Una semana más asaltado por una serie de pensamientos que perfectamente puedo aplicar a la realidad circundante, más en concreto, a esa representación lamentable que desgraciadamente hemos tenido que sufrir. La maravillosa música de Arvo Pärt resuena en toda la estancia de mi mente. Su Passio Domini Nostri Jesu Christi Secundum Joannem es justo la contextualidad sonora que preciso para lanzarme de lleno sobre estas procelosas aguas. Me eleva y a la ve me provoca una fijación terrenal difícil de explicitar. ¿Una sociedad en particular comandita espiritual? Mis denodados esfuerzos materializan un interés socioantropológico por todo lo sucedido hasta el momento. El Poder pone en escena toda una escenografía de fascinación destinada a provocar una sugestión en (la) masa. Todo su obsceno oropel es manifestado sin pudor, de modo excesivo y sin trabas, para así ser mejor espectacularizado y legitimado a través de unas cajas conceptuales, puros estereotipos, fabricados desde las redes de producción telemediática. Producción de la realidad, se entiende. Es un círculo de retroalimentación constante e imparable. Ese poder obtiene aceptación mediante su puesta en acto escenográfico y ofrece a cambio un placer identificatorio con fantasmas irreales de placer ilimitado. Pero en esas ilusiones anida también el germen de su destrucción, pues fomenta un odio asentado en la envidia, y ha de combatirlo entonces utilizando una ideología de Estado legitimadora del statu quo como el más deseable posible. Las categorías de lo imaginario y lo simbólico se entrelazan en una unión que sirve de perfecto encuadre para la encarnación de ese maridaje: la simbología de la unidad soberana que se acopla con la ilusión de una información transparente. De este modo el futuro monarca, el próximo Rey, que es privilegiado representante de divinas fuerzas en la cruzada de los hombres, forma una alianza indisoluble con la teatralidad ambigua y desconcertante de la neotelevisión, bajo cuyo rostro angelical palpita un fondo de manipulación indescifrable. El Rey se convierte entonces en una figura virtual y desvirtuada al servicio de una estrategia más global y perversa, en un neopoder utilizador de lo fático (vs. fáctico), acentuando así el corazón narcisista de sus súbditos y doblegando la mirada crítica de la plebe mediante el fragmentario uso informativo de su propio reino, ya desposeído de toda grandeza, vaporizado en el universo de las copias y los simulacros. ¿Acaso no este el objetivo final perseguido? ¿No es ésta la finalidad de un mundo capaz de reciclar indefinidamente sus propios clichés hasta convertirlos y convertirse ella misma en el puro acontecimiento exento de limitaciones o anclajes? ¿No se trata en definitiva de celebrar la nueva epifanía de lo ficticio en realidad, de lo inverosímil en posible, y de lo improbable en auténtico?

Mi cabeza se encuentra ahora en estado previo a la ebullición de ideas. He de contenerme pues el dolor se agudiza y azota con fuerza sobre la nuca. Busco a toda prisa mi mágica epactilla, invoco en mi ayuda al eclesiástico doctor San Isidoro de Sevilla y me arrastro hacia la luz parpadeante que reclama de mi parte un golpe certero y preciso. PUSH IT KINGDOM:

Mathieu Kassovitz: Gothika. Cuando el terror inducido a través de una cámara llega a convertirse en un atentado contra la excitante sensación de miedo ante lo desconocido y al mismo tiempo pisotea la inteligencia cuya función natural consistiría en tratar de hallar un sentido reconocible extraído de/aplicado sobre los datos percibidos, entonces el género correspondiente a ese apelativo acaba convertido justamente en eso, en un puro horror. Pedantería, mala asunción de referencias poco digeridas, incompetencia descriptiva y/o narrativa y una superficialidad intolerable que se pega a los personajes como una segunda piel son las maravillosas sorpresas que nos depara esta tontería supina de ostentoso título y entrañas estúpidas, cuyo mayor logro consiste en ofrecer una lección de cómo evadir la justicia mediante la asociación libre, suponemos, de condena y circunstancias, amén de proporcionar al espectador "hispanoyente" un doblaje digno para una forzadísima Penélope Cruz. La belleza natural de Halle Berry se diluye en una interpretación ridícula y el desenlace de la cinta provoca una sed de venganza sólo comparable a la carcajada sonora que surge como reflejo motivado por su estática topicidad: un lugar ocupado por el tópico. Plena de lugares comunes y poseedora de una trama plagada de estaciones previsibles, la película sucumbe a sus propias pretensiones renovadoras y ni siquiera llega a cumplir su función de mero vehículo de entretenimiento, pues aburre e indigna a partes iguales, induciendo un bostezo prolongado difícilmente controlable. Kassovitz es un correcto actor (grande en "Un héroe muy discreto" de Jacques Audiard) cuyas aventuras como realizador han sufrido un claro declive desde que se iniciase con la extraordinaria "El Odio". ¿Por qué este imparable viraje hacia lo más bobo y comercial? ¿Por qué no olvidar momentáneamente la alianza con las palomiteras y continuar abriendo sugerentes caminos a la reflexión más atrevida? Esperamos y deseamos que el talento que posee este autor no finalice aumentando el caudal de tipificados ríos de color púrpura. Mala.

Y ya os dejo una semana más, tras haber superado con éxito esa inmunda alquitara de la opulencia y sobrevivido a su propagandístico asedio gracias a la realización de un efectivo y crítico trabajo de zapa. Ahora es tiempo de la insoportable proliferación de los discursos acerca de un conjunto vacío y su posterior apoptosis para terminar econtrando una nueva presa de fantasía y renacer así en el paraíso de la eterna liviandad. La muta de opiniólogos devorará su objeto hasta agotar cualquier destello de particularidad o de carácter. No servirán contra ellos ni acciones contundentes ni "filípicas" cargadas de saludable desprecio. Su cultura zombi hallará siempre un nuevo amanecer entre los vivos ya que se alimentan de la materia misma de que están hechas las emociones. Las desgarran, las mastican, las digieren y regurgitan en un proceso que da como resultado una masa blancuzca e inerte. Diseminación y repetición o repetición de la diseminación. Podríamos alinearnos con Paul Virilio y asegurar que "la boda real no ha tenido lugar". Yo cuestionaría más bien dónde ha tenido lugar su realidad ficticia, su diseño y construcción, su fabricación más allá de las coordenadas de ubicación geográfica y social, y también preguntaría sobre los planteamientos discursivos sobre los que se apoya y que le han servido/sirven de plataforma para producir efectos de opinión e ideología. Desde dónde se habla y produce el hecho mediático del casamiento, cuál es su sintaxis expresiva surgida del cruce entre su génesis informativa y su instrumentalización políticoideológica. Cuestiones todas ellas de encarnizada polémica y pruebas fehacientes de que el espíritu crítico continúa habitando entre nosotros.

¿Aspectos negativos para los auténticamente monárquicos? Sin acudir a Peñafiel: nula infraestructura antidiluviana (contra diluvios), ausencia de banderitas españolas tanto como de auténticas personalidades políticas extranjeras, falta de micrófono en el discursito del príncipe, hurto generalizado y paleto de la plebe madrileña durante el día después, no parada en Atocha, ausencia de (los) primeros planos de la afortunada...

Parada de pensamiento. Me hundo en su regazo y me abandono a un sueño real.

P.D.: mi contribución chusca al evento: ¿Por qué el príncipe se enamoró de Letizia? Porque es del-aLeti... jejejejejejejejejejeje

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

El ´Entorno = Retonno´ del Rey
Fecha de publicación: 2004-05-26 13:09:00, por Adrián Martínez buleo   (visto: 1279 veces)   (a 6 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

El ´Entorno = Retonno´ del Rey

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*