La historia de I Pagliacci y Leoncavallo es muy similar a la de "Cavalleria Rusticana" y Mascagni: composici髇 de la 髉era para un concurso, 閤ito popular y, por desgracia  para sus compositores, fracaso en otros intentos. Fue el sino de la mayor韆 de compositores de final de siglo XIX tales como estos dos m鷖icos que tratamos, o Giordano (Andrea Ch閚ier y en menor grado, Fedora). Adem醩, hay varias an閏dotas que rodearon la composici髇 de I Pagliacci. La historia se bas en hechos reales de los que el padre de Leoncavallo, como juez, tuvo conocimiento. Por otro lado, est la pifia del concurso: 閟te consist韆 en la composici髇 de una 髉era de un acto pero Leoncavallo err y present su obra con dos actos. Su editor, Ricordi, incumpli su palabra de estrenarla y Leoncavallo acab por entregarla a Sonzogno, rival de Ricordi, que la estren con un 閤ito total de p鷅lico. Se represent por primera vez el 21 de mayo de 1892 en el Teatro dal Verme de Mil醤.

 ACTO I

Tras el preludio, Leoncavallo inicia esta 髉era con la aparici髇, a tel髇 bajado, de Tonio, disfrazado de Taddeo en la Commedia dell 碅rte. Es el pr髄ogo. Tonio se presenta ante el p鷅lico para explicar qu obra van a ver los espectadores ("Si pu?"...縎e puede?") y como podr醤 disfrutar de esta obra que el autor compuso para los hombres, lleno est de amores y odios. Es un aria en la que se puede observar los distintos cambios musicales

Tras el pr髄ogo, empieza el acto con la llegada de un grupo de payasos a un pueblo, en la festividad de la virgen de Agosto, para representar una obra. La compa耥a, dirigida por Canio, est formada tambi閚 por su esposa Nedda, el jorobado Tonio, y Beppe. El recibimiento es acogedor para los payasos, que lo agradecen (eh,Son qua... "Sei de pagliacci"). Canio anuncia al pueblo  que esa noche a las 23 horas hay un gran espect醕ulo al que nadie ha de faltar ("Un grande spettacolo a ventitr ore"). Cuando Nedda baja, Tonio le trata de ayudar pero Canio le da un peque駉 golpe mientras que los lugare駉s le r韊n las gracias. Los celos de Canio vuelven a resurgir cuando alg鷑 joven le insin鷄, sin mala intenci髇, que Tonio, que hab韆 rechazado la invitaci髇 para tomar algo junto a los compa馿ros, se quedaba para cortejar a Nedda ("Bada, Pagliaccio, ei solo vuol restare per far la corte a Nedda" ). Canio muestra en este aria, "Un tal gioco, credetemi", un car醕ter revelador del final de esta 髉era ya que deja bien claro que el final, en la realidad, ser韆 bien diferente del de la obra en caso de que Nedda le enga馻se con alg鷑 hombre (el oyente notar como Canio aumenta su intensidad cuando habla de lo que pasar韆 sin descubriese a Nedda). La llegada de gaiteros acompa馻ndo la comitiva de parejas que van a las v韘peras, junto a las campanadas de la iglesia del pueblo, hacen que la gente despeje la plaza ("Don, din, don, din. suona vespero"). Cuando Nedda se queda sola, se pone a pensar y preocuparse por la actitud celosa mostrada por Canio ("Qual fiamma avea nel guardo"... qu fuego ten韆 en la mirada!!). Nedda est enamorada secretamente de otro... y ese amor que le hace cambiar su discurso para volverlo m醩 alegre ("Oh! Che volo d碼ugelli, e quante strida!..." l vuelo de los p醞aros, qu bullicio!). Sin embargo, Tonio no hab韆 marchado y estaba observ醤dola. Cuando ella lo descubre, la conversaci髇 es punzante por parte de Nedda, que tanto desprecia a 閘 como a sus rid韈ulos intentos de acercarsele ("So ben che difforme conforto son io"... S bien que soy deforme). El constante desprecio y la mofa llevan a Tonio a amenazarla de "que lo pagar" mientras que sale de escena.

