En la leyenda: Johann Nikolaus Forkel, uno de los primeros biógrafos de Bach, nos indica, basado en las narraciones que le hizo directamente Carl Philip Emmanuel Bach, que el "Aria con Diversas Variaciones para el Clavicémbalo con 2 manuales" fue escrita por Bach a solicitud del conde Hermann Carl von Keyserlingk. El conde, quien además de mala salud padecía de insomnio, era desde 1733 el embajador de Rusia ante la Corte de Dresde, y allí tuvo a su servicio al muy joven clavicembalista Johann Gottlieb Goldberg y al Thomaskantor Bach, maestro de Goldberg. El conde le dijo a Bach que le gustaría tener algunas piezas para teclado, de un carácter suave y a la vez vívido, tal que le permitieran distraer sus noches de insomnio. Bach produjo en 1741 las Aria mit verschiedenen Veränderungen vors Clavicimbal mit 2 Manualen: "Aria con diversas variaciones para el clavicémbalo con 2 manuales", que el conde llamó de ahí en adelante "sus" Variaciones, y que en las noches de insomnio eran ejecutadas para él por el joven Goldberg. Como pago, el conde le entregó a Bach una copa de oro llena con 100 Luises de Oro, que en la época equivalían al salario anual de Bach.

En la historia: Las hipótesis más recientes apuntan a que la obra no fue escrita por comisión, sino que Bach le regaló una copia al conde en agradecimiento por sus buenas influencias para que Bach fuera elegido como Compositor de la Corte de Dresde en noviembre de 1736. Bach había iniciado la composición de las Variaciones probablemente hacia 1733 y la suspendió al recibir aquél título en 1736, para retomarla hacia 1740 -posiblemente inspirado por el talento del joven Goldberg, de apenas 14 años- y completarla hacia 1741. Esta composición en dos etapas puede explicar la división de la obra en dos secciones de diferente estilo. Las Variaciones fueron publicadas por Balthasar & Schmid en Nürnberg alrededor de 1742. Su título es „Aria mit verschiedenen Veränderungen vors Clavicimbal mit 2 Manualen", y no lleva el nombre de Goldberg ni dedicatoria alguna. El nombre de "Variaciones Goldberg" se lo debemos a la leyenda.

En la estructura externa: Aria con 30 variaciones, todas de forma binaria, como el aria. Las variaciones van en grupos de tres, con una variación en forma de canon al final de cada grupo. El primer canon es al unísono, el segundo a la segunda, y así sucesivamente hasta el canon a la novena. Solamente el último grupo de tres (v 30) no termina en canon, como correspondería, sino en un quodlibet. La variación 17 (obertura francesa) "divide la obra en dos", dando claramente comienzo a una segunda sección, con variaciones de estilo algo diferente a las de la primera sección (menos "cortesano" y con un sello más personal). Con una fuga en la segunda mitad, esta ouverture puede además ser considerada como el centro de gravedad de un ciclo interno, que comienza y termina en puntos equidistantes, las variaciones 10 y 22, respectivamente una fughetta (según la descripción de Bach) y una pieza alla breve de estricto estilo fugado. Siendo el bajo del Aria la base para las variaciones, la obra completa puede verse como una chacona o passacaglia gigante.

En el aria: El punto de arranque de la obra es un aria de un carácter íntimo y elegante, una sarabanda compuesta por dos frases de 16 compases cada una. El aria está presente en el segundo Klavierbüchlein, una recopilación de obras para práctica del teclado que Bach le había regalado a su esposa Anna Magdalena alrededor de 1725. (Incluso hay historiadores que le atribuyen el aria a la propia Anna Magdalena. Cualquiera que sea su origen, poco importa en lo que refiere a las Variaciones.) No es la forma melódica del aria sino la estructura armónica (con el bajo como fundamento) lo que sirve de base a las siguientes 30 variaciones.

