"Si, pues, la luz que llevas en ti es oscuridad, ¿Cómo serán de densas tus tinieblas?"
Mateo, 6:22
 
Una semana más asaltado por pensamientos oscuros que, paradójicamente, tienden ciegamente hacia zonas lógicamente más luminosas. Es extraño que la mente pueda disociarse en un sentido no patológico para posibilitar un doble y particularísimo fenómeno existencial. Por un lado la inmersión de claras resonancias inconscientes, oníricas, con todos los malabarismos alucinógenos y la truquerie imaginaria que ello implica, en las sombras anímicas que a todos y cada uno de nosotros nos habitan. El resultado de tal proceso no puede arrojar como resultado escrito más que un elegiaco laconismo sentencioso cercano al aforismo fulgurante y seco. Por otro, la compaginación lógica y simbólica de los anteriores hallazgos visivos con un lenguaje mucho más articulado y transparente para posibilitar de esta forma un acceso más productivo e iluminador sobre aquellos contenidos opacos. Al tratar de anudar ambas dimensiones, de recorrerlas en direcciones reversibles y posiblemente en sentidos deliberadamente forzados, es como si al final del trayecto se estuviera de nuevo al comienzo del mismo pero sin haberlo visto todo, algo así como un recorrido interminable sobre una banda de Moebius perseguidos por las hormigas rojas de Escher. Las consecuencias que esto puede traer para quien lo experimenta son también imaginarias, provocando como inequívoco síntoma un cierto efecto revulsivo, estragado, contra el orden establecido de las reglas y las apariencias sociales habitualmente aceptadas y tratadas como si fueran la realidad última de las cosas, transformándose de esta curiosa manera la propia opinión en poderosa debeladora de la percepción culturalmente diseñada y construida a partir del penoso estiaje emocional e intelectual globalizado. El pensamiento queda momentáneamente convertido entonces en milagroso esparavel que, lanzado sobre el proceloso piélago conformado por la inmediatez del tiránico caos de lo actual, pero movido con ritmo célere e intuición sensible (no existe verdadero pensar que no se halle veteado por lamas de auténtico sentimiento) es capaz de capturar detalles verdaderos y significativos acerca de una realidad compleja y multiforme, ya casi imposible de interpretar de un modo coherente. Esos fogonazos extraídos de la más absoluta Oscuridad traen paradójicamente la Luz... ...resulta encomiable y sobre todo necesario el duro trabajo arqueológico que viene de un tiempo a esta parte llevándose a cabo con objeto de recuperar de algún modo la fragmentada realidad que subyace a nuestra maltrecha Memoria Histórica; expresión que parece aquejar pleonasmo pero que en realidad no afecta de ese vicio al manejar un determinado concepto de "memoria" no sólo como almacén transparente de supuestos recuerdos más o menos objetivos y objetivables sino más bien al modo de un foco de procesamiento profundo cuyo enfoque es capaz de sacar a la luz datos archivados en diferentes sistemas memorialistas de registro para así poder enfrentar una ingente tarea de reconstrucción de lo que plausiblemente pudo haber sucedido y con toda probabilidad sucedió. Los enemigos de tales pesquisas suelen argüir planteamientos que traslucen sus auténticas intenciones egoístas y puramente defensivas, con lo que de complicidad subrepticia más o menos consciente tales posturas beligerantes impepinablemente acarrean:
  1. Es mejor no remover sucesos traumáticos del "pasado". Esta postura es ingenua ya que parte de la base de que el pasado es algo así como un pedazo temporal que pueda arrinconarse a voluntad y para siempre. Precisamente si existen datos que nos hacen pensar en traumas anidados en tiempos pasados resulta prácticamente seguro asegurar que tales acontecimientos no dejan de ejercer su influencia sobre el presente a través de resignificaciones erróneas lanzadas una y otra vez desde el tiempo actual. Mirar a otro lado no anula la influencia de aquello que sucedió y pretendemos inútilmente olvidar.
