Antonio Fernández Ruiz

"El Atlético podría ganar la Copa. Lo tiene todo tan en contra que el resultado podría ser su único aliado."

 

Conversamos nuevamente con Antonio Fernández -exfutbolista de talento y profundo conocedor de los secretos del maravilloso arte balompédico-, acerca de la actualidad futbolística nacional e internacional, poniendo especial hincapié en el fatal desenlace europeo sufrido por los equipos españoles y, por supuesto, en la próxima Copa del Rey.

 

……………………………………….

Por Adrián Martínez Buleo

 

Nos aproximamos al área pequeña, colocamos el balón en el punto de penalti, apenas si tomamos carrera y le pegamos al balón con potencia, centrado, mientras el cancerbero de lo políticamente correcto se vence a un lado y solo puede mirar el golazo que acabamos de marcarle. Y ya van unos cuantos.

 

PREGUNTA: De nuevo hablando de Fútbol, Antonio, este deporte que nos apasiona, nos eleva hasta el cielo o nos deja sumergidos en la más inconsolable de las tristezas. Como el caso del último fracaso europeo del “Mou Team”. ¿Qué explicación le encuentras?

 

RESPUESTA: Muy sencilla. El Madrid no ha valorado lo suficiente las virtudes de su rival, ha pecado de un exceso de confianza, inexplicable en estos niveles, y por supuesto también ha tenido que ver la propia situación interna del equipo, conjurado para la conquista de la Décima en el convencimiento de la marcha del entrenador a final de temporada.

 

P: Pero a pesar de esa situación que comentas, los equipos de Mou si por algo se han caracterizado siempre es por su intensidad, la tensión alrededor de una idea de fútbol orientada por una voluntad claramente ganadora. Entonces, ¿A qué se debe una catástrofe como la ocurrida en el estadio de Dortmund?

 

R: Vuelvo sobre lo mismo, la situación interna del equipo sí determina la eficacia de una propuesta por muy acertada que esta sea. Fíjate en lo que comenta Ramos al final del partido, “falta de actitud”, cosa que Mou inicialmente parece desmentir, pero que luego corrobora, contradiciéndose, en las declaraciones previas al partido de vuelta, asumiendo que jugaron de un modo infantil, sin entrar fuerte, muy blanditos, diciendo que Cristiano recibió muchas patadas mientras que Lewandowski ninguna. Esto último es falso, por cierto, ya que Cristiano recibe la primera falta sobre el minuto 22 del primer tiempo. Para mí Mou fue claramente responsable de esa actitud algo pasiva del equipo, que también manifestó él en el banquillo, excesivamente relajado en todo momento.

 

P: ¿Excesivamente relajado?

 

R: Eso es, y si no me crees observa su actitud tensa y beligerante en el último derbi contra el Atleti. Lo vio fácil con el empate a uno. Y mientras meditaba si asegurar o no el resultado con un cerrojazo le cayó el segundo, y acto seguido el tercero. Le entraron dudas: ¿amarro o voy a por otro? Y llegó el cuarto. Incomprensible, él mismo no se lo creía, y le ha costado la eliminación en un cruce donde el Madrid era infinitamente superior al Borussia, un equipo que mostró todas sus debilidades en los últimos diez minutos del Bernabéu.

 

P: Un final de infarto, casi se roza el milagro de la remontada

 

R: Efectivamente, pero hay que ver el partido en su conjunto, es más, la eliminatoria de 180 minutos, y durante todo ese tiempo el Madrid mostró su superioridad en tan solo 30. Pero el Madrid es precisamente eso, tiene tanta pegada que te echa del campo en diez minutos y a punto estuvo de eliminar al Borussia. Pero en este caso contó además con la inestimable colaboración del equipo alemán y su entrenador, Jürgen Klopp, que no supo adelantar a su equipo tras el primer gol de Benzema. Si te metes atrás y te cuelgas del larguero, los goles te van a caer, y con el Madrid más. Todavía están muy verdes, son chicos jóvenes, pero han tenido la suerte del primer partido y están en la final. Claro favorito el Bayern, este es su año.

 

P: ¿Cómo ves el futuro del Madrid? Independientemente del resultado en la Final de Copa, torneo al que luego volveremos, ¿crees que habría que optar por un modelo consistente, con apuesta a largo plazo, tipo Rafa Benítez?