En cada variación: Las Variaciones pueden ser consideradas como un "arte del canon" o también como un "arte de la danza". La danza es un elemento predominante de la obra. En algunas variaciones la danza es obvia: polonesa (variación 1), passepied (v 4), giga francesa (v 7), corrente italiano (v 8), giga italiana (v 11), minueto (v 19), alemanda (v 21), sarabanda (el aria misma). A esta lista se puede añadir una igual de formas musicales no asociadas a la danza: invenciones a 3 partes (v 2, 24), fuga (v 10), estilo coral (v 13), obertura francesa (v 17), solo instrumental (v 25), invención a 2 partes (v 27), tocata (v 5, 14, 17, 20, 23. La variación 30 es un quodlibet, es decir, una composición en la cual dos melodías muy conocidas aparecen en combinaciones sucesivas o simultáneas. Toda esta variedad formal está construida sobre la estructura de chacona básica.

En el juego: La variación es en sí un juego. En toda composición de tema y variaciones, al oyente se le plantea el reto de identificar el tema fundamental en cada variación (ojo: no es fácil en el caso de las Variaciones Goldberg). La progresión en los cánones es un juego. Los cánones son en sí juegos. En el quodlibet final, Bach toma frases de dos melodías populares de la época: Ich bin so lang nicht bei dir g west; ruck her, ruck her, ruck her ("Hace tanto tiempo que no he estado contigo; regresa, regresa, regresa"), y Kraut und Rüben haben mich vertrieben; hatt mein Mutter Fleisch gekocht, so wär ich länger blieben ("Repollo y nabos me alejaron; si mi madre hubiera cocinado carne, yo hubiera permanecido más tiempo"). Es como si Bach, después de rebasar las cumbres de las primeras 29 variaciones, finalmente se relajara para disfrutar esta composición. Esta broma aparente es quizá la más espectacular de todas las variaciones. El bajo, a pesar de tomar elementos de por lo menos cuatro melodías (posiblemente hasta siete) a través de su corta duración, no obstante sigue siendo esencialmente el mismo bajo del aria inicial.

En la interpretación: Para su época, las Variaciones son inusualmente serias y cargadas de sustancia, con gran elaboración contrapuntística y melódica, que dejan al ejecutante solamente los detalles sofisticados de la interpretación; muchos de los elementos de virtuosismo que Bach exige están claramente notados en la partitura.

En las repeticiones (o no repeticiones): La partitura indica repeticiones para el aria y cada una de las variaciones. El interprete puede (?) decidir si las ejecuta o no, o si ejecuta algunas solamente. Este es un punto de viva discusión entre musicólogos e intérpretes. El hacer o no hacer repeticiones determina la duración total de la obra y afecta también el sentido de cada pieza individual. Dos instancias: Kenneth Gilbert hace las repeticiones completas en cada uno de los cánones. También las ejecuta en las variaciones a las cuales Bach les indicó una terminación diferente en cada repetición. Por último, las ejecuta en las variaciones más cortas. Glenn Gould, por su parte, no hace sino una repetición y esta es en la primera frase del aria da capo, lo cual además de las razones musicales que Gould haya podido esgrimir, válidas o no, refleja su muy cercana interacción con el mundo del LP y los estudios de grabación de los años 50 a 80: en un LP no había lugar para grabar todas las repeticiones, pero tampoco daban éstas para completar dos LP. Por lo tanto la técnica y la visión comercial fueron los impulsores del sacrificio a las repeticiones. Esta tendencia se ha reversado en los últimos años, también en parte gracias a la técnica.

Después de escuchar muchas veces la obra, mi conclusión personal es que las repeticiones deben ser ejecutadas todas, si no se corre el riesgo de perder el sentido integral de la obra. Al no repetir se le quita poder lúdico a las Variaciones, ya que para el escucha la primera ejecución no es sino la manera como la música nos enseña cómo debe ser escuchada, y la repetición nos ofrece la oportunidad de disfrutar la música una vez que ya sabemos escucharla. Quitarle repeticiones a las Variaciones (y a cualquier obra de Bach, para el caso) es robarle juego, placer y sobre todo la posibilidad de enriquecimiento intelectual al escucha, y es dejar la obra inconclusa. Quien encuentre las repeticiones aburridas está perdiendo parte del mensaje del compositor y de la música misma.

