Antonio Fernández Ruiz

A pesar de su pobreza táctica, el Madrid podría ganar la Liga y la Champions.”

 

Entrevistamos de nuevo a nuestro experto comentarista deportivo para tratar de desvelar y entender las claves de la actual crisis del Real Madrid, sus posibilidades reales de éxito en Liga y Champions, pero sin olvidarnos de la actualidad concerniente a otros importantes equipos que compiten en el espectáculo deportivo más fascinante del planeta.

 

……………………………………….

Por Adrián Martínez Buleo

 

Antonio ve fútbol nacional e internacional, está al tanto de todo lo que se cuece dentro del mayor espectáculo deportivo del mundo, analiza tácticas, equipos y jugadores, y sus atinados comentarios siempre se basan en un profundo conocimiento del juego capaz de conectar hechos y teorías de una forma creativa y novedosa. Dice que exagero, pero no es así, simplemente describo la realidad. Pitido inicial y comenzamos sin más dilación nuestro particular juego dialéctico de preguntas y respuestas.

 

PREGUNTA: Bienvenido Antonio. Han pasado muchas cosas, quizá demasiadas a nivel futbolístico desde la última vez que hablamos. Me gustaría que esta entrevista pudiéramos enfocarla principalmente sobre el análisis de un derrumbe, de un desplome, del caos en que parece haberse sumido el actual Real Madrid de Carlo Ancelotti. ¿Qué impresión te causa esta crisis, así, a primera línea, a bote pronto?

 

RESPUESTA : Antes de nada decirte que vuelvo a estar encantado de retomar estas estupendas conversaciones futbolísticas. Nos encanta este maravilloso deporte y hablar de él siempre es un gran placer. Vamos a ver. El problema no es de ahora mismo y ni siquiera te diría que es reciente, creo que ya lo comentamos en anteriores entrevistas. Es básicamente un problema de trasfondo futbolístico. El equipo no está bien trabajado a nivel táctico, se posiciona mal, no ocupa bien los espacios, no es capaz de tirar bien ni un simple fuera de juego, no presiona de forma controlada y armónica, está completamente desestructurado, o como le gustaría decir a su entrenador, “desequilibrado”.

 

P: Pero ¿A qué te refieres exactamente? ¿Una falta de entendimiento de la propuesta de su técnico por parte de los jugadores o la ausencia de directrices claras o de un plan de juego más o menos claro?

 

R: Me inclino por la ausencia total de una correcta dinámica de funcionamiento en el plano táctico. El equipo no está entrenado de forma adecuada. Te voy a poner un ejemplo muy reciente, el primer gol que el Madrid encaja contra el Schalke de Di Matteo. Es una jugada que se defiende muy fácil, tan simple como tirar bien una línea de fuera de juego. No eso solo que haya tres jugadores mal colocados en la banda izquierda, formando un perfecto triángulo, lo peor es el movimiento de un cuarto defensa, que se ve arrastrado por el jugador del Schalke, rompe la posibilidad de fuera de juego, después se come el centro mientras los demás observan incrédulos, y por fin aparece el jugador del equipo alemán completamente solo para fusilar al portero, que por cierto también falla, lo cual es el último despropósito dentro de ese conjunto de errores tácticos. Eso demuestra que no hay ningún trabajo previo, es justo lo que en cualquier escuela de fútbol se enseñaría como ejemplo fehaciente de cómo no se debe defender jamás. En un equipo de máximo nivel este tipo de fallos debería considerarse sencillamente intolerable.

 

P: Es muy visible lo que dices sobre todo en un partido que acabó con una pitada histórica y muchos de los aficionados pidiendo la cabeza del técnico. Y ahí quería ir yo, a la figura de un entrenador que me temo se ha visto encumbrado de forma completamente exagerada, porque estos fallos tácticos graves son detectables en la inolvidable Temporada 2013-14. Hagamos memoria, pues. ¿Estás de acuerdo en considerar que el problema tiene orígenes más lejanos y profundos de lo que está dispuesta a admitir la mayoría?