 

R: Totalmente inviable por la urgencia de resultados que siempre tiene el Madrid. Y hablas de Benítez, sí, desde luego es un buen entrenador aunque a mí particularmente me ha defraudado su conducta al entrar en el Chelsea, asumiendo sin crítica su interinidad, una casi humillación profesional para un entrenador que es campeón de Europa. En eso estoy mucho más con Mourinho, en esos casos tienes que ir con el currículum por delante, con lo que has ganado en tus equipos, y si una vez dentro tratan de que seas una pieza desvalorizada o inmediatamente recambiable, pues “me cago en el contrato” como en su día dijo Basile cuando dirigía aquel turbulento Atlético de Madrid del 95.

 

P: ¿Y una posible continuidad de Mourinho por cuarto año consecutivo?

 

R: Muy complicado. Mou se ha sentido atacado en todos los frentes, internos y externos, y es evidente que su protagonismo también se ha visto mermado en esta última eliminatoria contra el Borussia. A pesar del apoyo, parece, de gran parte de la afición madridista, yo veo claros síntomas de fatiga y hartazgo en el entrenador portugués. Se habla mucho del Chelsea, y como el fútbol es a veces tan caprichoso, sería un estupenda ironía del destino que el Madrid llegara a jugarse la Décima algún día contra el equipo de Mourinho. Por qué no.

 

P: Estoy contigo en que sería el partido con más morbo del año. Pero los problemas no solo están en el Madrid. Hablemos un poco de la temporada del Barcelona, con el teórico fin de ciclo del equipo que durante los últimos tiempos ha dominado, cuando menos, la “razón estética” del fútbol mundial. ¿Tendrá que renovarse en profundidad o tan solo necesita, digamos, ciertos retoques para continuar materializando su filosofía de juego?

 

R: No estoy muy seguro del significado real de la expresión “fin de ciclo”. ¿Qué significa eso? Me gusta más hablar de fin de trayecto. Mira, aquí hay un problema relacionado con el perfil del entrenador. Tito era el segundo de Guardiola, un buen profesional haciendo de enlace comunicativo entre Pep y la plantilla, asesorando a uno y limando asperezas con los otros, pero ese rol no tiene nada que ver con dirigir el primer equipo, ser tú el que toma decisiones continuamente, a veces duras, y que te pueden llevar a enfrentarte en un momento dado con pesos pesados del vestuario, cosa que por cierto ya le ocurrió a Guardiola y que fue una de las razones de su marcha. El Barça de este año tiene una plantilla muy corta, y es que la ventaja de tener pocos es que prácticamente juegan todos y se enfadan menos. Y ahora, ¿a cuántos echamos? Creo sinceramente que el Barcelona ha de retornar a su modelo de origen, que curiosamente parte de la presencia de un delantero centro claro. En realidad, quitar el delantero centro era ir contra su modelo inicial de juego, y lo hicieron para favorecer claramente la presencia de Messi. Me temo que tendrán que afrontar de nuevo este dilema.

 

P: Volvamos por un instante a la Copa del Rey. Corrígeme si me equivoco, pero creo que el Madrid la afrontará en un cierto estado depresivo tras su eliminación europea a manos del Dortmund. Por otro lado está el bloqueo mental del Atleti cuando se enfrenta al equipo blanco. ¿Qué te parece? ¿Te arriesgarías con algún pronóstico?

 

R: No creo que el Madrid esté sufriendo ahora mismo un estado depresivo generalizado por la eliminación del Dortmund. Y mucho menos Casillas con la más que probable salida de Mou en el horizonte. Bromas aparte, para el Madrid se trata de la última conjura, y lo veo como clarísimo favorito, por juego, calidad individual de cada uno de sus jugadores, y entrenador. Pero cuidado, es el Atlético de Madrid, y tiene todos los factores tan en contra y tan a favor el Madrid, que tengo la sensación de que los atléticos podrían tener sus opciones, y no sería la primera vez que esto sucede en esta misma competición. Es más, te digo que si el Atleti llegara como primero de la Liga y favorito a este partido no ganaría jamás. No le gana al Madrid desde el 99, su ansiedad cuando ven el color blanco se dispara de forma desproporcionada, el Madrid juega en su casa… y ahí precisamente, en no tener a priori ninguna opción, reside la fuerza atlética. Creo sinceramente que el Atleti podría ganar la Copa; lo tiene todo tan en contra que el resultado podría ser su único aliado.