En el número de compases: Dado que el patrón temático (el bajo del aria) tiene 32 compases de duración, y puesto que el aria es tocada antes y después de las 30 variaciones, el resultado neto son treinta y dos elaboraciones sobre un tema de treinta y dos compases. (Los informáticos quedarían felices si, como se sugiere en la frase anterior, la obra completa sin repeticiones fuera de exactamente 1024 compases de longitud; infortunadamente para ellos las variaciones 3, 9, 21 y 30 solamente tienen 16 compases cada una, y la obertura se extiende hasta 48 compases).

En el instrumento: Las Variaciones fueron compuestas para clavicémbalo de 2 manuales, y Bach especifica en la partitura para cada variación si ésta debe ser tocada con uno o con los dos teclados. Por ejemplo, todos los cánones deben ser tocados con un solo teclado, por instrucciones de Bach.

Sin embargo muchos intérpretes han optado por usar el piano, lo cual definitivamente ha ampliado la posibilidad de expresión inherente a la obra. Incluso se ha llegado a sugerir que si Bach hubiera conocido el piano moderno seguramente hubiera destinado la obra a este instrumento. De cualquier manera, las Variaciones pueden interpretarse tanto en piano como en clavicémbalo, y ambos instrumentos ofrecen una riqueza expresiva acorde con la obra. Queda al oyente escoger su instrumento preferido. ¿Por qué no tener al menos una grabación en cada instrumento? Actualmente se consiguen en el mercado por lo menos 30 grabaciones diferentes, más o menos uniformemente repartidas entre clavicémbalo y piano. Además hay una grabación en acordeón, y un par arregladas para instrumentos de cuerda. Tal vez esto ya es ir demasiado lejos...

En la técnica: Las Variaciones son el trabajo más complicada que Bach escribiera para teclado. Para el ejecutante las Variaciones ofrecen dificultades técnicas siempre mayores, variación tras variación. No solamente el uso de dos manuales en el clavicémbalo, sino cruce de manos y otras "maravillas". Todas las variaciones están escritas en la misma clave: sol mayor o menor. Este hecho coloca para el ejecutante, además de los problemas técnicos, la responsabilidad de expresar el carácter propio de cada pieza a pesar de la restricción tonal.

En el compositor: Independientemente de la interpretación y del instrumento, esta obra se sostiene por sí sola. Las Variaciones Goldberg constituyen un compendio único que, según lo ha indicado el historiador Manfred Bukofzer, "resume la historia entera de la variación barroca". A medida que Bach se hacía viejo, tendía a componer obras enciclopédicas dentro de cada género, para demostrar todas las posibilidades de composición que puede ofrecer una idea musical. Es así como surgieron obras tales como el Arte de la Fuga, la Ofrenda Musical, o las variaciones canónicas sobre el coral Von Himmel Hoch, además de las Variaciones Goldberg. Bach además buscaba con frecuencia que su música para teclado sirviera para varios propósitos: no sólo entretener al público, sino instruir también al ejecutante, mejorar la técnica y demostrar diferentes métodos de composición. Las Variaciones Goldberg satisfacen de lejos todos estos propósitos.

Y en la música misma... El escucha es quien finalmente tiene todo el poder de disfrutar al máximo esta obra maravillosa. Puede oírla completa, sin interrupciones, o escucharla en forma de "obra a dos partes", comenzando la segunda parte desde la obertura (v 16). O escuchar grupos de tres variaciones a la vez, con cada grupo terminando en un canon. O agrupar todos los cánones y escuchar la progresión (unísono, segunda, tercera, etc.). O comprar todas las posibles grabaciones y armar "su" propia versión.

¿Cuál versión o cuál interpretación? ¡Todas! El sólo hecho de que un músico "se le mida" a las Variaciones Goldberg es mérito técnico y musical suficiente para que merezca ser escuchado. Esto desde el punto de vista puramente musical. Pero adicionalmente, la interpretación de la obra ha implicado para el ejecutante una profundización en busca de esa "magia" de las Goldberg; con toda seguridad ha hecho sus propios descubrimientos al respecto y los quiere participar a nosotros.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

VARIACIONES GÖLDBERG
Fecha de publicación: 2004-10-12 16:29:00, por admin   (visto: 3023 veces)   (a 7 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

VARIACIONES GÖLDBERG

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Música JazzFlamencoRockClásica

   Música en Google  :: Buscador de Música      Creación de páginas web de Música

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*