"Él le teme a todo, porque no puede olvidar nada."
Elias Canetti
 
La densidad de la oscuridad que se cierne sobre el mundo conlleva su propio peso específico en desesperación y locura. A veces esa misma locura puede ofrecer una especie de alternativa grotesca, absurda incluso, para desidentificarse de la masa gris del entorno. El autoproclamado Loco, el marginado por voluntad propia que renuncia a los supuestos privilegios potenciales que la sociedad le ofrece a cambio de vender su trabajo, su creatividad, su alma, genera así su extraño universo a partir de pensamientos, imágenes, conceptos y palabras de cuño propio en el que comienza a describirse mediante raras combinaciones mentales. Palabras de uso poco frecuente acuden a su cabeza para poner párrafo a las descripciones despectivas de que suele ya ser objeto. Un verdadero badulaque, un auténtico seboruco, una especie de langur circense, convertido en ridículo polichinela de nostálgicos flejes de plastilina, o tal vez un defenestrado capitoste que acabó ejerciendo de patético tamarindo, o quien sabe si no sería un escritor orate en busca de un supuesto tiempo perdido...
 
De nuevo La Memoria se le aparece como la pantalla en que poder proyectar algunas de sus obsesiones más personales y profundas, un palacio de cristal teñido de brumas y neblinas que oscurecen el horizonte de sus pensamientos, una serie de oscuros retazos que sin embargo le sirven para inmovilizar un fugacísimo fulgor repleto de poesía y sensibilidad, allí precisamente donde el rastro de las infinitas conexiones con el pasado se pierde en medio del oleaje de un océano imaginario: los no menos infinitos mares de la elaboración fantaseada de la propia identidad. Apuntes sepultados bajo el manto de un olvido que posibilita todo recuerdo; un agujero en torno al cual se voltean los rostros y los sonidos incongruentes, un huevo sobre el que sobrevuelan como buitres los últimos resquicios de cordura...
 
... Porque la auténtica Metáfora omnipresente en toda nuestra vida es precisamente la de "Nuestro Destino", como si de alguna manera el Arte pudiera acceder al centro mismo del Concepto, de la Idea que sustenta a todo y a El Todo, mediante el uso indiscriminado de sinestesias multiformes aplicadas por doquier a cualquier ámbito de la realidad. Ya no hay forma de esconder nada en el cuarto oscuro de los Recuerdos y la Realidad se aparece en forma de retazos, como destellos luminosos que nos hablan de una oscuridad insondable, epifanías del Misterio. En medio de esa inmensidad desconocida uno puede adentrarse hacia el fondo de sus propias tinieblas. Al perderlo todo uno podría recuperar su alma, aunque el cuerpo es otra historia.
 
... "Lear but not Fear"... (¿Qué extraño hilo le ha llevado hasta este punto de referencia? ¿Qué enredada madeja de imágenes está desovillando en el interior de su mente?) Escucha el extraño sonido de unos pasos de hierro, como el sordo chacoloteo de unas pezuñas gigantes. El gran Jean-Luc Godard emprendió un estudio tal vez excesivamente experimental pero no por ello menos fascinante de la complejidad que habita la tragedia de William Shakespeare. Una y otra vez nos martillea con el inicio de la obra y el Silencio deliberado de Cordelia. Un silencio que es atronador, que grita, que aúlla una Verdad que el Rey tendrá que ir descubriendo por sí mismo hasta su extinción final. Na-da. "Nothing". Al final la cinta estrujada por Woody Allen, brevísimo alter ego del cineasta francés; la trama se ha transformado misteriosamente en una poderosa reflexión acerca de la realidad y del absoluto poder alienante de las Imágenes.
 
Grigrori Kozintsev también lo sabía. Su aproximación oscura, en riguroso blanco-y-negro, expresionista en el sentido más emocional del término, contrapone acertadamente a la figura del monarca la del bufón. En Godard el señor Enchufes ofrece eléctricas claves de interpretación. Movie à clef. De nuevo aparece el personaje al que le está permitido desde su posición marginal lanzar advertencias, admoniciones, críticas y hasta insultos al lugar absoluto del Poder. El Poder soporta ser parodiado a condición de establecer la visibilidad y ejercer el control sobre la figura encargada de realizar la sátira. Pero la Verdad, una vez lanzada, sea la procedencia bien establecida o menos, alcanza puntos sensibles y ofrece efectos de resistencia innegables.
 
..."Lear and Fear"... (¿Qué desconocido interés le ha conducido hasta el punto de tener que desnudar su Alma y arrastrarse por encima del fango de su autoridad perdida?) El Miedo se apodera de los espíritus, de los cuerpos, de los anhelos y deseos y establece su reinado de sombras a través de una susceptibilidad sin límites. El espía de las vidas ajenas, panopticum en que él se convierte en la única excepción a la Ley de observación transparente (siempre el sueño de no estar sometido a la Ley de estructuración del Deseo), le hace transformarse poco a poco en la figura que, viendo lo que ve, es capaz de engañarse también a sí mismo con una eficacia perfecta. Hasta desaparecer del entorno construido desde la óptica alienada rebotada en la mirada alucinada de los observados. De esa manera se diluye aun más y es capaz de fabricar un discurso falso sobre sus propios hallazgos, lo cual le hace perderse dentro de otro laberinto más enrevesado si cabe, toda vez que ha llegado a una conclusión definitiva: la vanagloria de lo que se desconoce salvaguarda la vanidad sobre lo que se cree conocer, ya que la jactancia acerca de lo que se cree conocer lleva irremediablemente a la herida narcisista. La explicación es sencilla: nunca se conoce y el fracaso está garantizado. Godard retuerce el discurso para que se repita indefinidamente la perplejidad frente a un conocimiento ficticio asentado en una retórica vacua. ¿Cómo ésta? Son ejercicios de metaficción sin sentido. Pero el Miedo es un dolor real. El Miedo puede llegar a ser un sentimiento tan fuerte, tan invasivo y total, que sin duda será capaz en ese caso de hacer que la persona que así lo sufre permanezca uncida para siempre al carro de sus inhibiciones y culpas. ¿Cómo entonces sobrevivir a él? ¿Cómo encontrar el punto equidistante entre su preeminencia paralizadora y su ausencia aniquiladora? ¿Cómo llegar a poder olvidar aquello que le es imposible meta(bol-for)izar si sabe, como ya fuera apuntado, que esa falta de digestión conduce al sur(g-t)imiento del recuerdo que le constituye?
 
 
...Tal vez sea ya medianoche en la Historia o tal vez lo lleve siendo durante demasiado tiempo. Las tesis de Benjamin (re)claman justicia para los Muertos y en un universo paralelo, el de la literatura, podemos asistir a desciframientos de carácter realmente simbólico. Pero la oscuridad sigue creciendo y esto nos llevará al final del camino en la próxima entrega de nuestro adorado Rincón.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Muerte y Supervivencia III
Fecha de publicación: 2007-03-14 08:03:16, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 1196 veces)   (a 7 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Muerte y Supervivencia III

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*