Una semana más preso de una pasión melómana combinación de emoción instintiva y maderamen ideativo, que esta vez se apodera violentamente de mí y me arrastra directamente hacia el compositor francés Henri Dutilleux (Angers, 1916) ofreciéndome The Shadows of Time (obra relativamente reciente encargada por Seiji Ozawa) & Métaboles (etimológicamente "cambios"). Hay una poderosísima orquestación llena de insinuaciones, recovecos y matices, pero lo que más impresiona sin duda es el profundo interrogante lanzado por éste creador sobre el sentido del Tiempo, sobre la propia eternidad contextualizada en las voces de los inocentes que ya se fueron para siempre, Anna Frank, las víctimas de Hiroshima... Y por último su concierto para violonchelo "Tout un monde lointain..." basado en el pensamiento poético de Charles Baudelaire (Rostropovich con la Orquesta Nacional de Francia). Quedo postrado, maravillado, conmovido. Busco ahora una abstracción, un código, algo como una matemática cesura entre dos violencias rítmicas gestadas en el caos de las formas... respiro. Mi pulso aumenta de frecuencia rápidamente y me contemplo pinchando el enorme "Slide In it" de los legendarios Whitesnake con David Coverdale a la cabeza y voz de la banda, donde contó por última vez con el mítico John Sykes a la guitarra (ya en el "1987" sería protagonista Steve Vai). Trato de operar operaciones simbólicas en esas melodías agrupadas en mensajes formales. Hago movimientos en ese intento de interiorización tensional. Se produce entonces una conexión enigmática y recreo la experiencia reciente acaecida en la exposición dedicada a Kandinsky en la Fundación Juan March de Madrid. Un pintor a la búsqueda de una respuesta espiritual para la inquietud frenética del hombre actual. El caos domeñado por las formas abstractas. ¿Qué tiene que ver todo esto? ¿Cuáles son en realidad los hilos que se tienden entre fenómenos aparentemente muy divergentes entre sí? Me apoyo en su regazo y percibo la suavidad tranquilizadora de sus manos acariciando mi cabeza. Ahora puedo ver de nuevo la luz, danzante, pura, como un azar sin martingala, una geometría límpida. Tiendo a hacer lo que me es sugerido hacer. PUSH IT CODE:

Fritz Lang: Perversidad. Claustrofobia, oscuridad, contrapuntos de emoción y sombra... sí, es Lang, pero esta vez en una obra lúcida y pesimista como pocas, capaz de hurgar sin contemplaciones en lo más podrido y abisal del ser humano, ejemplificado magníficamente mediante un entramado de relaciones de dominación-dependencia y amor-odio que interseccionan con inteligentes metáforas sobre el ejercicio implacable del poder sádico y la sumisión masoquista utilizadas ambas formas de intercambio como refugios últimos y desindividualizados de un placer que ha perdido toda referencia de ternura. El gran, aquí sí que no importa el tamaño, Edward G. Robinson nos regala todo un recital impagable de sabia contención interpretativa para dibujar la caída de un hombre "normal" en los abismos insondables del amor obsesivo y la dependencia más abyecta, toda vez que su magnífico personaje ha renunciado casi voluntariamente al ejercicio de su propia realización y huye de sí mismo a través de una enorme imaginación que le permite dar expresividad a su propio y verdadero ser a través del arte, de la pintura. Y aquí Lang ya se muestra realmente genial. Porque anuda un nuevo nivel de complejidad al asunto, de una sola tacada, provocando una desencantada reflexión sobre los límites del "Autor" entendido como ente supuestamente existente, en torno a la dimensión artística en su lado más comercialmente manipulable y, por fin, acerca de la brutalidad actuada como necesaria catarsis desencadenada mediante los aguijones emocionales almacenados tras una interminable serie de humillaciones y maltratos psicológicos. Final psicótico, sombrío, áspero y desolador para una cinta marcada con la sangre culpable de los perdedores. Obra Maestra.

Y ya os dejo una vez más, imaginando cómo habrá de ser nuestra próxima visita al Reina Sofía con motivo de la gran exposición dedicada a André Masson, contemplando con inusitada emoción el siguiente libro que devoraré con febril entrega, Vicente Verdú a pleno rendimiento crítico, con esa lucidez dolorosa y esencial que suele caracterizarle, para concluir llevando mi pensamiento hacia zonas donde poder efectuar una transición imaginaria de la semejanza a la nueva analogía pasando por el código suministrado por formas conceptuales inhabituales, extrañas, como aves a punto de ser sacrificadas revoloteando sobre la ciénaga de una a[s/p]epsia humana. ¿Quién puede proporcionarnos las reglas de composición, descomposición y transformación con las que emprender el entendimiento comprensivo de estas intrincadas relaciones? Me sumerjo en su mirada. En la profundidad de esa plenitud hallo una comprensión codificada.

P.D.: Felicidad porque una enorme película como "Te doy mis ojos" ha logrado arrasar en los "expresivos" Premios Goya. Y nos alegramos especialmente por el Goya otorgado a Eduard Fernández, el segundo que obtiene, un actor brillante. Enhorabuena.


)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Códigos
Fecha de publicación: 2004-02-05 19:09:00, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 1333 veces)   (a 6 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Códigos

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*