{ parentesys.es :: }
Mi perfil


Fecha de publicación: 28/06/2009 06:06:58

EN RECUERDO DE MICHAEL JACKSON


Michael Jackson, el ser humano de carne y hueso, ha muerto.

Al preguntar sobre el trágico acontecimiento a diferentes jugadores de la selección española de balompié las respuestas nos dejan estupefactos:

Fernando Torres dice "esto son cosas que tienen que pasar". Al menos es una respuesta sensata. Las cosas son morirse, finarse, acceder a la nada o al todo, la Muerte. Somos ser-para-la-muerte, y quien toma conciencia radical de este hecho tiene la posibilidad de acceder a una existencia más auténtica.

Marchena en cambio hace un comentario mucho más sorprendente: "Nosotros estamos muy concentrados en la competición". Claro, por eso USA os goleó en semifinales de la copa federal dejando a la selección compuesta y sin final. ¿Resulta un impedimento insalvable estar concentrado en una actividad competitiva para reconocer lo que ocurre a tu alrededor y la importancia que tiene? Tan sólo un shock emocional fuerte y perturbador en el seno del grupo provocado por la desaparición de Jackson justificaría un aislamiento de tal magnitud. Podría haber sucedido, es preceptivo conceder esa duda.

Y lo más alucinante. Si uno dice en serio lo que viene a continuación, significa que no ha escuchado en su vida a Jacko, lo cual resulta como mínimo preocupante. Pero si lo dice como broma distensora, entonces la cosa no tiene ni puñetera gracia y significa que eres poco menos que un tremendo maleducado, intonso y chambón, al que más le valdría tener la boca cerrada. Dice el tal Dani Güiza: "Muy triste. Pero no era del flamenco, ¿verdad?".

Bien, suponemos que el concepto que este desconocido encopetado maneja del flamenco no se ajusta a la complejidad y riqueza del género. También pensamos en la posibilidad de que no sepa exactamente el significado profundo de respetar el legado de un mito de la música, alguien realmente grande, que ha elaborado al menos tres obras maestras absolutas que quedarán para siempre en la memoria musical de millones de personas que movieron su cuerpo con los sonidos y tararearon las melodías de joyas como Billy Jean, Beat It, Thriller, Pretty Young Thing, Bad, y tantas otras maravillas nacidas del alma un ser torturado y complejo, víctima de sus propios demonios y de las infinitas proyecciones lanzadas desde/por un público devorador de ídolos. Un genio musical sin parangón que revolucionó por completo la imagen del icono del pop lanzándose de forma (hoy lo sabemos) temeraria hacia las fauces de un éxito que terminó por engullirle junto al personaje mediático que se había fabricado a la altura de sus desmedidas expectativas de influencia planetaria. En medio de esa vida plena de éxitos y desgracias, el eterno Peter Pan en que pretendió de alguna manera llegar a convertirse nos regaló un puñado de temas inolvidables que pasarán a la historia de la música como auténticos hitos dentro de una generación marcada por sus ritmos, su voz aterciopelada e infinitamente flexible, sus bailes estratosféricos, sus coreografías espeluznantes, su vestuario imposible, y su innegable talento para haber visualizado antes que nadie lo que se avecinaba dentro del mundo de la música y la imagen, un nuevo universo al que preparó con sus enormes videoclips (obras maestras dirigidas por John Landis o Martin Scorsese; estos tampoco le sonarán al pelotero), y del que fue fatal experimento hasta acabar convertido en una pura caricatura de sí mismo. Pero esa tragedia personal es parte del juego perverso de la vida, y él lo sabía.

Asediado por deudas millonarias había accedido a un último canto del cisne en busca de una redención imposible. No ha tenido tiempo de seguir demostrando al mundo lo grande que era. No ha hecho falta Michael, lo sabemos, sabemos de tu grandeza, de tu sufrimiento, de tus contradicciones, de tu genialidad, de esos excesos y enigmas que habrán de convertirte de aquí en adelante en una leyenda para que muchos se acerquen a ti -unos con reverencia, otros con sentido crítico, todos con admiración- en busca de las respuestas que tú sólo conocías. Cuando todo este fragor de comentarios, cotilleos, rumores y habladurías que ahora mismo nos inunda pase, cuando el tiempo haga su labor y entierre a los mediocres, cuando todo o casi todo se haya olvidado, estoy seguro de que alguien en alguna parte se encontrará tarareando alguna de tus inmortales canciones.

Sus tres discos imprescindibles, tres auténticos clásicos que ganan y se renuevan con el transcurso del tiempo:

Off the Wall (1979)

Thriller (1982)

Bad (1987)

Voy a ponerme ahora mismo la película Moonwalker (1988) dirigida por Jerry Kramer y Jim Blahsfield. Una película basada en una historia imaginada por el genio y que, bajo mi punto de vista, traza estupendamente algunas de sus obsesiones más características y ofrece mucho material para extraer hipótesis acerca de su personalidad profunda. La cinta, que además cuenta con uno de las mejores coreografías de su carrera, la excepcional Smooth Criminal, nos presenta la figura de Michael como un salvador de una inocencia relacionada con la infancia y que aparece amenazada por una figura perversa, una especie de caudillo autoritario interpretado por Joe Pesci, que tratará de corromper a los niños a través de la monstruosidad y las drogas. Conmueve también contemplar una de las escenas últimas donde los niños, tras haber visto como el astro se diluía en el firmamento (otra metáfora más de lo inalcanzable), lloran su pérdida y reclaman llorando su regreso, súplicas que por supuesto Michael atenderá volviendo al lado de los pequeños. Ya digo, mucho material para analizar con calma y deleitarnos una vez más con el perfeccionismo artístico de un verdadero maestro.

Es el mejor homenaje que todos podemos (y debemos) hacerle durante estos momentos tan duros y tristes, disfrutar de su música y de su baile, lo que seguirá viviendo entre nosotros y perdurará inmarcesible en nuestra castigada y frágil memoria.





Tags: 

Si esta información te ha sido útil, compártela:


Opiniones sobre el artículo

parentesys.es se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la revista, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hace en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.


No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.


Para escribir comentarios debes estar registrado:


Area Privada: 

Email


Contraseña

Si no tienes cuenta de usuario, regístrate aquí
+ Música
The Electro Zone 2 - preview  The Electro Zone 2 - preview , Electronic music for advertising in radio and television...

Cómo hacer una Demo Reel para música de Publicidad o Videojuegos  Estos son los pasos a seguir para hacer una demo reel. Con ella conseguirás transmitir el tipo de profesional que eres en muy pocos minutos....

Requiem Aeternam  Requiem Aeternam, composición instrumental, dramática, energética. Música adecuada para videojuegos, publicidad en radio y televisión....

How to make a videogame score  Here we are going to see the process to make an orchestral score, epic, emotional, evocative and rhythmic, suitable for videogames soundtracks....

Lotería, Navidad y Pet Shop Boys  ¿Qué tienen en común la Lotería de Navidad, Elvis Presley y los Pet Shop Boys? Pues a simple vista, nada, pero sigue leyendo......

Los nuevos tiranos de la industria de la música  Los músicos siempre han vivido rodeados de otros que se han aprovechado de su talento. Hasta hace poco estos han sido las discográficas, ahora, con la revolución de internet, son l...