  2. Lo pasado, pasado está y nada puede hacerse por modificar aquello que una vez tuvo lugar. Invalidada también esta afirmación por el hecho incontrovertible de la reinterpretación continua del pasado por el significado presente, lo que verdaderamente presupone es una asunción no cuestionable sobre la supuesta injusticia cometida contra las víctimas del pasado. Ese "nada puede hacerse" equivale a decir "dejemos las cosas como están" para evitar así cualquier atisbo de culpabilidad o responsabilidad por las atrocidades cometidas en nombre de una supuesta ética ideal o ideología.
El franquismo, con su represión brutal contra los vencidos durante los años más duros de la posguerra, su incapacidad de cualquier atisbo de pensamiento ligado a ciertas pretensiones de cambio social inicialmente propuestas por José Antonio (qué cobardía táctica más execrable la del general CIBORG <<Caudillo-Infame-Bergante-Ominoso-Romo-Gris>> retrasando e impidiendo cualquier intento de liberación del líder falangista durante su estadía en la prisión de Alicante, donde finalmente perdería la vida), su creación de una monstruosa burocracia cómplice en la creación y mantenimiento de una rígida estructura oligárquica cuyo objetivo principal siempre fue el de limpiar toda huella que pudiera implicarla en el terror impuesto sobre una masa de esclavos escasamente remunerados, su colusión ideológica con un repugnante y rancio catolicismo puesto vergonzosamente al servicio de la justificación del levantamiento golpista y la posterior masacre indiscriminada en las zonas "reconquistadas", su infame y específico "archipiélago Gulag" distribuido por toda la geografía española y conformado por una red concentracionaria destinada a la expiación de una supuesta culpa imaginaria contra los valores sagrados de la civilización occidental, su casi permanente parálisis a la hora de asimilar y promover nuevos avances culturales que pudieran de alguna manera colocar en tela de juicio algunos de los más insostenibles axiomas acerca de la condición femenina en particular y humana en general; todo ello, digo, ha de ser traído al presente mediante un ejercicio memorialístico basado en la investigación valiente y deprejuiciada de toda una nación, la nuestra, cuyas nuevas direcciones políticas afortunadamente poco o nada tienen que ver con cruzadas apostólicas o colectivizaciones revolucionarias, las mismas que por cierto con tanta ferocidad cruel fueron combatidas por los comunistas republicanos en lo que desgraciadamente vino a ser una nueva guerra civil dentro de la Guerra Civil Española.
No se trata, pues, de sajar molestos diviesos ideológicos o de levantar violentamente todas las manchas del cordobán hispánico con la estira del resentimiento, tampoco de ajustar cuentas teniendo como objetivo prioritario una despiadada venganza de efectos retroactivos (a muchos de los actuales progres y liberales les alcanzaría de lleno) o de transformarse en aquel defenestrado réprobo que ahora se toma el justo desquite por las innumerables ofensas sufridas; más bien de establecer una cierta justicia de las víctimas basada en una reconstrucción de los hechos a partir de las fuentes y de la Memoria. No hay nada malo en ello, al contrario, sólo así podrán las voces airadas de los Inocentes (inocente es aquel sacrificado a manos de cualquier verdugo cuyo monstruoso acto de exterminio se ampara en razones supuestamente éticas e ideológicas) dejar de gritar desde el pozo oscuro de la soledad más radical y absoluta, la representada por el Exilio definitivo de esta vida, la Muerte. La afrenta ignominiosa de los anteriores destierros hubieron de sufrirla durante demasiado tiempo. Es hora de buscar el Tiempo Perdido, de reparar, de buscar la alborada de nuestra propia redención, de encender una vela en medio de la impenetrable oscuridad del Olvido.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Muerte y Supervivencia II
Fecha de publicación: 2007-02-28 08:02:37, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 1109 veces)   (a 7 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Muerte y Supervivencia II

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*