{ parentesys.es :: }
Mi perfil


Fecha de publicación: 19/05/2005 07:51:31

La Imagen de las mil Palabras


   Una semana más que me anticipa una nuevas horas de merecido descanso en que poder sumergirme en reflexiones posibles, necesarias, probables y contingentes. Para ello espero la llegada de la medianoche, ajusto los audífonos, el sonido, la iluminación y pincho a continuación el memorable tema del mítico trío que durante los perdidos 80 se convirtiera por méritos propios en el mejor grupo dance de color: In the heat of the night de la banda compuesta por Lee John, Errol Kennedy y Ashley Ingram, con producción de los no menos míticos Tony Swain y Steve Jolley: Imagination. Pienso en el éxtasis que me produjo su temprana adquisición cuando yo contaba en mi haber temporal con tan sólo 12 años. Transcurría entonces el año 1982 y pude presentar mi preciado don para hacer partícipes de su sonora influencia a mis queridos primos, con el paso de los años ya convertidos también en verdaderos amigos, Antonio y Fabio, que con precoz sabiduría redujeron mis infundadas expectativas sobre un grupo que perdería fuelle con su correcto “Scandalous” y acabaría sus días en el fango musical del olvido con el infumable “Trilogy”. Recuerdo entonces la profunda tristeza que me produjo hace años contemplar a Lee John arrastrándose en uno de esos vergonzosos y vergonzantes programas televisivos de variedades matinales dedicados al entretenimiento masivo. Percibo mi imagen de aquellos instantes invadida por el deseo irrefragable y firmísimo de alcanzar un borrado y una inmediata restauración sobre aquello que estaba dañando mis órganos sensoriales. Apariencia e imagen como realidades fugaces e inescrutables en su opaco misterio animista. Vuelvo al momento actual donde llegan a mis oídos unas enigmáticas notas procedentes de la guitarra creativa de Oscar Hernández, constituyendo una base melódica de una nostalgia embriagadora. El proyecto sobre el que está trabajando también incluye potentes temas con identificables influencias funkies que prometen darnos momentos musicales realmente perdurables. Esto provoca en mí una nueva inquietud que me conduce inexorablemente hacia la consecución de una nueva experiencia musical, en esta ocasión abandonado con sumo deleite al éxtasis que me produce la obra maestra absoluta de Claudio Monteverdi denominada “Vespro della Beata Vergine” y que el compositor cremonés nacido el 15 de mayo de 1597 publicara en Venecia durante el 1610, trabajo que dedicó al Papa Pablo V. Es sin duda alguna un admirable connubio de elegancia y trascendencia capaz de crear a su través una cesura con la tradición devocional, provocando tal vez como resultado (hablo de mi propio interior) dos hemistiquios anímicos bien diferenciados. Son estos senderos complicados y fragosos, pues en el camino de la fe, de la duda, de la certeza y de la incertidumbre espiritual, tal y como bien señalaba el maestro San Agustín, “no era otra sustancia del linaje de las tinieblas, distinta de la mía, la que pecaba en mí.”

Todo se reduce a concebir la búsqueda de una verdad situada más allá de cualquier atisbo de imposibilidad o incompleción, y yo de nuevo la hallo en sus ojos, en su límpida y cristalina mirada, en la paz que cada día me otorga y me conmueve al aproximarme hacia esa luz situada fuera del alcance de toda visión de los sentidos. Mi gesto es el que termina siendo: PUSH IT IMAGE:

 