La llegada de Silvio alegra a Nedda, primero inquieta por la imprudencia,  pero el amor vuelve a salir en este d鷒... con un espectador terrible, ya que Tonio ha observado que Silvio trata de convencer a Nedda para huir ("E allor perch, di, tu m磆ai stregato"...). El d鷒 es sentido, emocionado, un Silvio implorante, una Nedda deseosa de ser libre que acaba convencida, cit醤dose para medianoche. Esta parte de la conversaci髇 ha sido escuchada por Canio, acompa馻do por Tonio -cual Yago- y que salta ante la exclamaci髇 de ella a Silvio ( "...e per sempre tua sar"), lo que hace que el amante de Nedda huya. Canio se muestra col閞ico y trata de averiguar el nombre de esa persona que estaba junto a ella pero Nedda calla. La escena es atroz y los compa馿ros tratan de apaciguarlo ya que la gente est a punto de salir de la iglesia y no debe de ver tal "espect醕ulo"; Tonio trata de tranquilizarlo asegur醤dole que el amante estar  esa noche viendo el espect醕ulo y le pide que finja. En este momento se canta el aria "Recitar!....Vesti la giubba", que refleja ese dicho "la gente paga y quiere re韗" y el c閘ebre "ridi, Pagliaccio", que ha popularizado esta 髉era en el mundo gracias a tenores que no han dudado en representar este papel y lograr una interpretaci髇 hist髍ica del personaje. Canio se muestra hundido pero "el espect醕ulo ha de seguir" y ha de actuar para el p鷅lico.

El intermedio sirve para prepararnos para la obra que la compa耥a de payasos va llevar adelante. En esta "Commedia dell碅rte"  Canio es Pagliaccio, Nedda es Colombina, Tonio es Tadeo y, por 鷏timo, Beppe es Arlecchino.

ACTO II

El acto comienza con el coro de aldeanos que se van aposentando en sus asientos para ver la obra. Entre ellos est Silvio, que le recuerda que la esperar al final.

Obra

El desarrollo es el siguiente:

Colombina est en una salita paseando mientras la voz de arlequ韓 implora por  su amor ("Oh! Colombina, il tenero fido Arlecchin..." Oh,Colombina,el fiel y tierno Arlequ韓). La llegada de Tadeo, buf髇 enamorado de Colombina, nos devuelve, aunque sea de forma jocosa, al primer acto respecto al encuentro de Tonio y Nedda ("Sei tu bestia?"). Arlequ韓 sube y alcanza la ventana de la habitaci髇 donde est  Colombina y Tadeo y echa al buf髇 ante las risas del p鷅lico. El peque駉 d鷒 amoroso-jocoso culmina con las mismas palabras que Nedda dijo a Silvio, lo que acelera la furia en Canio. La entrada en escena como Pagliaccio es el fin de la 髉era. La realidad empieza a sobrepasar a la ficci髇. Ante el p鷅lico at髇ito, Pagliaccio desaparece para que Canio se muestre como tal ("Pagliaccio non sono...") con una actitud tan despiadada ante Nedda ("Sperai, tanto il delirio") que le exige que revele el nombre de su amante. Nedda trata de seguir con su papel de Colombina y seguir con la comedia pero el intento es infructuoso ya que Canio ya est lleno de ira y dispuesto a matarla. Silvio, que ha sido el 鷑ico en el p鷅lico que pensaba que la escena no era de ficci髇, intenta salvarla pero s髄o logra ponerse a tiro de Canio,  que tambi閚 lo mata. Con un terrible e ir髇ico  "La commedia finita", concluye la 髉era mientras el tel髇 baja ocultando los cuerpos inertes de los dos amantes.  _____________________________________

Suele ser habitual que, por su poca duraci髇, las casas discogr醘icas pongan en una mismo pack a I Pagliacci de Leoncavallo junto a Cavalleria Rusticana. Ambas 髉eras tienen una gran importancia en lo que fue la 鷏tima corriente del siglo XIX, la "escuela verista". Tanto la 髉era de Leoncavallo como la de Mascagni, son obras que han alcanzado gran fama, si bien las 髉eras de Puccini les impidi mayor relumbr髇. Con todo, algunos momentos como el "Vesti  la giubba" (I Pagliacci) han podido meterse dentro del repertorio de fragmentos favoritos de los aficionados a la 髉era. Otra de las caracter韘ticas que acompa馻ron a estos compositores es que estas 髉eras les marcaron y no volvieron a repetir otro logro importante.

fuente: Operamania.com
)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

I Pagliacci , de Ruggero Leoncavallo
Fecha de publicaci髇: 2007-04-02 02:04:19, por admin   (visto: 1521 veces)   (a 5 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

I Pagliacci , de Ruggero Leoncavallo

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección M鷖ica JazzFlamencoRockCl醩ica

   M鷖ica en Google  :: Buscador de M鷖ica      Creación de páginas web de M鷖ica

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. S el primero en escribir sobre este art韈ulo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*