Queridos herpbanos y herpbanas, feligreses todos, aunque alguna de vosotras harto feligrosa…

Henos aquí un año pas (¿partú o parmí?) a las puertas celestiales de nuestra adorada, y a buen seguro que lluviosa Semana Santa. Y como buenos corderillos, y un pojco pillos que yo lo sé, habréis de asistir piadosamente a todas las procesiones de F que recorran vuestros lugares de descanso y asueto, y no me refiero con ello, oye, a esos antros de perdición donde la turba satánica se reúne a beber y a copular sin remilgos, así que será menester no malmeter y tascar el freno sin ceder a vuestras soterradas pasiones, haciendo todo lo posible e improbable por mantener a raya la pulsión animalesca para no armar gresca y optar con devoción por el rezo sublime que, el empíreo nos oiga, logre disuadirnos de tales tentaciones y fruiciones. Para lo cual, y en vista de que tan grande sacrificio siempre habrá de contar para su buen éxito con dulcificantes lenitivos, nada mejor que pecar frugalmente con la coleccioniconolatría del que sigue la pista y la consigue.

No seré yo quien perpetre imperdonable infidencia al aconsejaros la revisitación de las exuberancias carnales traídas por Pajares y Esteso –prometo verlas en vuestro lugar y así mejor cargar con vuestras culpas–, pero en cambio si os daré recado, y a buen recaudo, de las joyas traídas por Público, La Razón, El Mundo y El País, más aquellos quejumbrosos ecos llegados del lejano Oeste con El ABC-diario.

Pero en el más allá del coleccionismo sigue habiendo, apados apigos, vida ultramundana, y es por ello, oye, que durante estos santos días haremos uso de nuestros particulares paramentos sacros entre los que no ha de faltar el fragante pebetero ni el recatado reproductor (con perdón) en que poder visualizar algunas de estas maravillosas películas atinentes a vuestra complicada salvación: Ben-Hur, Espartaco, La historia más grande jamás contada, La última tentación de Cristo, La Pasión, Jesucristo Superstar, Barrabás, o Constantino, el Grande; como veis con mayor o menor dosis de apego a las escrituras canónicas y canonizadas, pero no por ello excluyentes sino más bien izadas en medio de este proceloso piélago que continuamente nos azota.

Ya os dejo, pues, con vuestras cuitas y remordimientos, que no serán pocos imagino, y os invito también a impetrar con sacrificio y mucha F la deseada y deseable victoria madridista en las próximas cuatro e infernales estaciones que aguardan al inmaculado equipo blanco. Que el CRISTIANO sentimiento se adueñe de vuestros agostados corazones y los purifique en un pulcro y esférico acto de co(o)pera  (en la) redención final. Así sea.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

SANCTAE OFFICIUM EX COLECCIONARE ET REDENTORIS
Fecha de publicación: 2011-04-15 09:04:30, por ephreon   (visto: 1155 veces)   (a 4 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

SANCTAE OFFICIUM EX COLECCIONARE ET REDENTORIS

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Humor

   Humor en Google  :: Buscador de Humor      Creación de páginas web de Humor

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*