Nos aproximamos con celeridad hacia el tiempo del intercambio de regalos, parabienes, felicitaciones, buenos deseos, ósculos, amores varios, amistades infinitas... para en breve caer de nuevo, el porqué sigue siendo un misterio, en bravuconerías, envidias, egoísmos, órdenes, negaciones, vacíos, ausencias y desapegos. Menos mal que la comunidad cultureta se vacuna con las bellas Suites para violonchelo (4,5,6) del genio J.S.Bach, utiliza los sonidos de increíbles fusiones étnicas elaborados por un magistral Joe Zawinul (gracias Oscar y Raúl), se parapeta tras la mística del Requiem de Verdi con dirección a cargo del recientemente galardonado Daniel Barenboim, y se escabulle con habilidad entre los sonidos metálicos de Extreme (Nuno Bettencourt, Gary Cherone, Pat Badger y Paul Geary), mostrando y demostrando que toda historia tiene 3 caras. El "crudo" de lo cotidiano trata de oscurecer con su banalidad y demagogia todo lo que roza, y nosotros, guerreros de la penumbra, le oponemos una luz aún más oscura, un río hermenéutico apoyado en la crítica mordaz, una resistencia pertinaz contra la colonización que los medios tratan de efectuar sobre el territorio de nuestro inconsciente, la amnesia voluntaria y autoprovocada aplicada al material audiovisual infeccioso, el gesto de un Play respetuoso y un "hacia delante" cada vez que sus idiotizantes mensajes apelan a nuestra credulidad. Señor, hágase la imagen-movimiento:

Beeban Kidron: A Wong Foo, gracias por todo, Julie Newmar. Muy inferior a la divertidísima y original "Las aventuras de Priscilla" de Stephan Elliot, las tres "drag queens" protagonistas tratan de presentar el glamour de aquella, fracasando en buena medida al intentarlo. No se puede negar el oficio de los tres actores principales (Wesley Snipes, Patrick Swayze y John Leguizamo), que sin embargo, y a pesar de sus esfuerzos, no logran la elegancia ni la deliciosa levedad de Terence Stamp o Guy Pearce. El film pierde más aceite que petróleo el "Prestige" y nos deja tan indiferentes como sólo puede hacerlo una declaración de Rajoy. Para olvidar.

Robert Redford: Un lugar llamado milagro. Buena dirección del gran Redford para una historia con un prometedor comienzo, un desarrollo abrupto y un final empalagoso y tópico. Crítica social contra los poderes fácticos en clave de comedia fantástica aderezada con golpes dramáticos de escasa incidencia. Infinitamente inferior a sus grandes creaciones como "Gente corriente" o "Quiz Show (El dilema)". Lo mejor, esa estupenda actriz que responde el nominativo de Sonia Braga y el villano encarnado por el inefable Christopher Walken. Prescindible.

Jean-Pierre y Luc Dardenne: El hijo. Lo mejor de la semana es esta magnífica película del tandem belga, que ya obtuviera reconocimiento y premios (mejor actor para Olivier Gourmet) en el Fesival de Cannes del presente y, a estas alturas, agonizante año. Los responsables de la estupenda "Rosetta" se embarcan en un nuevo experimento cinematográfico de elevado riesgo y excelentes resultados, proponiendo una aproximación absolutamente "limpia", despojada de cualquier tipo de artificiosidad innecesaria, sin música, casi sin diálogos, hacia unos temas complicados y difíciles, radicalmente interiores, a través de la utilización de cámara en mano y movimiento continuo, nerviosos primeros planos, seguimiento obsesivo de personaje principal, tratando de este modo de ofrecer un acercamiento fidedigno a un posible e incognoscible, tan enigmático para el propio protagonista como, me atrevería a decir, también lo es para los directores, flujo de consciencia materializada en actos de doloroso sentido y profunda significación emocional. Filmación a veces laberíntica que nos introduce en la opacidad vivencial que supone la pérdida de un ser amado, con el subsecuente proceso reparador anclado en la imaginería de la herida incurable y la venganza. Pero cuando los mecanismos elaborativos supuestamente normales, sancionados socialmente, fallan, se desfasan con relación a unos actos tildados por otros de incomprensibles, entonces puede surgir un drama personal intensísimo y una película como ésta capaz de reflejarlo. Una buenísima noticia para cualquier buen aficionado a lo mejor que hoy por hoy puede ofrecernos una mágica pantalla plagada de imágenes, mundos e historias al fondo de una oscuridad deliberada. Muy Buena.

Andrew Davis: Reacción en cadena. ¿Cómo es posible que se hagan semejantes películas y acaben estrenándose en nuestras queridas pantallas españolas? Así fue y, para eterna desgracia nuestra, sigue y seguirá siendo. Infumable subproducto yankee con pésima dirección y un argumento pretendidamente progre, denuncia ecologista por medio, que avisa sobre los peligros que cualquier aprovechamiento energético "limpio" engendraría si cayera en malas manos... El pobre Keanu Reeves corre y corre (casi tanto como Lola) de la mano de la buenísima (que está) Raquel Weisz, y Morgan Freeman no sabe si decidirse a matar o a llorar. En fin, un desaguisado que sólo podrán soportar los propaladores de la fusión fría. Lamentable.