 

R: Totalmente. Mira, esto es una cuestión de ciclos, que suelen durar unos cuatro o cinco años. El ciclo ganador “REAL” de este Madrid comenzó con la llegada de Mourinho, y Ancelotti cogió al equipo muy trabajado, con un futbolista que hizo las veces de entrenador dentro del césped (Xabi Alonso), sostenido por un deslumbrante Luka Modric, y acompañado en los momentos cruciales de una dosis de suerte casi mágica. Todo eso, más al inexistencia de un Barcelona con un Messi ausente, y un Atleti que afrontó la final sin Arda ni Costa, obró la proeza de los títulos. Pero vuelvo a repetirlo, el Madrid tuvo que adoptar esquemas de otros equipos para afrontar sus finales (plagio del famoso 4-4-2), y las ganó a duras penas. La Liga, que te marca mucho mejor el trabajo continuado de un equipo, fue un total fracaso para el Madrid.

 

P: Es muy interesante esta teoría del Ciclo que propones. Entonces, ahora mismo, ¿podríamos estar asistiendo al hundimiento total del equipo?

 

R: No exageremos. Te en cuenta que estamos hablando del Madrid, con los jugadores posiblemente mejores a nivel técnico del mundo, y te pueden ganar prácticamente a cualquier rival con ocasión y media que te fabriquen. Otra cosa es que equipos muy bien trabajados lo pongan continuamente en jaque, o que el estado anímico sea tan bajo que los jugadores directamente se desconecten del juego y demuestren signos de indolencia, lo que unido a la ausencia de respuesta táctica dará siempre como resultado partidos como el del Schalke en el Bernabéu. Pero siguen siendo muy peligrosos en partidos clave. Un factor aparentemente intrascendente, algún detalle puede despertar al Oso Blanco y hacer trizas al rival.

 

P: ¿Una burla, por ejemplo?

 

R: Eso es, buen ejemplo, a los jugadores hay pocas cosas que les molesten más que sus colegas se mofen de ellos o de su equipo de una forma despectiva. Y creo recordar que Neymar lo ha hecho. Craso error. Este pequeño detalle puede reactivar al Madrid para ese partido y ofrecer una versión de lucha sin cuartel, sin táctica pero a tumba abierta, y técnicamente son muy, muy buenos. Si además tienen algo de suerte, la victoria no resultará tan improbable como la mayoría cree. Técnica psicológica infalible: empapelar el vestuario con la foto del bromista sonriente durante toda la semana previa al partido para conseguir que los jugadores salgan el día del partido con la “mirada del tigre”, los ojos inyectados en sangre, con afán de poner las cosas en su sitio, de vengar su orgullo herido. Si logran llegar a este estado mental y emocional, cuidado.

 

P: ¿Y a nivel estrictamente futbolístico? ¿Qué les aconsejarías?

 

R: Pasar del 4-3-3 a un 4-4-2 con presión a la salida del balón y repliegue organizado con máxima presión e intensidad. Arriba Benzema corriendo a tope y Cristiano en zona de remate. En defensa concentración máxima y practica de la línea de defensa, que hoy por hoy el Madrid no tiene. Fácil, ¿no? Es evidente que esto no se hace bien en dos días, pero son jugadores experimentados, con mucho colmillo, y en una semana, reactivados emocionalmente por el “efecto Neymar”, con trabajo intensivo, análisis de partidos y algunos ejercicios prácticos a pie de campo puede obrarse perfectamente lo que ahora mismo parece un milagro.

 

P: A ver si leen rápido esta entrevista y ponen en práctica tus consejos, sería lo deseable. Siguiendo con el tema del impacto que puedan tener determinadas informaciones a favor o en contra, tengo la impresión de que efectivamente hay demasiado ruido mediático escondiendo la realidad de los equipos, y con Ancelotti la campaña de lavado de imagen viene siendo brutal, al menos hasta este momento en que parece que diarios deportivos que antes lo apoyaban de forma acrítica, ahora comienzan a cuestionar sus métodos de entrenamiento

 