 

P: Dejemos la actualidad de esa gran Final y hablemos un poco acerca de temas relacionados con el oficio de entrenador, concretamente sobre la manera de afrontar el trabajo con el jugador y el grupo, la filosofía de trabajo que puede o no llevar a un vestuario al éxito o al fracaso deportivo más estrepitoso. Para empezar, ¿crees que su figura es en realidad tan determinante en la dinámica de juego y resultados de un equipo?

 

R: Es obvio, por supuesto que sí. El entrenador dictamina la idea de juego, el patrón de juego que estructura al equipo. Se me ocurre por ejemplo el caso reciente de Mourinho en el Madrid. Él, como también hacía Guardiola en el Barcelona, plantea su trabajo para unificar todos los niveles de la preparación, diseñando todos los entrenamientos desde un punto de vista global, tratando de reproducir en ellos aspectos de la competición real, y todo ello mediante una integración inteligente de lo técnico, lo físico, lo psicológico y lo táctico. Concretamente en el caso de Mou, yo diría que supedita todos los demás aspectos a lo táctico, pero ya te digo que de forma integral, de tal manera que, por ejemplo, el trabajo físico quedaría siempre perfectamente ensamblado con la preparación táctica de los partidos. Pero no todos los entrenadores son así. Los hay generadores de modelos propios y otros que simplemente se limitan a coger y copiar lo que hay o lo que se encuentran. Es el caso de Del Bosque, para él lo que funciona no se toca. Exceptuando su desastroso paso por el Besitkas turco, donde fue fulminantemente cesado a los pocos meses de su llegada, su tendencia es coger equipos campeones hasta que se agotan por sí mismos, incapaz de renovar estructuras o proponer transformaciones más profundas cuando ya no dan más de sí. Fue sin duda el perfil idóneo tras la abrupta salida de Luis Aragonés de la selección española.

 

P: Esto que dices me parece muy interesante, y no lo digo solo por tus acertadísimas apreciaciones sobre el sobrevalorado Del Bosque. Si no te he entendido mal, tú hablas de una aproximación integral al entrenamiento de alto nivel, y al hablar de Mou, me parece entender mejor por esa vía el compromiso tan completo que suele exigir a todos los miembros de su plantilla, casi una entrega incondicional a sus presupuestos. Y de aquí viene mi siguiente pregunta: ¿Ha podido ser la falta de comunión con esa idea futbolística del entrenador lo que hay motivado el tropiezo del Madrid en su camino hacia la Décima?

 

R: Es evidente que si cierta parte de la plantilla no está de acuerdo con los planteamientos que sostienen el modelo de juego propuesto por el entrenador entonces el equipo tiene un problema serio. Cuando llegó todo comenzó según lo previsto, tan bien que él mismo se vio sorprendido por el excelente rendimiento que estaba exhibiendo el Madrid y, de alguna forma, se dejó llevar por el optimismo del entorno en su famosa visita al Camp Nou, la del cinco-cero. Eso le reafirmó en su idea original y a partir de ese momento aglutinó a sus jugadores en torno a la filosofía necesaria para batir al Barcelona: Agresividad en el juego, entradas duras al balón y algo del teatro que siempre ha achacado al conjunto barcelonista. Jugarles al límite, con mucho físico e intensidad, era la única forma de vencer a ese Barça pletórico. ¿Había otro método? Sí, pero no tan rápido, y a él se le pedían resultados anteayer. Esa forma de juego, que a la postre le daría la Copa del Rey y señalaría el comienzo del ascenso madridista hasta el día de hoy, en que sin duda ya le ha tomado la medida al Barcelona y es capaz de jugarle de tú a tú sin ningún complejo, generó grandes tensiones entre algunos miembros de la selección española de fútbol, me estoy refiriendo por supuesto a Casillas, que en un momento dado vio la deriva violenta que estaban tomando los acontecimientos y decidió parar en seco. Mou vivió el gesto como traición al vestuario y de esos vientos nacen las actuales tempestades. Y no lo dudes, esa división en el centro mismo del vestuario ha traído fatales consecuencias para el rendimiento del equipo en situaciones de enorme exigencia competitiva donde al entrenador se le ha visto bastante desconectado de la actitud que algunos de sus jugadores mostraban en el terreno de juego. En el pecado está la penitencia.

