Comenzamos una semana más con la proximidad de la festividad Navideña en el lejano horizonte, ya se aprecian los preparativos en las arterias del centro madrileño, y con la felicidad de haber asistido a la culminación de los esponsales entre dos personas ciertamente excepcionales. Felicidades, pues, para Agustín y Carmen, y qué mejor para celebrarlo desde el Rincón que la bella alegría del "Je te veux" de Satie, la elegancia sublime del "Waltz of the Flowers" de Tchaikovsky, el romanticismo lírico de los "Nocturnes" de Chopin, el funk trepidante de Earth, Wind and Fire con su "Let´s groove, y la exacerbación de los sentidos a través del "Superfunkycalifragisexy" del genial Prince. Las imágenes llegan de nuevo a la mente como alados pensamientos en migración constante y despiertan un tic pulsional que concluye con la presión del botón mágico. Let´s go! Play:

Zhang Yimou: Happy Times. Que este cineasta chino es un artesano de la imagen capaz de alcanzar cimas de emoción incomparables en cada una de sus nuevas entregas es simplemente un hecho verificable al 100%. En esta ocasión nos regala una historia de profunda humanidad y gran sensibilidad en clave de comedia algo surrealista, que conmueve y divierte con igual eficacia, sirviéndose para ello de una estudiada naturalidad en la confrontación de dos personajes que transformarán su existencia a través de la bondad y la compasión. Ha vuelto a hacerlo, ha vuelto a dar en el blanco. Un auténtico maestro y uno de los cineastas preferidos del Rincón. Muy Buena.

Henry Hathaway: La jungla en armas. El director de "Niágara" firma una producción de 1939 que vista hoy resulta de lo más agradable y aleccionador, pues nos retrotrae a esa fascinación ingenua que el cine era capaz de provocar antes de la segunda Gran Guerra. Cine de aventuras puro y duro, con un Gary Cooper muy en su papel de médico heroico y una inverosimilitud sin límites que otorga un aura mágica a una cinta con conseguidísimas secuencias de acción. Para auténticos amantes del cine de simple acción, que no acción simple o simplificadora, sin por ello tener que renunciar a una calidad exigible a todo film que se precie. Muy interesante.

John Korty: Mirada al más allá. Execrable telefilme de consumo de sobremesa que apela a una historia de Kipling para aburrir al personal con niños fantasmagóricos a la busca y captura de un pasaporte hacia el cielo. Los actores son muy malos, exceptuando a Vanessa Redgrave claro, y consiguen provocar carcajadas cuando lo que pretendían era emocionar. Como diría mi gran amigo Chapi: Patética, patética.

Adolfo Aristaráin: Un lugar en el mundo. Este sí es otro mundo. El de Aristaráin está poblado por emociones verdaderas, inteligencia desbordante, compromiso político, diálogos profundos y cortantes, y unos personajes de "carne y hueso" con los que resulta fácil identificarse y andar un camino de amor, dolor, conflicto y descubrimiento. El universo de este importante cineasta argentino está habitado por seres que mantienen la dignidad a pesar de la derrota de las grandes utopías salvadoras de la humanidad en las que dijeron una vez creer, aquellas que traían escondido el infierno, y que luchan por continuar cambiando el mundo desde su reducido ámbito de praxis revolucionaria. De nuevo el inconmensurable Federico Luppi (¡qué hombre! ¡qué actor!, el mejor hoy por hoy en activo y en pasivo) compone uno de esos personajes con los que uno ha soñado siempre como padre, amigo, maestro y mentor, un hombre íntegro desgarrado también por experiencias contradictorias que le hacen fuerte y vulnerable al mismo tiempo, otorgándole así una sabiduría y una dignidad fuera de lo común. Aristaráin frecuenta "lugares comunes" de una forma nada habitual, haciendo de cada una de sus películas una experiencia vital profundamente enriquecedora. José Sacristán, Cecilia Roth y el resto del reparto están sencillamente perfectos. No caben dudas, al igual que su última obra que no os podéis perder, la magnífica "Lugares Comunes", una verdadera Obra Maestra.

Alejandro Amenábar: Abre los ojos. La que fue segunda gran película de Amenábar, tras su exitoso debut con "Tesis", fue y sigue siendo un film denso y sorprendente, con un excelente guión lleno de complejidades y matices, y una dirección trabajada a la altura de las pretensiones argumentales. Sin tanto alarde técnico como en la estupenda "Los Otros", este gran realizador consigue crear una atmósfera de inquietud existencial creciente a través de un juego de espejos narrativo, que poco a poco va desvelando las claves de una historia claustrofóbica y asfixiante anclada en grandes temas vitales como la traición de la amistad, la obsesión de los cuerpos, la (hiper)realidad de la imagen, la fragilidad de las identidades propia y ajena, la personalidad como especular juego de máscaras, la ficción de lo supuestamente real, la delgada frontera que separa locura y razón, la construcción inconsciente de los recuerdos, la cuestionable eticidad de ciertas prácticas tecnológicas y, por supuesto, la Muerte. Un ejercicio de alto suspense que corta la respiración y promueve la honda reflexión. Un talento, el de Amenábar, al alcance de unos pocos elegidos. Muy Buena.

Wolfgang Henschel: Post Mortem. Producción alemana que se adentra con no demasiada determinación y falta última de fe en sus auténticas posibilidades, que hubieran sido más de haber llevado la narración hacia otros puntos menos transitados, en la investigación acerca de unos misteriosos homicidios obra de un malvado asesino en serie. La novedad es que aquí se dan cita tres asesinos con diferentes perfiles y motivaciones, siendo finalmente uno de ellos el realmente psicopático. Ciertas interpretaciones personalistas de clara reminiscencia freudiana tienen interés hermenéutico y hacen que la cinta se vea por momentos con trabajada intriga. El tópico final desluce mucho el resultado y amarga definitivamente el sabor de boca. Prescindible.

Juan José Medina. El octavo día. Corto mexicano de animación que sorprende tanto en su excelente realización cuanto por el universo mórbido y tenebroso que es capaz de ir generando como réplica metafórica de la voluntad prometeica indisolublemente vinculada a la creación de monstruos. Inquieta y estremece hasta los tuétanos. Excelente.

Y ya me voy una semana más, con mi adorado Fernando Sánchez Dragó a punto de proporcionarme la lectura de su particular carta de Jesús dirigida a ese ser perverso, ególatra, egoísta, fanático, reaccionario y mentiroso conocido con el sobrenombre de "Papa" (es un lugar simbólico, un rol devorador de quien lo sustenta), y con la sensación de felicidad que me produce haber asistido a una nueva promesa de amor eterno por parte de una pareja que ha decidido unir sus vínculos emocionales hasta el fin de sus días. QUE LO QUE HA UNIDO EL HOMBRE NO LO SEPARE NI DIOS.


)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Lazos Humanos
Fecha de publicación: 2002-11-18 18:15:00, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 1552 veces)   (a 7 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Lazos Humanos

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*