R: A ver, Ancelotti vino prometiendo un juego de excelencia por contraposición al juego más directo y menos combinativo, pero sumamente efectivo (recordemos la Liga de los records) de su antecesor Mourinho. Pero la realidad es que el Madrid alcanzó sus éxitos la temporada pasada jugando a la contra, y cuando tuvo que dar esos típicos arreones para solucionar problemas como el de la final de Lisboa, lo hizo de una forma torpe y atropellada, encontrando la salvación en acciones de genio individual. Vamos, que vivió como ya te he dicho de un inmenso trabajo realizado anteriormente por un técnico que tuvo que sobreponerse y ganar al Barcelona de Guardiola, uno de los mejores equipos de Fútbol de la Historia. Fue tan bueno el trabajo del técnico luso, que llegó a invertir la tendencia hasta el punto de que el madridismo ya pedía al Barcelona en los cruces de Copa y Champions. Pues bien, Carlo Ancelotti vivió en gran medida de todo esto, repito que contando con un organizador-entrenador dentro del campo (Alonso), el sostén en la medular de un inconmensurable Modric, y la genialidad de algunos de los mejores jugadores del mundo en su puesto. Pero no se hizo nada a nivel de nuevo trabajo táctico, lo que se demuestra claramente con el juego del equipo desde el inicio de temporada, hasta desembocar en el actual estado comatoso que aqueja al equipo. Pero cuidado, no está muerto. ¿Hasta qué punto se ha distorsionado esta realidad por determinados medios de comunicación? Yo creo que hasta unos límites muy peligrosos, por eso ahora muchos no encuentran explicación lógica a lo que está sucediendo, pero si miras los hechos con perspectiva y desde el esquema que estoy proponiendo, todo es mucho más simple y entendible. Tiene lógica porque es real, y la realidad suele contener causas y efectos.

 

P: Creo que a nuestros lectores les quedará bastante claro. Permíteme volver al tema que citaste respecto a los detalles decisivos dentro de los propios partidos. ¿Y en la Champions? ¿Qué factor podría reactivar a un Madrid que ofrece esta imagen tan triste?

 

R: Acabo de comentar que este Madrid no está muerto. Ahora mismo todos han visto al equipo contra el Schalke, le han perdido un poco el respeto a nivel futbolístico, pero solo un poco, es el Madrid, y eso se nota, la Historia siempre pesa, además de que obviamente tienes jugadores como Cristiano o Bale, que estando relativamente mal pueden resolverte cualquier partido contra cualquier rival. El factor aquí es la competición misma, la exigencia de la propia historia del club, la interiorización de que es algo que define y forma parte de la esencia del Madrid. Y depende de los cruces, por ejemplo contra un equipo como el PSG, que demostró todo su potencial haciendo un fútbol espectacular en Stamford Bridge, las posibilidades, obviamente, se reducen. Pero un Oporto, sin ir más lejos, daría muchas opciones de estar en semifinales. Aun así te digo que el Madrid puede ganar perfectamente la Undécima. Acuérdate del año de la Séptima contra la que era en aquel momento la todopoderosa Juve. Una final contra un equipo como el Madrid es peligrosa para cualquier rival por muy mal que se venga jugando.

 

P: Sin embargo, yo no veo al equipo lo suficientemente competitivo para eliminar a equipos como el Atleti, el Barcelona o el propio PSG, que ha expulsado de la competición a un Chelsea que venía con muy buenas sensaciones.

 

R: No tantas, al menos en este tramo de la Premier, que acabará ganando este año si no ocurre una hecatombe. Pero, si me permites el inciso, vi a algunos de sus jugadores muy fundidos, caso de Matic o Diego Costa, y al equipo un tanto temeroso en momentos cruciales del partido, cosa que si no me equivoco ya apuntó Mourinho al final del partido de ida. Posicionamiento perfecto, pero faltó presionar mejor y subir al equipo tras el primer gol, eso le habría quitado más opciones al PSG; no lo hicieron y lo pagaron muy caro. Pero el partido del PSG con diez fue sencillamente memorable, si te enfrentas a un rival de esas dimensiones y les das alguna posibilidad, puedes caer. Y el Chelsea cayó habiendo tenido la eliminatoria prácticamente ganada con superioridad numérica. En ese estado de exigencia máxima, con los futbolistas jugándose el pase a cuartos, cualquier detalle por nimio que parezca es decisivo. Mourinho es un grandísimo entrenador, tiende casi obsesivamente a controlar prácticamente todos los factores adversos, y la mayoría de las veces lo logra, pero erró el “tempo” de control en ciertos espacios ofensivos y no contó con la fatalidad de dos defensas estorbándose para facilitar el último y espectacular remate de Thiago Silva. Un córner mal defendido y te vas fuera o pierdes una Champions habiéndolo hecho todo perfecto, así es la grandeza de esta fantástica competición, la mejor del Mundo.

 

P: Tu análisis es muy clarificador, para mí ha sido uno de los mejores encuentros de Champions que recuerdo, sin duda. Pero volvamos a nuestro objetivo “blanco” aprovechando también tus anteriores reflexiones. ¿Puede el Madrid entonces seguir apelando a esos detalles para confiar en su triunfo final esta temporada?

