asperezas y contentar a Cristiano fundamentalmente, ha hecho que Benítez juegue con la BBC renunciando completamente a trabajar el ataque (que hagan lo que quieran por donde quieran), o que los coloque como delanteros en un 4-4-2 cuando no se halla Benzema en el campo. En ambos casos, el equipo lógicamente se resiente mucho en el aspecto defensivo y de qué manera.

 

P: O sea, que Benítez se habría visto obligado a abandonar su idea inicial de hacerse con las riendas del vestuario por un motivo principal con varias ramificaciones: no haber sabido colocar en su sitio, ni dentro ni fuera del campo, a los pesos pesados de su vestuario.

 

R: Y quiero pensar que no es demasiado tarde para Benítez, aunque no lo veo dando los pasos necesarios para ello. Es más, ya se han unido al motín otros como James, Marcelo, hasta el propio Cherichev que ha protagonizado desgraciadamente uno de los espectáculos más surrealistas que recordamos sobre un terreno de juego. Benítez está en una situación muy delicada, cuestionado por su plantilla, pendiente su autoridad de la supuesta mano dura del presidente, no pudiendo hacer, en definitiva, aquello que debería haber hecho y que le gustaría hacer.

 

P: Entiendo, pero si a nivel disciplinario lo tiene muy complicado, por no decir imposible, ¿por qué no probar a efectuar cambios tácticos que, aun enfadando a ciertos capitostes del banquillo, les vayan demostrando que un cambio “a su manera” es deseable, posible y, sobre todo, efectivo?

 

R: Claro que puede hacerlo, y ahí residiría la solución a los problemas que ahora mismo asfixian al equipo, pero la pregunta es si tiene la suficiente autoridad como para hacerlo en serio. La solución no es tan complicada. Voy a tratar de explicarlo de la forma más esquemática y sencilla posible. Se trata de implementar un 4-2-3-1 (por cierto, el sistema preferido de Benítez) colocando a Cristiano y Bale en las bandas, Y A MODRIC DE ENGANCHE, de tal manera que ahí vas a tener el jugador clave que te va a filtrar últimos pases y además incrementará el número de centrocampistas, teniendo en cuenta que también CR7 y Bale bajarán para que el equipo no se descompense en defensa. Y he dicho bien, bajará porque estarán comprometidos al ciento por cien. O sea: línea de defensa compuesta por Marcelo-Ramos-Varane-Carvajal; doble pivote con Kroos y Casemiro; línea de delanteros con Cristiano-Modric-Bale, y en punta de ataque Benzema o Jesé. Y con el banquillo del Madrid, gestionando bien la plantilla y aplicando los automatismos oportunos en ataque y defensa, tienes un equipo muy difícil de batir. Además, esta disposición garantiza la recuperación en la capacidad resolutiva de Cristiano, pues lejos de lo que él piensa en estos momentos, le favorecerá para continuar con sus estratosféricos registros goleadores. Ahora se posiciona mal, ocupa un espacio que no es el suyo, LE PASAN MENOS BALONES, llega tarde, estorba. Y esto le provoca frustración, enfado y, en consecuencia, rinde menos. En banda, y con aplicación táctica, materializará más ocasiones y esto le hará recuperar confianza propia y en Benítez. A partir de ahí, el círculo de mayor rendimiento se retroalimenta y con él, el del resto del equipo.

 

P: A priori, parece una solución genial, al menos un nuevo enfoque o una nueva perspectiva que podría revolucionar al equipo y sacarlo de esa especie de marasmo en el que se halla sumido. ¿Qué habría de suceder para ello? Me viene a la memoria el crítico y crucial partido del Barcelona de Luis Enrique en Anoeta. Tengo la sensación de que algo de este tipo sucedió en el equipo culé para que pasaran de la depresión total al esplendor en tiempo récord.

 

R: No estoy tan seguro, cada equipo tiene su propia idiosincrasia y es difícil generalizar o vincular unos motivos con otros. Allí el factor clave fue Messi. Es cierto que Luis Enrique ha aportado nuevas variantes tácticas al juego del equipo, pero básicamente el esquema del Barcelona es constante y las variaciones se producen con la presencia o ausencia del astro argentino en el equipo.

 

P: ¿Lo dices por la reciente paliza que propinó el Barcelona al Madrid en el Bernabéu? Precisamente a propósito de la debacle sufrida por el equipo merengue, ¿no te dio la sensación de que el Barcelona jugó mejor sin Messi?

