Una semana más para tratar de lograr esa armonía con el Universo-Uno que nos rodea y penetra, pues en sí mismo ES nosotros, pues nos habita, estamos hechos de Él y con su caída daremos asimismo con nuestros huesos en el polvo es polvo de la desintegración total. Y gracias a ello nos reunificaremos en el Todo. Tras este razonamiento un tanto falaz retorno a los sonidos espirituales cuya metáfora alada me transporta hacia zonas de incertidumbre metafísica. No es otro que el Te deum del maestro francés Marc-Antoine Charpentier (1634-1704), amigo de Molière y oponente declarado de Lully, el que decididamente me hace calzar unos imaginarios coturnos de estrás con que rayar el cristal oscuro del ocaso. Camino a oscuras cogido de su mano y me sumerjo a continuación en una capa fluida que por momentos me ahoga hasta un punto de asfixia. Me diluyo. Paso a un desplazamiento contingente de un vagón de contenidos a otro diferente, unidos entre sí por cadenas conectivas que los relacionan. Ya no me percibo Yo y es un ente desleído el que ha tomado su lugar. Por eso siento temor y me aferro a uno de los receptáculos con la esperanza de suturar esa brecha abierta en el lado del Ser. El significado ha de petrificarse hasta cierta medida si con ello hemos de evitar el insoportable balanceo del sentido. Abro los ojos y siento cobijo y protección en la suave cuna de su mirada, en la caricia dulcificadora de un amor que me redime al constituirme como sujeto separado del Otro social. Es ese punto de luminosidad salvadora el que me inunda, elevándome hasta la posibilidad que otorga la intersección de su danza con la voluntad de la mía, para acabar transformándose en un contacto susurrado, un nombramiento "in pectore", una levísima y temblorosa presión otorgada por la regalía de la proximidad: PUSH IT LOW:

Eloy Lozano Coello: Bellas durmientes. Con la perfecta utilización de la música de Valentin Silvestrov (Sinfonía V), habiendo basado la historia en la novela "La casa de las bellas durmientes" del Nobel en literatura, el japonés Yasunari Kawabata, y contando con el actor Clive Arrindell (el calvo ángel wendersiano de la lotería de navidad) para el papel protagonista, el realizador español arma un extraordinario y enigmático relato que versa con refinada delicadeza sobre las extrañas relaciones mantenidas entre la Belleza y la Muerte. El protagonista, un profesor de literatura inglesa, invitado por la Universidad de Santiago de Compostela para impartir unos cursos sobre la materia, se verá envuelto en una oscura aventura que le conducirá progresivamente hacia el fondo más escondido de sí mismo. Arropada por la abrumadora belleza natural de la costa gallega, cosa que el director aprovecha perfectamente en sus planos referidos a la noche y al balanceo de las olas, se halla una mansión a la que suelen acudir hombres maduros con el objetivo de pasar la noche acostados junto a mujeres jóvenes poseedoras de una hermosura extraordinaria, y cuya peculiaridad consiste en permanecer dormidas durante el transcurso de la noche, siendo totalmente ignorantes de lo ocurrido a su alrededor, sin saber jamás quién fue el hombre acompañante que durmió a su lado. El profesor recién llegado al campus universitario entra en contacto con esta mansión y comienza sus visitas nocturnas. Poco a poco el misterio de las durmientes va envolviendo su agostado corazón y dispara sus ensoñaciones más atrevidas, mezcla de recuerdos erotizados atravesados por sus experiencias de engaño y culpa. Sus reflexiones arriban paulatinamente hacia los territorios fronterizos dominados por el temor a la muerte, acompañando a éste un profundo dolor provocado por la plena consciencia de la pérdida vital (de la juventud, del vigor, de la ilusión, de la creencia), que fustiga el cuerpo mediante una renuncia al deseo socialmente sancionada y promovida. Las inquisiciones de su pensamiento son profundas y se anudan a diálogos verdaderamente magníficos, cada vez de una mayor densidad conceptual que se ve reforzada a la vez por sus monólogos en compañía de esos deslumbrantes cuerpos sin consciencia y una serie de pesadillas realmente estremecedoras. Una ausencia queda signada por esos cuerpos esbeltos que reposan ajenos a todo lo que ocurre a su alrededor, convirtiéndose en continentes de anhelos y frustraciones procedentes de unos hombres que han llegado a compadecerse de su propia decrepitud, hallando en la frescura inmaculada de su tacto, pues las ninfas dormidas son vírgenes, una paz rayana con el abandono extático del místico. El desenlace accede sin duda al orden del poema visual y lanza su significado hacia una composición de meditado simbolismo onírico, reafirmando la existencia de una lúnula compartida entre la amenaza insidiosa de lo siniestro y el necesario velo de la belleza como forma privilegiada de contención y acceso a ese insoportable horror, al modo de un suave y dulce pliegue causante del traslape del auténtico saber. Una gran sorpresa para áulicos espíritus exigentes y amantes del cine convertido en inquietante objeto de expresión artística. Excelente.