 

R: Debes tener presente que esas cosas ocurren, pero evidentemente no puedes fiarlo todo a la suerte favorable, por mucho que haya partidos en que todo parezca venirte de cara (disparos al palo, fallos del contrario, desplome físico del rival, goles psicológicos, factores extradeportivos que se trasladan al campo…). A doble partido, y jugando como contra el Schalke, es claro que un rival potente te va a pasar por encima el 95% de las veces que te enfrentes contra ellos. Metiendo más trabajo táctico, teniendo a tus jugadores en mejor forma física e incrementando la concentración vas a reducir sensiblemente ese porcentaje. Se juega como se entrena, no lo olvides. El Madrid es un reflejo de su propia dinámica interna. Ahora mismo puede ganar si sus jugadores están inspirados y el conjunto rival es asequible. Contra equipos muy fuertes podrá ganar si estos cometen errores de bulto, y me refiero en todos los niveles, no solo en el táctico.

 

P: Entiendo entonces que en una eliminatoria contra el Atleti, el Madrid tendría muy pocas posibilidades de pasar.

 

R: Si nos centramos en el aspecto puramente táctico, ahora mismo casi ninguna. Pero está el aspecto psicológico, la técnica de los jugadores, el bajo o alto estado de forma de los mismos, las propias circunstancias de cada partido, que nunca son las mismas y esto es algo que la gente suele olvidar, etc. Sería un enfrentamiento de incierto resultado por todos esos factores concurrentes. Lo que sí te aseguro es que el Madrid no ganaría la eliminatoria por motivos estrictamente tácticos, eso seguro.

 

P: ¿Y el Barcelona? Ya hablan en Can Barça de su próximo triplete, y como has señalado anteriormente, alguno de sus jugadores hasta se ha atrevido a mofarse de la BBC madridista. ¿Exagerado?

 

R: El Barcelona ha cambiado, no podía ser de otra forma. Ahora defiende más, se tapa más, no va tan alegre al ataque y tira más contras cuando lo cree necesario, sin complicarse la vida y cediendo la posesión sin ningún tipo de complejo. Luis Enrique ha entendido que necesita a Messi muy enchufado, que no ha de entrometerse en su territorio personal de influencia, y a partir de ahí (el punto de inflexión fue la derrota contra la Real Sociedad que precipitó la salida de Zubi del club) ha ido construyendo un equipo que busca más la efectividad que el control, la velocidad que la posesión, sin renunciar nunca a la dimensión combinativa de un juego que también puede llegar a ser preciosista y paciente cuando la situación del partido así lo requiere o lo permite. Digamos que el Barça se ha complejizado y sus nuevas variantes le proporcionan más soluciones tácticas. ¿Triplete? El doblete lo tienen muy al alcance, con permiso del Madrid. Pero esa mofa… increíble que haya jugadores que caigan en esa trampa. Neymar acaba de reactivar el orgullo de su rival, estoy convencido de que ya hay jugadores merengues visualizando la victoria del Madrid en el Camp Nou. No precisarán de grandes soluciones tácticas -aunque sin duda les allanaría mucho el camino poner en buena práctica el 4-4-2 con presión alta que antes te comentaba-, para poner en aprietos a un Barcelona muy crecido, tal vez excesivamente crecido. Son aquellos decisivos detalles de los que hablábamos.

 

P: ¿Y el Athletic Club en la final de Copa? Hace poco dio todo un recital de pundonor y fuerza venciendo con claridad a un Madrid completamente desangelado.

 

R: La diferencia de nivel es escandalosa. Recurramos al tópico si quieres, en una final todo es posible, pero en condiciones futbolísticas normales no habrá partido, como ya sucedió hace dos temporadas en la final que protagonizaron ambos equipos y que supuso la despedida de Guardiola.

 

P: Por cierto, y ya que sale a relucir el nombre de este entrenador, ¿ves al Bayern claro favorito para ganar la Champions? ¿Más o menos que el pasado año?