 

P: La historia de un desencuentro perfectamente sintetizada, no hay duda. En próximas entregas me gustaría que tocásemos más temas relacionados con el entrenamiento y los propios entrenadores, para desgranar algunas de sus reflexiones y pensamientos más celebres. Es como si todos al final tuvieran que posicionarse de forma excluyente en uno de los dos extremos de la dualidad “Juego-Resultados”. Pero los abanderados del buen juego no subsisten sin resultados que los apoyen, de la misma manera que el resultadismo puro acaba por traslucir un vacío sin continuidad. ¿Cómo ves esta polémica?

 

R: Mira, yo me hago una pregunta: ¿Qué es eso del buen juego? Podemos abordar la cuestión de dos formas. La intuición te dice claramente lo que significa jugar bien sin necesidad de sesudos análisis teóricos. Y la otra forma es, paradójicamente, el propio resultado, pues es este, positivo o negativo, ganando o perdiendo, lo que te va a dar significado para eso que tú llamas “buen juego”. En mi caso, te puedo decir que tengo muy claro lo que es jugar bien o mal al fútbol, pero es evidente que puede haber varias formas de hacerlo, teniendo claro que lo que te permite afirmar tal cosa pasa necesariamente por manejar conceptos como equilibro, precisión, toque, velocidad, ocupación coordinada del espacio, organización o estrategia. Verás que todo eso no es ni puede ser patrimonio de un solo equipo, aunque sí creo que determinados aspectos, los más visibles en un momento dado, si coinciden con el gusto o la sensibilidad de la gente, y encima sirven para obtener victorias, entonces se convierten de inmediato en moda, en patrón a seguir para el resto. El Milan de Sacchi y el Barcelona de Guardiola jugaban muy bien al fútbol. ¿Y si no hubieran ganado tantos títulos? ¿El aficionado habría entonces preferido jugar peor y ganarlos? Pero los hechos son incontestables: Jugaron bien y ganaron. Ambas cosas pueden ser compatibles.

 

P: Una breve digresión respecto a este tema que me parece del máximo interés, me refiero a ese vínculo que señalabas entre el fútbol y la gente, no solo una conexión con los aficionados sino también con la sociedad en general. Alguien que también (y tan bien) ha reflexionado sobre estas cuestiones, Manuel Sérgio, el que fuera profesor de filosofía de José Mourinho y experto en Motricidad Humana, sostiene que el fútbol es una vía muy importante para comprender e interpretar ciertos aspectos sociales del momento histórico donde se desenvuelve.

 

R: Estoy de acuerdo. Ahora por ejemplo, con la crisis tan brutal que estamos padeciendo en España, una situación muy difícil, el fútbol la ha reflejado en sus estructuras, en sus clubes, en el vaciamiento progresivo de los campos, y esto además potenciado por los altos precios de las entradas, lo cual también dice mucho de nuestra capacidad de aguante. Pero el fútbol también le sirve a la gente de refugio frente a su difícil situación económica, frente a muchos problemas cotidianos. ¿Una vía de escape? Como muchas otras cosas, pero el fútbol no puede reducirse a una única definición, el “Fútbol es Fútbol” como bien dijo Vujadin Boskov. Imagínate lo que entra ahí.

 

P: Retomemos la cuestión del buen o mal juego y los resultados. Recuerdo que César Luis Menotti, campeón del Mundo con la albiceleste en Argentina 78, vino a decir que los recientes triunfos de la selección española de Fútbol terminan llegando porque el combinado nacional deja de ser “Toro” para convertirse definitivamente en “Torero”. La Furia de los altos y aguerridos se sustituye por el toque creativo de los pequeños y talentosos. Creo haber experimentado esa percepción en la Eurocopa de Luis Aragonés, pero en el caso de Vicente del Bosque, con partidos tan flojos de juego como casi la totalidad del Mundial de Sudáfrica (Suiza, Paraguay, Holanda son buenos ejemplos de desorden táctico y falta de efectividad en ataque), y algunos trascendentes de la reciente Eurocopa (Portugal fue bastante superior en las semifinales), ¿no resulta engañoso, casi una construcción tendenciosa y mediática, decir que España ha practicado el “fútbol total” comparándola con selecciones míticas como el Brasil del 70 o la Holanda del 74, y apoyando tal afirmación en jugadores cuya presencia no garantiza la automática traslación de un modelo de corte mucho más endogámico y particularista como el del Barça?