 

R: Antes de nada te confesaré que veo a un Barcelona perfectamente capacitado y capaz de repetir el triplete. He tenido la oportunidad de verlos en directo en el Coliseum getafense, y realmente fue un paseo militar para ellos. Tonterías infantiles aparte (me refiero lógicamente a la evitable niñería y metedura de pata de los disfraces de Halloween), el Barcelona ganó casi sin inmutarse, con una solvencia insultante, practicando un juego de una eficacia aplastante. Y se produjo lo del Bernabéu, que también he de confesarte que me sorprendió ya que no esperaba tampoco una superioridad tan desorbitada contra el Madrid. Pero concretando tu apreciación, sí, es cierto; y lo es porque efectivamente cuando el excelente jugador que es Rakitic, y que le aporta un equilibrio brutal al equipo, abandona el campo y entra Messi, el equipo se descompensa un poco y el Madrid comienza a tener algo más de presencia en el centro del campo; de hecho son los mejores minutos del Madrid y genera alguna ocasión de gol.

 

P: ¿Por qué?

 

R: Ya te lo he dicho, el Barcelona logra un equilibrio perfecto con un 4-4-2, teniendo una línea del centro del campo muy poderosa, con Rakitic, Sergi Roberto, Busquets e Iniesta, que se apoderó de la medular madridista casi desde el minuto uno. El baño fue descomunal. Y pudo ser peor, desde luego, si ese cambio que te comenté, pasando al 4-3-3 con un Messi acompañado a Suárez y Neymar, no se hubiera producido. Claro, esto no deja de ser un problema menor contra equipos muy inferiores o de idéntico nivel pero muy mal trabajado a nivel táctico, como el Madrid, ya que el Barcelona en estos casos siempre tiene el balón y ese desequilibrio en el centro del campo es asumible y casi imperceptible. Pero contra un buen equipo, bien trabajado, que se aplique en defensa y combata fuerte en la medular, ahí el Barcelona va a sufrir más.

 

P: ¿Tan mal viste entonces al Madrid?

 

R: Benítez apostó por la alineación convencional del propio vestuario, lo que le demandaban desde dentro y desde fuera, y no era precisamente la que mejores resultados le estaba dando. Por ejemplo, si realizó un partido medianamente aceptable contra el PSG en París fue porque el trabajo defensivo de Jesé y Lucas Vázquez sostuvo al equipo durante casi todo el encuentro. El enfrentamiento en el Bernabéu ya se pareció mucho más a lo que días más tarde veríamos contra el Barcelona, el PSG pudo golear y solo la fortuna otorgó al Madrid una victoria que no había merecido en absoluto. Recuerda en ese mismo partido la triste imagen ofrecida por Kroos, deambulando con cierto patetismo por el campo al encontrarse ubicado como segundo delantero del equipo junto a Cristiano. Los síntomas y las claves estaban ahí, creo que Benítez las vio pero prefirió o se vio obligado a mirar hacia otro lado. Y así le fue.

 

P: Pero esos síntomas a los que te refieres, ¿no fueron también evidentes en otros partidos de Liga? Estoy pensando por ejemplo en las segundas partes contra el Atleti y Celta: contra el conjunto rojiblanco se concedió el empate, y gracias, y contra el Celta casi lo mismo.

 

R: Ten en cuenta que cada partido es un universo aparte, aunque evidentemente hay ciertas constantes que nos permiten seguir la evolución de los equipos y encontrar explicaciones coherentes para lo que está sucediendo. En el caso del Atleti, las dudas del Cholo ayudaron mucho a ofrecer esa mejor imagen del Madrid durante la primera parte del encuentro. Y en el del Celta, me temo que no estoy de acuerdo en las sobrevaloraciones que los periodistas supuestamente deportivos (siempre valoran sobre resultados y a posteriori, con vaguedades, intereses y muy poco que perder), están continuamente empeñados en hacer; esos mismos que ya lo comparaban con el Brasil de los 70… En fin, seriedad en las valoraciones. La irregularidad de esos clubes es su marca inequívoca.

 

P: Completamente de acuerdo. Y yo iría incluso más allá, me parece que la prensa deportiva genera mitos infundados, caso de buenos pero sobredimensionados jugadores como Isco, al que desproporcionadamente se llegó a comparar con “Zizou”, Nolito o Alcácer.