Elia Kazan: Un rostro en la multitud. El inteligentísimo, lúcido, traidor y genial realizador norteamericano de origen griego se anticipa al porvenir de una manera total cual nostradamus contemporáneo, y desde la misma fecha de 1957, año de la producción que nos ocupa, tiene los suficientes redaños y la necesaria perspicacia para ofrecer un diagnóstico hipercrítico y demoledor acerca de la ficcional y mentirosa sociedad de la imagen forjada en torno a la banalidad insufrible de las apariencias y a la manipulación abyecta de las conciencias e intenciones mediante el fraudulento uso del pensamiento débil y las adecuadas dosis de publicidad empaquetada en eslóganes de moralidad fácil y paraísos de artificiosa realización de deseos. “Solitario Rhoads”, que así se autodenomina el protagonista de esta diabólica fábula moral, es una especie vagabundo sin rumbo que arrastra su errabundez de bar en presidio y de cárcel en camino, ejercitando una falsa libertad ordinaria que, gracias al descubrimiento fortuito para un programa radiofónico de entretenimiento, comienza a navegar a través de las ondas con el impulso de su descubridora periodista y su estilo desenfadado y engañosamente a contracorriente. Kazan plantea esta particular odisea existencial de un modo ciertamente hábil, puesto que si la primera parte nos presenta el lado más amable y cómico de “Solitario” recordándonos de alguna manera la blandenguería a veces insufrible de un capriano Juan Nadie, nos introduce sin embargo en el reverso más sórdido y degradante de la historia una vez el (anti)héroe americano ha caído de lleno en las redes mediáticas y mediatizadas de producción y consumo de sueños falsos. En ese punto lo importante deja de ser el mensaje porque el medio ya se ha convertido en el mismo mensaje y de lo que en realidad se trata, lo que antes como ahora mismo importa, es el nivel de audiencia alcanzado por un programa que aparentemente sorprende por su espontaneidad pero que poco a poco se va transformando en una malla ideológica perfectamente diseñada y urdida para potenciar el consumo de productos e ideas. El director sabe de lo que está hablando y lo que pretender contar, no olvidemos la clara intención de tesis de demostración que el cine de Kazan siempre presentó, así que sumerge más profundamente a su protagonista en el fango de la alienación y le presenta finalmente como el único capaz de captar el voto del electorado para un senador de la vieja escuela, con lo que efectúa una hilazón magistral entre el falseamiento de la realidad operado por la neotelevisión y el alzamiento de poderes políticos completamente antidemocráticos. Porque Kazan anticipa la verdad de unos tiempos que vendrán marcados por la sobreabundancia de información, la pereza mental y existencial, el hastío material y espiritual y, sobre todo, que traerán grabada a fuego la exigencia de ser alguien absolutamente transparente y visible a través de la fama otorgada por los rayos catódicos y los hertzios electromagnéticos o sencillamente dejar de ser. Eso es justo lo que se puede contemplar tanto en el proceso degenerativo de “Solitario”, víctima propiciatoria del mismo sistema que él trata inútilmente de domeñar, cuanto en las conductas manifestadas por los personajes que representan la toma de consciencia respecto a la perversa realidad circundante: por un lado la periodista, fiel comitente, que termina por traicionar a “Solitario” del que permanece enamorada para tranquilizar sus propios demonios interiores aun a costa de cometer un acto que conllevará para ella otra culpa de otro carácter, y por otro el moralista interpretado por un contenido Walter Matthau cuyo fantasma de salvación reside en el convencimiento autocomplaciente que le otorga el libro que está a punto de publicar en oposición al emporio al que pertenecía y del que se considera no contaminado, incólume e impoluto. Una película por desgracia de rabiosa e innegable actualidad. También es una inmejorable ocasión para disfrutar durante unos breves instantes de una jovencísima Lee Remick. Profética.





Tags: 

Si esta información te ha sido útil, compártela:


Opiniones sobre el artículo

parentesys.es se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la revista, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hace en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.


No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.


Para escribir comentarios debes estar registrado:


Area Privada: 

Email


Contraseña

Si no tienes cuenta de usuario, regístrate aquí
+ El Rincón del Cultureta
LOS MEJORES DE 2013 (I)  La lista completa con todos los elegidos como MEJORES DEL AÑO en coloristas, heterodoxas y múltiples categorías....

LOS MEJORES DE 2013 (II)  La lista completa con todos los elegidos como MEJORES DEL AÑO en coloristas, heterodoxas y múltiples categorías....

LOS MEJORES DE 2012 (I)  Primer capítulo de la lista con todos los elegidos como MEJORES DEL AÑO en coloristas, heterodoxas y múltiples categorías....

LOS MEJORES DE 2012 (II)  Segundo capítulo de la lista con todos los elegidos como MEJORES DEL AÑO en coloristas, heterodoxas y múltiples categorías....

ESCENARIOS V  Escueta escenografía de pensamiento....

PARENTESYS.ES ELIGE A SUS MEJORES DEL AÑO 2011  La lista completa con todos los elegidos como MEJORES DEL AÑO en múltiples y diversas categorías....