Una semana más embriagado con el aroma de una emoción vital desmesurada, como una sensación existencial fruto de la interceptación de la onda de la vida por la inconmensurable Fuerza del Amor. ¿Acaso no eso precisamente lo que hace que lo no visible se haga visible? ¿No es precisamente esa intersección la provocadora de un espasmo cósmico en la Figura del propio cuerpo, como una histeria incontrolable, como un grito desgarrador arrojado a la cara del incierto futuro? Y me deslizo así a lo largo de una torre ornamentada con sombríos tondos y extrañas antenas, alotada sobre un cielo crepuscular, avanzando en una oscuridad creciente hacia un foco de sonido del que emanan las hermosas notas de la Suite No. 8 >Bot-Bat< (Tibet) de aristocrático Giacinto Scelsi (1905-1988), percibiendo también de soslayo las Cuatro ilustraciones sobre la metamorfosis de Vishnu, el dios hindú de la creación, lo que me transforma de inmediato en un rockero duro, muy duro, contorsionándome en un baile desenfrenado y convulso al Ritmo imparable del Wheels of Steel de Saxon, sin olvidarme por supuesto del enorme Abandon de los más que legendarios Deep Purple. Puedo entonces percibir el movimiento subyacente de mi cuerpo por debajo de mi organismo, mis órganos descentrados, tomando posiciones alternantes e intercambiables en un éxtasis de Sensación Pura. No, en efecto, no hay restos de LSD a mi alrededor y sé que el sistema de correspondencia colores-sonidos que me rodea es únicamente fruto de mi propia huida corporal. Escucho a lo lejos el aleteo espiritual del Réquiem mozartiano y pienso en sus ojos, en su bella mirada, en la tranquilidad inyectada en vena, en la seguridad de amar sin concesiones, en la luz que se aproxima a toda velocidad, en su impacto inminente: PUSHI IT CRASH:

Costa-Gavras: Mad city. El interesante cineasta que siempre resulta ser el realizador nacido en Grecia y luego nacionalizado francés Costa-Gavras se lanza en esta ocasión con toda su artillería pesada hacia el cumplimiento de un objetivo más que loable, es decir, deseable y necesario en los truculentos tiempos virtuales de simulacro que nos ha tocado sufrir: realizar una crítica diagnóstica y demoledora contra el poder perverso y mortal de la opinión pública (la menos pública de las opiniones) manipulada concienzudamente por sistemas informativos de camuflaje al servicio de intereses particulares, y poseedores de una estrategia de suplantación y modelamiento asentada en una numerología de las audiencias que se nutre de su propia mentira prefabricada. Los medios generan la realidad al tiempo que aseguran reflejarla y así determinan destinos individuales y colectivos en una espiral creciente de responsabilidad diluida y culpabilidad etérea. Es precisamente lo que Costa-Gavras trata de poner de manifiesto a través de esta película de tesis, muy lastrada por la interpretación de unos personajes demasiado prototípicos cuyo mejor valor se halla en la ejemplificación esquemática de una estructura de dominación que se repite diariamente en multitud de dramas aventados mediante los pestilentes "reality shows", noticiarios espectacularizados, crónicas de corazones basura y demás excrecencias catódicas.

John Travolta encarna un vigilante que ha perdido su empleo y cuya mala fortuna, resultado de un accidente fatal y la presencia como observador directo del periodista ambicioso y sin escrúpulos bien ejemplificado por el correcto Dustin Hoffman, precipitará una secuencia mediática que dará con sus aspiraciones de reconocimiento y dignidad en su aniquilación psicológica y por último física, consumando un suicidio que se nos aparece como la consecuencia lógica e inexorable de la interacción entre la personalidad débil e infantil del vigilante y la cruda tergiversación publicitaria a la que se verá sometido por motivo de conflictos e intereses que nada hacen por resolver su auténtico problema humano. El filme resulta concluyente en la demostración de su hipótesis y finalmente se olvida de otras bondades cinematográficas en aras de obtener una mayor repercusión crítica. No siempre éste es el camino más adecuado para fomentar un pensamiento alternativo y a veces la simplificación excesiva en las relaciones causa-efecto tiene justamente el efecto contrario, desvirtuando el análisis que pretendía llevarse a cabo. Algo de esto le sucede a la demostración de Costa-Gavras que, sin embargo, nos regala un filme de excelentes intenciones que al menos plantará la semilla para espolear las adormecidas conciencias de unos telespectadores tan pasivos y moldeables como suelen marcar los todopoderosos índices de mercado. La película, en fin, no sólo resulta representativa de su particular facundia crítica, sino que podemos considerarla dotada con parte de la incisiva brillantez lúcida en él característica. Interesante.

Continúo elevándome, floto y me impulso en una danza maravillosa hasta por fin acabar contemplando la bella y poética ingravidez metafísica de los mobiles (así acuñó el concepto el gran Duchamp) creados por el artista-ingeniero Alexander Calder. Constituyen una fabulosa serie de variaciones alotrópicas sobre la creación escultórica del espacio-movimiento en una masa de levedad lírica que atraviesa la mirada, como un soplo de volátil gestualidad, como un susurro espiritual. Ella toma mi mano y tira de mí hacia suelo firme, allí donde nos esperan Demetrio (Sobre el estilo) y Longino (Sobre lo sublime), y en ese mismo instante experimento otra nueva y sutil sensación: la Fuerza de Atracción operando sobre la sístole-diástole de mi corazón.

P.D.: Saludamos a un nuevo miembro de la Comunidad Cultureta, ingeniero en electrónica y estudiante de filosofía, amante del buen cine y de la belleza en cualquiera de sus múltiples manifestaciones, buen amigo y mejor persona, Sebas; el Rincón se enorgullece de tenerte en su lista.

Otra buena nueva: mejoras importantes en www.adryana.com: aspecto inicial, enlaces de interés y MUCHÍSIMAS FOTOS NUEVAS SOBRE LA BODA. Podéis efectuar el oportuno download y disfrutar una vez más del gran evento.


)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Gravedad
Fecha de publicación: 2004-02-05 18:58:00, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 1086 veces)   (a 6 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Gravedad

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*