 

R: Todavía recuerdo una portada de un diario deportivo que hoy nos resulta un tanto irrisoria: “El líder del líder” decía a propósito de Isco cuando el Madrid llegó a ocupar el primer puesto de la Liga en la pasada temporada. No es Zidane, evidentemente. También Nolito y Alcácer han sido reclamados por la misma prensa como auténticos salvadores para la Selección como antaño lo fueran Soldado o Negredo… Te recuerdo que el seleccionador actual tuvo la desfachatez de quejarse de falta de delanteros de calidad en su combinado, habiendo contado con leyendas como Villa y Torres. Una vergüenza.

 

P: Un Villa, por cierto, que siempre alaba la imprescindible labor del crack atlético generándole espacios y otorgándole más posibilidades de materializar goles en su presencia.

 

R: No podía ser de otra manera, y ya lo hemos comentado en alguna entrevista anterior, toda vez que Torres es un grandísimo delantero cuyos movimientos siempre tienen un sentido global para la efectividad del equipo. Su movilidad, la capacidad que tiene de fabricar espacios y jugadas para los compañeros hicieron posible, precisamente, los goles de la Eurocopa 2008, que además fue suyo, y el del Mundial de 2014 convertido por Iniesta en una posición que Torres en realidad le había regalado. Un crack con un historial envidiable e inalcanzable para la mayoría de los jugadores que han sido, son y serán, siendo el único jugador europeo que repite gol en dos finales ganadas por su selección, habiendo ganado Champions, Europa League (con Benítez, por cierto), Mundial de Selecciones, premiado como Bota de Oro en Eurocopa y Copa Confederaciones, Balón de Bronce, etc. Un jugador descomunal.

 

P: ¿Y crees que el Cholo en este nuevo Atleti, con su habitual línea competitiva, le estaría sacando todo el rendimiento que un jugador tan importante como Torres puede dar al equipo?

 

R: No, o al menos no hasta el momento o de la forma que debería haberlo hecho desde el principio. La llegada de un jugador tan mediocre como Jackson ha puesto de manifiesto la necesidad de un jugador como Torres en la dupla atacante con Griezmann, con el que se entiende de maravilla y al que puede generar ocasiones múltiples de gol. Bajo mi punto de vista ha de jugar más y hacerlo de titular. De haberlo hecho, es muy probable que la temporada pasada no hubiéramos sido eliminados de Champions en cuartos de final contra el Madrid.

 

P: ¿Ayudó Simeone?

 

R: Yo diría que le hizo al Madrid el mayor regalo posible. El equipo de Ancelotti ya estaba completamente desahuciado como así demostró la débil Juventus (lo siento, pero no era ni fue rival para el título que finalmente ganó en buena lógica el Barcelona), y el Atleti dejó escapar una oportunidad histórica para haberse metido nuevamente en semifinales de la máxima competición europea. Un error descomunal.

 

P: ¿Y este año? ¿De nuevo opciones de Champions?

 

R: El Atleti continúa compitiendo. Parece que el Cholo está abandonando sus últimos “ataques de entrenador” y volviendo a lo que mejor sabe hacer. Está a dos puntos del Barcelona y con sensaciones mejoradas. Por cierto, el último partido en el que el Atleti apenas si pasó apuros defensivos y que ganó con solvencia, contó con Torres de titular y jugando todos los minutos. No es casualidad, te lo aseguro. La Champions es un torneo muy especial. No solo dependes de tu calidad, de tu trabajo físico y táctico, porque además cuenta el momento, el detalle, la suerte en los cruces, la jugada crucial e inesperada. La barrera estará en cuartos y en cómo afronte esa eliminatoria en función del rival, con o sin excesivo temor. Me encantaría comprobarlo viendo otro nuevo cruce con el Madrid.

 

P: O con el Chelsea de Mourinho, si es que continúa como técnico del equipo. Los antecedentes favorecen al Atleti.