Malcolm Clarke: La doble vida de Peter Warlock. Interesante telefilme con calidad superior a la media que suelen presentar estas producciones, que indaga en la doble personalidad mantenida por Peter Warlock, músico y crítico feroz contra su propia producción artística, manifestando ambos aspectos en dos configuraciones caracteriales que no llegarán a conocerse, a tomar consciencia de existencia recíproca, hasta el trágico desenlace final. El siempre competente Jeremy Northam dibuja una angustiosa escisión interior marcada por el necesario trauma iniciático y la posterior represión defensiva. Si bien es simplista en el planteamiento del trastorno, no lo es tanto cuando sugiere el tormento anímico del protagonista incapaz de desprenderse de sus fobias y dependencias fantasmáticas. Las implicaciones colaterales acerca de la función social de la crítica, su falibilidad o su necesidad, son temas poco desarrollados y que bien hubieran merecido un tratamiento al menos más extenso. No obstante, como ya adelantara al comienzo, interesante, que no es poco.

Bigas Luna: Caniche. El mejor Bigas Luna, el más hermético, oscuro, claustrofóbico y asfixiante, el que más y mejor profundizó en la pulsión de muerte entrelazada con el Eros, el atrevido e inclasificable, ese es el director de esta obra de culto, como ya lo fuera de la estimable "Bilbao", donde el mórbido mimetismo entra en juego insertado en una configuración incestuosa y canibalística marcada por lo meramente instintivo, lo fronterizo entre lo mental y lo orgánico, que hace su aparición en forma de perversión autodestructiva. Angustia y mucha disfuncionalidad surrealista (el propio Luna admite que la idea de su película surge de un relato que le cuenta Dalí) para una realización opaca e inquietante, con un Ángel Jové, siempre más pintor que actor, realmente inspirado. Los que se atrevan habrán previamente de preparar su sensibilidad y estómago. Buena.

Brad Anderson: Session 9. Los aficionados al subgénero del terror psicológico -conste que detesto este tipo de categorizaciones, valga ésta a modo orientativo- estamos de enhorabuena con esta importante película del premiado mejor director en Sitges 2001. Un antiguo macrohospital psiquiátrico servirá de marco para que un grupo de personajes encargados de su restauración se vean envueltos en una angustiosa y terrorífica trama donde los auténticos protagonistas serán sus propios y más inconfesados temores. El espectador pasa miedo casi desde el primer fotograma y el desarrollo de la historia está narrado con suma habilidad y precisión, situando la cámara en el momento y lugar adecuados, utilizando adecuadamente las elipsis y los giros inesperados de guión, despistando deliberadamente con sonidos e imágenes aparentemente inconexas, culminando, en fin, en el horror absoluto tras haber hecho buen uso tanto de las referencias terapéuticas bien apuntadas (que la psiquiatría parezca descubrir el mecanismo de la represión en los 80’s no es fallo de guión sino desoladora realidad acerca de su intransigente vanidad: ¡Freud ya lo descubrió antes de iniciar el siglo XX!) cuanto de las concatenaciones de elementos históricos y metafóricos (el vampirismo del propio edificio mediante su forma de murciélago). Una auténtica película de terror. Buena.

Y ya me voy una vez más, acariciando un sueño de ubicación definitiva, rodeado de joyas imperecederas, subyugado por "El Ángelus" de Millet que habrá de ser maravillosamente diseccionado por Salvador Dalí, embriagado por las razones para actuar que pueda ofrecerme John Searle, a la espera de devorar "El cero y el infinito" de Arthur Koestler, finalmente con la intención de introducirme en los misterios antropológicos de Clifford Geertz. Y es que, como bien señalara el escritor y psicoanalista belga Henry Bauchau, "la vida es una sucesión de pequeños triunfos alternada de grandes derrotas". Uno siempre pierde más de lo que gana. Al cabo, uno siempre morirá más tiempo del que haya vivido. Lo cual añade el interés de la absurda rebelión frente al fatal destino. Sin esa no aceptación del anterior axioma nada parecería tener sentido, aun sabiendo que en el fondo no lo tiene. La lucidez abrasa como un fuego negro que, paradójicamente, atenúa el sufrimiento, incrementándolo de otra forma. Siempre son las tres caras de la misma moneda.

P.D.: Enhorabuena también a Pedro Almodóvar y su enorme "Hable con ella". Gran película justamente valorada en los premios que más debieran importarnos a nosotros, los dedicados al Cine Europeo. Tras esto, lo del Oscar es mera anécdota, aunque a todos nos haría especial ilusión que ganara ese extraordinario director llamado Fernando León de Aranoa. "Los lunes al sol", imprescindible.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Tuya, mía, nuestra...
Fecha de publicación: 2002-12-10 09:22:00, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 1423 veces)   (a 6 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Tuya, mía, nuestra...

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*