Un lunes más, pero hay días aparentemente idénticos entre sí y en el fondo radicalmente diferentes en todos sus aspectos más internos o profundos. A veces el corazón se llena de aire fresco, se hincha con emociones sinceras, se resiste a ser carcomido por el horizonte gris de lo cotidiano, se rebela frente a su destino mortal, toca la ilusión de una felicidad fugazmente eterna y, por fin, se entrega con regocijo infinito y dedicación sublime a las bellas artes del amor a la Vida. Estas sensaciones han penetrado en mi existencia como un torrente procedente del Monte del Destino, ese lugar mítico donde los dioses juegan al azar de una tirada de dados con nuestras pobres existencias, arrojando como resultado paradójico una grandeza heroica atravesada por la resistencia valiente frente a esa imposición teocrática, en un acto de rebeldía sublime e inútil, por ello mismo grande y perenne. Así las cosas [dejo la inferencia probabilística para los interesados en las ciencias para(los)normales], comenzamos un periplo dulce, delicado, maravilloso con "Irma la dulce" del recientemente desaparecido Billy Wilder, con Jack Lemmon en estado de gracia, magistral, con una sutil ironía crítica sólo alcanzable por los hiperdotados en inteligencia y bondad. El Amor, sus vericuetos, rincones oscuros, afinidades, fingimientos, arrebatos, fervores, entregas, deslices, tensiones, pasiones y acciones, en "La Ronda" del genial Max Ophuls, responsable entre otras de las míticas "La señora de todos" y "Carta de una desconocida", ambas verdaderas maravillas de sutileza y buen hacer cinematográfico. Extasiado por la Viena finisecular, nido y germen del psicoanálisis freudiano, un poco de sana locura, anecdótica pero muy divertida, en la noruega "Elling" de Peter Naess, un recomendable divertimento sin mayores aspiraciones que las de hacer pasar un buen rato al respetable. Con el aroma del éxtasis adivinado, con el perfume del placer anticipado y deseado, se embarca mi alma hacia la búsqueda de una experiencia cinematográfica total y absoluta. El milagro nos sobreviene en la oscuridad confesional de la sala. "El hombre que nunca estuvo allí" de los hermanos Coen. Cómo explicar su belleza, su profundidad, su perfección formal, su sabiduría irónica, su ajustado sentido kafkiano, su brillante e insuperable estructura narrativa, su magistral desenlace, su compromiso ético y crítico, su ausencia de artificios innecesarios, su genial y demoledora percepción del misterio de la existencia, su propuesta original y descarnada, su... SUBLIME. Así es la nueva gran obra de estos genios inconformistas y extremadamente talentosos, para enmarcar y tener en DVD. Ya son dos las mejores películas del año 2001: "Mulholland Drive" de Lynch y "El hombre que nunca estuvo allí" de los Coen. A cuál mejor. Cannes lo vio y lo supo reconocer en su momento. Los yankees, of course, no. Y concluyo, soñando con el ardor del misterio, abismado en la psicodelia de "Miedo y asco en Las Vegas" del inefable Terry Gilliam, equizoide y provocador trabajo que a nadie dejará indiferente a poco que se sumerja en los aberrantes delirios visuales del ex Monty Python. Con el ánimo exacerbado por los efluvios embriagadores de la bella primavera, me despido de todos vosotros deseándoos un hipomaniaco comienzo de semana. P.D.: para los interesados en la buena filosofía, esta semana una magna obra cartesiana en la colección "Grandes pensadores". Aprovecho para recomendaros la inaplazable compra de las obras del maestro Freud editadas estas semanas anteriores en la citada colección. El último volumen "El porvenir de una ilusión" os incluirá también "El Malestar en la cultura", "Moisés y la religión monoteísta", y algún artículo de menor extensión pero idéntica importancia. Indispensable.
)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Yo sí estuve allí
Fecha de publicación: 2002-12-23 08:43:00, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 1449 veces)   (a 14 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Yo sí estuve allí

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*