 

R: Eso no quiere decir mucho en caso de una nueva confrontación. Mourinho es un grandísimo entrenador y siempre planteará una eliminatoria difícil. La temporada actual comenzó muy mal para él, haciendo una mala pretemporada y cosechando derrota tras derrota en una Premier que perdió hace varias jornadas. Ahora se encuentra al borde del abismo y su única tabla de salvación podría ser la Champions, lo que convierte a su equipo en doblemente peligroso. Su error ha sido dejar escapar a jugadores clave para el equipo (Mata, Torres, Schürrle), y mantener a otros físicamente superados por las circunstancias (Terry, Cahill) o simplemente superados en todo momento (Oscar). Mourinho exige todo de todos sus jugadores en todo momento, y eso es complicado de asumir si no estás mentalizado al cien por cien. Exprime a sus equipos al máximo, y si no renuevas adecuadamente es muy complicado mantener ese nivel de exigencia más allá del segundo año. De hecho, los equipos de Mou suelen flaquear en su tercer año una vez conquistado alguno de los máximos objetivos que se habían propuesto. Se ha relajado en la planificación y lo está pagando. Veremos si vuelve a la Liga española, creo que sería un nuevo desafío para un entrenador que logró lo que parecía imposible, crear una dinámica ganadora contra uno de los mejores equipos de la historia del fútbol, hasta el punto de que ya lo hacía, ganar, de una forma casi automática.

 

P: Si eso sucede, te aseguro que lo vamos a disfrutar, desde luego. Bueno Antonio, es hora de ir cerrando nuestra entrevista. Hemos hablado de muchos temas, analizado a Madrid, Barcelona y Atleti, la situación actual del Chelsea, mencionado las cuitas de Benítez, Mourinho y Luis Enrique, pero no quiero que se me quede en el tintero virtual un último y espinoso tema. ¿Debería jugar el Madrid La Copa a pesar de la alineación indebida del “despistado” Cherichev? Ya sabes, lo que ha dado en llamarse “La Cherygota”…

 

R: No puedo negarte que la situación tuvo su gracia por surreal y absurda, pero en el fondo dio bastante pena. No creo que un equipo de la grandeza del Madrid tenga justificación para un fallo tan grave, si bien el jugador tiene su parte de responsabilidad en todo lo sucedido. Negligencia, por tanto, del jugador y del aparato técnico-burocrático del club. Es probable que el castigo sea algo desproporcionado, y que con una derrota de 3-0 en el partido disputado estaría bien sancionada la falta, pero para eso hay que cambiar las reglas ya que el Osasuna fue expulsado de la misma competición por idéntico motivo, un añadido más para que sea bastante pesimista respecto al futuro del equipo merengue en La Copa. Bajo mi punto de vista, siempre se ha de respetar el espíritu de la Ley, y en este caso es el de que un jugador sancionado no pueda jugar. Lo demás es accesorio. Que vean su lado positivo, menos desgaste entre semana y más tiempo para recuperar trabajo, jugadores y autoestima. En el fondo puede que Cherichev les haya hecho un favor de cara a la Liga y la Champions. Nunca se sabe.

 

P: ¿Ganadores para esta temporada?

 

R: Me sorprendería que el Barcelona no optará a ninguno de los tres títulos en liza. Guardiola querrá apurar su última oportunidad de Champions con el Bayern, y el PSG volverá a ser la eterna incógnita a partir de octavos. ¿El Madrid? Si continúa esta dinámica de vestuario, no ganará nada. Pero cuento con el Atleti, recuerda que el Fútbol le debe una Copa de Europa. ¿Por qué no la de esta temporada?

 

P: Ten por seguro que si eso ocurre, lo celebraremos y haremos una entrevista especial dedicada al conjunto rojiblanco. Gracias por habernos ofrecido una vez más esas impagables coordenadas para guiarnos con más precisión dentro de esta maravillosa pero enmarañada jungla del balón.

 

R: Gracias a vosotros y encantado de volver a charlar de este deporte que amo y respeto. Hasta la próxima.

 

VER PRIMERA ENTREVISTA

VER SEGUNDA ENTREVISTA

VER TERCERA ENTREVISTA

VER CUARTA ENTREVISTA

VER QUINTA ENTREVISTA

VER SEXTA ENTREVISTA

VER OCTAVA ENTREVISTA

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

FÚTBOL CON ANTONIO FERNÁNDEZ (VII)
Fecha de publicación: 2015-12-10 09:12:24, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 594 veces)   (a 1 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

FÚTBOL CON ANTONIO FERNÁNDEZ (VII)

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Entrevistas

   Entrevistas en Google  :: Buscador de Entrevistas      Creación de páginas web de Entrevistas

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*