 

R: La histórica semifinal contra el Madrid, donde pecó de cierta sensación de omnipotencia y sufrió un fatal “ataque de entrenador” en el partido de vuelta, le han vuelto más precavido. Y ahora dispone de un organizador excepcional como Xabi Alonso dentro del campo. Es un equipo temible, que arrasó a la Roma en su campo y ha vuelto hacerlo contra el Shakhtar ucraniano. Ha demostrado ciertas debilidades defensivas en la reanudación de la Bundesliga, encajando una goleada por cuatro a uno en casa del Wolfsburgo, pero hasta eso le ha venido bien. Tiene más equilibrio, más precaución, una posesión con más finalidad que el simple control del partido, más aceleración en las proximidades del área, una presión más controlada. Menos idealizado, más práctico, para mí mucho más temible. Un favorito claro para levantar el trono de Europa, pero me gustaría verlo en un enfrentamiento contra un equipo de máximo nivel como el PSG que pudimos disfrutar en Stamford Bridge. Sería una eliminatoria preciosa.

 

P: Bueno Antonio, nosotros sí que esperamos seguir disfrutando de tus pormenorizados y acertados análisis, por cierto nada convencionales, lo que si me permites decírtelo nos encanta aun más. Pero antes de concluir, una última consideración. ¿Será el por fin el año del Atleti en Champions? ¿Crees que el regreso del gran Fernando Torres, con todo el componente emocional que ello ha supuesto para el club rojiblanco, le hará ganar su primera Copa de Europa?

 

R: Se lo merecería, sin duda. Mira, Fernando Torres ha sido y sigue siendo un futbolista excepcional, prodigioso, con una técnica exquisita y una visión de juego envidiable. Tal vez excesivamente generoso, pero de movimientos precisos, inteligentísimo, con capacidad de desborde y remate, y una punta de velocidad que le convierte en todavía más temible cuando el equipo se ve obligado a replegarse. Un crack, que por desgracia y desde ciertos medios nacionales, no ha sido lo suficientemente valorado, aunque parece que la tendencia tras los últimos acontecimientos se ha invertido por completo y se le empieza a hacer justicia.

 

P: Una justicia más que merecida, pero aquí, porque fuera no la necesita ya que es considerado desde hace muchos años como lo que es, una auténtica Leyenda del Fútbol Mundial.

 

R: Así es, y como tú dices con absoluto merecimiento. Pues bien, lo que aporta Torres al Atleti es mucho y, bajo mi punto de vista, esencial para un equipo que se ha visto muy debilitado por la marcha de Diego Costa al Chelsea de Mourinho. Mandzukic es otro tipo de jugador, que le va bien al equipo en ciertos momentos, pero en otros entorpece claramente su juego. Si Torres está físicamente bien ha de ser un jugador indiscutible en el esquema de Simeone, y el propio entrenador también lo sabe.

 

P: Esto que dices quedó bien patente en su último enfrentamiento contra el Valencia. Simeone lo sustituyó en el momento crucial del partido, dando entrada a Mandzukic, y eso provocó a la larga el empate del Valencia.

 

R: Exacto, porque ya no tenía ese jugador capaz de aguantarte el balón y alargar el equipo, que acabó encerrado en su campo, algo similar a lo sucedido en Lisboa. Con Torres en ese partido el Atleti habría contado con muchas más posibilidades de éxito.

 

P: ¿Y Arda?

 

R: Se da por supuesto, uno de los mejores jugadores europeos de la actualidad, con una clase espectacular. Otra de esas bajas que te condicionan cualquier partido grande. Arda y Torres a pleno rendimiento en la final de Lisboa… La “orejona” ya estaría probablemente en las vitrinas rojiblancas. Puede que este año surja nuevamente la oportunidad de “La Primera” para Torres y Arda, dos jugadores de época y que merecerían ganarla.

 

P: Lo veremos juntos, eso espero. Gracias de nuevo y hasta la próxima charla a mayor gloria de esta maravilloso Arte Balompédico que adoramos.

 

R: Cuenta con ello. Me gusta esa forma de nombrar al Fútbol, porque encierra técnica, intuición, sensibilidad y belleza. Lo seguiremos disfrutando. Hasta pronto.

 

VER PRIMERA ENTREVISTA

VER SEGUNDA ENTREVISTA

VER TERCERA ENTREVISTA

VER CUARTA ENTREVISTA

VER QUINTA ENTREVISTA

VER SÉPTIMA ENTREVISTA

VER OCTAVA ENTREVISTA

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

FÚTBOL CON ANTONIO FERNÁNDEZ (VI)
Fecha de publicación: 2015-03-14 11:03:05, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 772 veces)   (a 2 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

FÚTBOL CON ANTONIO FERNÁNDEZ (VI)

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Entrevistas

   Entrevistas en Google  :: Buscador de Entrevistas      Creación de páginas web de Entrevistas

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*