Y ya os dejo una semana más, mientras en la sucinta despedida me embosco en la espesura de unas reflexiones que me llevan a contraponer el modelo euclidiano-axiomático de inteligibilidad científica y el más falsable de carácter popperiano, no viendo en ningún momento claro hacia qué telaraña conceptual y lingüística tales pensamientos me aproximan, pues desgraciadamente suele estar muy en boga en los telemedios ponerse en berlina con tal de hacerse uno (u otro) meramente visible, emitiendo para ello un inexistente sentido de falsa completud. Y al constatar el máximo detalle inaprehensible, al observar un hipotético Todo en una perversa panopsis publicitaria, es precisamente cuando se vela el entendimiento y se anula la percepción necesaria para poder, a partir de ella, establecer una conexión necesaria. Y ese algo obliterado, del que las disciplinas reniegan su posibilidad de saberlo, me asalta ahora como un mero residuo sonoro, un murmullo casi imperceptible que me conduce hacia el núcleo cordial desde el que Galeno (¿por qué se olvidaron de él en la colosal "Gladiator"?) pudo hipotetizar imaginarias localizaciones morbosas, para hacerme por fin concluir mis desaforadas pesquisas en los intersticios del significado, allí donde el silencio resuena y reverbera su negativa a ser alguna vez dicho. Se hace la calma, la quietud se posa como un pesado manto transparente, y el dulce susurro de su voz me consuela, me arrulla, me sosiega. La V Feria "Madrid por la ciencia" ubicada en el pabellón 3 del IFEMA nos verifica cómo el saber científico se asienta indudablemente en la exclusión operada sobre el "sujeto de la ciencia". No hay otro modo de formalizar ese tipo de escritura. Meditamos y así es como llegan una vez más hasta nosotros los sonidos que nos han embriagado durante estas últimas horas en la Real Iglesia de San Ginés ("Réquiem" de Mozart) y en la Parroquia de Santa Teresa y Santa Isabel ("La Pasión según San Juan" de J. S. Bach a cargo de la prodigiosa Capilla Real de Madrid), haciéndonos mantener la fe en las capacidades de empatía y bondad del ser humano condignas de su espiritual talento creador, y es entonces cuando por fin el dulce sueño emite una vez más para nosotros el imperceptible rugido de la verdad.

P.D.: La semana próxima el Rincón comienza su semana de Passion y la dedicará a la observación de una estricta norma de meditación y abstinencia. Nueva crónica, pues, a partir del 29. Buena y contundente flagelación para tod@s nosotr@s. Expiemos así los muchos y variados pecados con que solemos alimentar nuestras paganas existencias.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Susurros
Fecha de publicación: 2004-04-07 12:52:00, por Adrián Martínez buleo   (visto: 1289 veces)   (a 6 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Susurros

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*