 

R: Terreno peligroso en este país, criticar a Del Bosque o figuras consagradas como la de Iniesta, un buen jugador sin duda, pero no el supercrack que nos han querido vender. Y ya que los has citado, hay que verse con detalle los partidos de Paraguay y Holanda para desmontar toda la fanfarria mediática creada en torno al juego de la selección en el Mundial de Sudáfrica y en la posterior Eurocopa. La trayectoria “del juego” de la selección desde la llegada de Del Bosque ha sido y sigue siendo claramente descendente, lo que quiere decir que el juego no acompaña a los resultados, totalmente positivos. España desplegó su mejor juego en la Eurocopa que gana Luis Aragonés con enorme brillantez, asombrando a todos, y Del Bosque, astuto copiador de modelos como ya te dije antes, se ha limitado a aprovechar el impulso hasta donde llegue, que será el próximo Mundial de Brasil.

 

P: ¿Tenemos opciones de ganarlo nuevamente?

 

R: Desde un punto de vista objetivo, y con los grandes equipos que estarán en el torneo, ninguna. Pero la suerte también juega. Un nuevo “maracanazo” como el de Uruguay del 50, liderado por Del Bosque, es tan absurdo que hasta podría suceder.

 

P: No terminaré preguntándote sobre quién es para ti el mejor jugador del mundo, y más estando convencido del especial estatus de protección subterránea, velada, que desde aquella entrada completamente normal del jugador del Atleti Tomas Ujfalusy, disfruta Messi procedente tanto de jugadores como por parte de numerosos árbitros. Pero sí lo haré sobre la dependencia que sus respectivos clubes no dejan de manifestar respecto a las dos máximos artífices del fútbol español. El Madrid sin Cristiano y el Barcelona sin Messi. ¿Cuál de los dos conjuntos pierde más?

 

R: Lo de Ujfalusy fue un linchamiento mediático en toda regla, tuvo que salir a pedir perdón públicamente y en muchos campos se oyó el grito de “asesino” dirigido contra el jugador atlético. El resto de jugadores de otros equipos aprendieron muy bien la lección, no hay duda, aunque no estoy muy seguro de que el efecto haya podido durar tanto tiempo. ¿Messi o Cristiano? ¿Cristiano o Messi? Lo que está claro es que sus ausencias, físicas o mentales, han facilitado que sus respectivos equipos caigan en la Champions. El fútbol es un juego colectivo, y basándote en la presencia de futbolistas tan grandes tú construyes o cambias cosas en el equipo, efectúas las oportunas variaciones tácticas para que ese jugador aporte más cosas y sea más determinante. Pero esto, evidentemente, siempre conlleva un riesgo, el depender excesivamente del rendimiento de tu figura cuando las presión aumenta. En este sentido creo que Messi parece aglutinar más al equipo en torno suyo, el Barcelona acusa un poco más su ausencia que el Madrid la de Cristiano, sin negar por ello que el crack portugués sea la pieza clave en el funcionamiento de su equipo. De no haber llegado con problemas físicos a la semifinal contra el Dortmund, tal vez el resultado final de la eliminatoria hubiera sido otro.

 

P: Gracias por esta estupenda y esclarecedora conversación, Antonio. Seguiremos hablando de Fútbol, algo fundamental en nuestras vidas y en la de millones de personas, un deporte maravilloso, un juego sin el que la felicidad estaría un poco o bastante más lejos.

 

R: A vosotros por seguir contando con mi humilde colaboración para seguir hablando de este juego que, sin duda, llena para bien el tiempo y el ánimo de muchísima gente. Hasta pronto.

 

VER PRIMERA ENTREVISTA

VER SEGUNDA ENTREVISTA

VER TERCERA ENTREVISTA

VER QUINTA ENTREVISTA

VER SEXTA ENTREVISTA

VER SÉPTIMA ENTREVISTA

VER OCTAVA ENTREVISTA

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

FÚTBOL CON ANTONIO FERNÁNDEZ (IV)
Fecha de publicación: 2013-05-06 11:05:58, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 2388 veces)   (a 1 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

FÚTBOL CON ANTONIO FERNÁNDEZ (IV)

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Entrevistas

   Entrevistas en Google  :: Buscador de Entrevistas      Creación de páginas web de Entrevistas

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*