Dos problemas básicos seguirán articulando las críticas en torno a una supuesta segunda transición operada por determinados sectores políticos: Política territorial (debate en torno a Estatutos que puedan (re)presentar problemas en torno a la misma Constitución) y Memoria (¿Tratar de establecer una política de revanchismo de carácter visiblemente sectario? ¿Desde qué memoria se hizo la Constitución?). Esto lo señalaba perfectamente el profesor y politólogo Antonio García Santesmases en un interesantísimo programa radiofónico de filosofía, teniendo siempre en cuenta las diferencias conceptuales muy importantes que la actual acepción mantiene con la usada como herramienta crítica en otras épocas oscuras. Sigo creyendo en la necesidad de mantener viva la llama del recuerdo para todas las víctimas inocentes de las guerras, represiones, terrorismos, venganzas e injusticias. Y es que una cosa es la Historia y otra muy diferente la vivencia personal y colectiva de la misma, la Memoria. La memoria rehabilitada trata de lograr modificaciones dentro del imaginario creado a partir de los hechos relatados por la historia, sean estos favorables o no. Esto significa que los datos históricos, los hechos contrastados y narrados, pueden haber demostrado hace mucho tiempo una determinada cuestión y sin embargo continuar ofreciéndose una interpretación errónea a través de los relatos ofrecidos por las instituciones y los pueblos. La verdad imaginaria se estaría imponiendo a la auténtica sucesión de los hechos, y sería necesaria la intervención de la Memoria Histórica (clarificación de las distorsiones imaginarias basada en los hechos históricos contrastados) para lograr un equilibro más justo en la versión ofrecida. Es curioso que me digas eso, debe de ser cosa de la edad a la que nos vamos aproximando, últimamente he tenido muchos sueños relacionados con tiempos anteriores y relacionados con situaciones de gran felicidad personal. Dime una cosa, si tuvieras la oportunidad de volver a esos momentos, ¿lo harías? Conociendo todo lo que sabes hasta ahora, lógicamente. Una decisión complicada. Pero es que además una ley de Memoria Histórica está en la obligación moral de facilitar y precipitar el recuerdo de aquello que permaneció reprimido durante tantos años por motivo de la ocultación deliberada de un régimen totalitario. La conciliación no puede llegar desde la renuncia al recuerdo del propio dolor para evitar las susceptibilidades de aquellos que trataron de imponer la ocultación y el silencio durante muchos años. Tristeza. Todo presenta dos caras. Quizá ese espacio concreto funcionó en mi interior como metáfora de otra cosa, no lo sé, fundiéndose con el propio cuerpo del que me estaba apropiando. Es extraño. Su recuerdo también sigue doliéndome cuando se me impone alguna imagen suya, supongo que es inevitable, una especie de culpa absurda pero imborrable que me acompañará siempre. Y la realidad suele imponerse con toda su crudeza mientras los sucesos pasan por delante de nuestros ojos como bultos sin destino y nos dificultan entrar en ellos mismos, en la supuesta esencia que les constituye. ¿Cómo instrumentalizar una perspicua aproximación a esa opacidad? La deseable sindéresis muta en una compresión entre consonante y vocal y se transforma en sinéresis. Algo se ha perdido y ese resto es irrecuperable, tan sólo ceniza, ni siquiera huella. De ahí tal vez la simpatía que desarrollamos por esos personajes extremos abocados a un insondable abismo interior. Eso me causó pesar durante días, tenía la sensación continua de haber violentado y alterado la intimidad de alguien con total impunidad. Se produce por todos lados la paradoja de la "producción de libertad" desde posiciones de gobernabilidad consideradas de progreso. Se trata de, mediante un juego de concesiones y restricciones de doble dirección, extender el "biopoder" mediante leyes de sugerencia, que aparenten no ser prohibitivas pero que regulen los aspectos de la vida relacionados con la seguridad y la salud en el mayor número de casos y supuestos posible, y suavizar la aplicación de la legislación con las supuestas víctimas marginales del sistema. De esta manera se crea el efecto ilusorio de una mayor libertad al no ejercer la represión coercitiva allí donde efectivamente sí tendría que llevarse a efecto de la manera más dura e implacable. Una sociedad que se comporta de un modo paradójico y laxo respecto a sus enemigos de base está sencillamente acabada. A la larga sus ciudadanos se convertirán en víctimas de aquellos que atentan contra la seguridad de la sociedad y del mismo Estado regulador de sus conductas cotidianas. Es la culminación de un sistema perverso cargando el imperio arbitrario de la Ley sobre aquellos que la padecen sin posibilidad de transgredirla bien por miedo, desconocimiento, incapacidad o simple estilo de vida. Nos deslizamos bajo un mar de recuerdos sepultados en habitaciones definitivamente clausuradas. Sus ojos implorantes me hablaban de la propia indefensión que yo sentía en lo más hondo de mi alma, sin posibilidad de escape. Algunas representaciones resultan inquietantes y dejan en nosotros una indeleble huella de sentido fundamentalmente por dos motivos: incitan al recuerdo tamizado por el paso del tiempo, luego idealizado, y nos devuelven la imagen deformada de un presente que se esfuerza inútilmente en construirse desde fugaces instantes que nunca le pertenecen. Al tratar de desentrañar aquel significado que se obstinaba en permanecer oculto a mi escrutadora mirada de adolescente retardado perdía la auténtica perspectiva de mis actos, de lo que estaba haciendo para lograr su máxima atención, tratando de conseguir el milagro de que su historia entrara a formar parte de mi propio cuerpo. El argumento que escenificamos en cada instante de nuestra existencia vendría determinado teleológicamente por ese ideal definitorio que marcará el rumbo hacia la consecución de un imposible: "de partida eres un pequeño fracasado que podrás lograr el éxito y el triunfo en la medida en que satisfagas todos los requerimientos de ese tu foco ideal". Así vivimos la vida desde los presupuestos de nuestro personaje de tal forma que todo aquello, cosas y personas, que corrobore el sentido (direccional) de mi yo ideal será considerado deseable y bueno. Al contrario, lo que lo descalifique o rechace será evaluado como indeseado y aversivo. El problema auténtico reside en vivirse o no como idea en lugar de como realidad viviente. Uno acaba descubriendo que sin Dios no hay Nada, que Dios es el garante para sostener la necesaria falta de Realidad. Lo peor de proponer soluciones a problemas a los que creemos poder obturar con nuestra propuesta es que esta misma tentativa siempre abre nuevas incertidumbres que redimensionan el problema original y lo convierten en algo totalmente diferente, dejándonos perplejos frente a la novedad de un enigma que hasta ese momento permanecía oculto a nuestros ojos. Tal vez no haya nada detrás de nuestros disfraces, tal vez nuestros recuerdos se construyan con el saín obtenido de extraños animales que nadan a la derivan dentro del impenetrable mar que nos anega. Todo se convierte en un vano intento para lograr la redención a golpe de representación.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

DISFRACES
Fecha de publicación: 2008-10-29 08:10:28, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 1665 veces)   (a 7 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

DISFRACES

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*