Nos despertamos con una noticia ciertamente triste. No es que hayan encerrado a Gil (lo interesante sería la cadena perpetua para personajes de su calibre), tampoco la huelga general contra el fascista Berlusconi (aquí deberíamos de tomar ejemplo), ni mucho menos las quejas de la mediocre actriz Penélope, cuyas razones vienen motivadas por el lógico desprecio a sus últimas y nefastas intervenciones cinematográficas, qué va, nada de eso; lo triste es que ha desaparecido el actor televisivo Robert Urich (algunos lo recordarán como el detective Spenser), que venía siendo carcomido por un terrible cáncer durante los últimos años. Actor siempre correcto en las infames producciones en que intervenía, la producción serial televisiva pierde a uno de sus mejores baluartes y rostros más agradecidos. Hasta siempre, ahora te tocará entretener al corro de ángeles y demonios más allá de las estrellas (eso sí que debe de parecerse al Bad Brother). Mientras tanto, el pueblo elegido (¿por quién?) continúa masacrando a una pandilla de fanáticos ignorantes cuyos actos suicidas traslucen una férrea y brutal desesperación. Menos mal que la belleza de Wei Hui nos hace olvidarnos un poco de las penas cotidianas, esperando con impaciencia (¿cuándo Señor, cuándo?) la llegada a nuestras pantallas de la última producción de Zhang Yimou; tiemblo de emoción cada vez que anticipo la sublime experiencia que a todos nos espera. Y así, otro mañana más, otro días más en este puesto perteneciente a intereses que me/nos son ajenos por completo, mi espíritu instilado con la amarga sensación provocada por el ambiental polen de primavera, mi ánimo exaltado por la anticipación de sueños que jamás o difícilmente se realizarán, mi cabeza en plena ebullición dolorosa de ideas que se desgarran en un despiadado combate de selección natural, mi inconsciente trabajando a toda máquina, vertiéndose sobre significantes anudados a oscuros y amenazantes afectos, mi kafkiano sentido de la existencia atrofiado bajo el peso de la ritualización laboral del suicidio colectivo; así, como digo, otro ambiguo mensaje más. ¿Puede haber algo mejor que comenzar la mañana reafirmando, renovando, los votos culturetas que constituyen nuestra especial y perversa comunidad "arrinconada"? Somos, como bien señalan los Extremoduro, una Minoría Absoluta.
)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Minoría absoluta
Fecha de publicación: 2002-12-23 08:45:00, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 1486 veces)   (a 5 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Minoría absoluta

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*