{ parentesys.es :: }
Mi perfil


Fecha de publicación: 04/09/2003 00:04:00

Back to hell


Estimados hermanos y hermanas culturetas, de nuevo el regreso, la vuelta a la rutina cotidiana tras el merecido descanso vacacional, pero esta vez con una luz en el horizonte más intensa que cualquier declaración de salvación o promisión, porque es real, auténtica, llameando en el centro mismo del corazón que bombea la emoción pura. Un asueto, eso sí, marcado por un recorrido cultureta denso y enormemente satisfactorio, que sin embargo no es lo más destacado si atendemos a los objetivos perseguidos debido a que lo más importante, en efecto, es el propio camino en sí, el particular Tao realizado en la mejor de las compañías imaginables para mí, la que ya forma parte indisoluble de mi propio ser. Pongo a funcionar el recuerdo reciente y me hallo de repente en el Museo de Joaquín Sorolla y Bastida (Valencia 1863 - Cercedilla, Madrid, 1923), acertadamente apodado "pintor de la luz", que nos recibe en el crepúsculo de su jardín inspirado en los Reales Alcázares de Sevilla y el Generalife de Granada y que nos conduce poco a poco hacia la contemplación de "La bata rosa" de 1916, su particular pináculo luminista, un prodigio en el tratamiento formal de los efectos de la luz sobre distintas superficies, sin olvidarnos de "La visión de España" realizada por el maestro entre los años 1912 y 1919 para "The Hispanic Society of America" de Nueva York. Sin perder un adarme de interés damos un salto hacia la III Trienal de Arte Gráfico en el Museo de la Ciudad de Madrid donde destacan sobremanera los "Clónicos" de Francisco Velasco junto a obras de los ya consagrados Luis Feito, Esteban Vicente y Rafael Canogar. Mis lóbulos temporales aumentan su actividad sináptica y me conducen directamente al centro cultural Conde Duque donde tiene lugar la venusta exposición sobre Maestros de la Luz. El impresionismo en California, 1890-1930. Es rodeado de tan sublime arte cuando sufro un deliquio de marcado carácter místico, y es que no es para menos si cito algunos de los ilustres pintores de cuyas eximias creaciones soy capaz de captar el hálito divino que las habita: Guy Rose, Granville Redmond (majestuoso "Nocturno"), William Wendt, Benjamin C.Brown y Joseph Kleitsch entre otros: una especie de místico realismo impresionista que juega con la luz y el color a la búsqueda de la expresión de la divinidad en la misma Naturaleza reflejada. La Luz es el tema central, brillantes efectos luminosos juegan a materializar los iridiscentes matices de unos paisajes reflectantes de una desnudez acogedora del misterio de la creación de la vida. El arrobo que me envuelve no me impide darme el impulso que necesito para caer directamente en las salas dedicadas a los maestros del arte contemporáneo dentro del magnífico privado Thyssen-Bornemisza, donde una vez más me dejo arrastrar por la fragmentación desidentificatoria efectuada por el gran Francis Bacon o la particular meditación propuesta por Mark Rothko. A poca distancia, en realidad unos pocos metros, percibo el suave contacto de su mano, una dulce y delicada caricia que traspasa todos mis sentidos, y me veo conducido con suavidad hacia la que es sin duda la mejor exposición de cuantas hasta ahora llevo enumeradas. Exacto, lo habéis adivinado, Ella y Yo frente a la potencia artística en su máximo grado de expresión: Tiziano en el Museo del Prado de Madrid. Ahí está su enorme maestría en el tratamiento del color, su perfección increíble en la ejecución del retrato y en la representación del desnudo femenino (qué exacerbación experimentan los sentidos al contemplar la Venus de Urbino), sus paisajes oscuros e indefinidos de enorme y premonitoria modernidad. Extasiado pues, enlazado al cuerpo de mi amada y resonando en mi retina "El hombre del guante" y "El martirio de San Lorenzo", me planto durante una mañana lluviosa y gris, mas absolutamente refrescante, en la pinacoteca residual y maravillosa de Felipe II, es decir, el monumental y esplendoroso Monasterio de El Escorial, donde el arrobo me penetra de nuevo al contemplar un fabuloso Esopo del maestro Ribera al tiempo que ambos, Ella y Yo, nos dejamos arrastrar en una fantasía cósmica sumergidos en la Esfera Armilar situada al final de la incomparable Biblioteca del imperial monarca. Regreso a través de la basílica del pétreo Valle de los Caídos (cuántas muertes inocentes han dado su vida por la admiración emitida por parte de las generaciones futuras, con crueldad, con injusticia, con su sangre, ellos, los auténticos caídos por El Hombre), siguiendo todavía con el ojo de la mente la tenebrosa serie del Apocalipsis de San Juan, y me sobreviene el último trayecto hacia una ciudad desconocida para el gran turismo pero no por ello menos atractiva y maravillosa; me refiero a Valladolid, urbe acogedora, límpida, de calles decadentes y cristalinas, que alberga una enorme riqueza cultureta que mi amada y yo nos afanamos por conocer: Museo-casa Cervantes, museo Colón, Museo Diocesano-catedralicio, Patio Herreriano (sorprendente la compleja reflexión cuántica llevada a cabo por Jorge Barbi en "El muro de Planck"), Museo nacional de escultura (levitamos con las obras religiosas de Gregorio Fernández, Berruguete, Muni, más el curiosísimo Belén Napolitano y los imponentes Pasos procesionales), y una exposición extraña e inquietante a cargo de la experimentación sin límites y la "expresividad existencial" manifestada por el artista Martínez del Río. No podemos ni debemos pasar por alto la austera sobriedad de iglesias tan notables como la de San Pablo o la de San Miguel y asimismo nos atrevemos a resaltar la profundidad oscurantista de la amenazante Catedral más el acogedor ambiente cosmopolita ejemplificado por la Plaza Mayor, casi una réplica exacta de la hallada en la capital del reino, una especie de inverso final arquitectónico. Y por supuesto no me olvido de un significativo y celebrado suceso, el que ha supuesto que dos personas extraordinarias (Fabio y Fátima) hayan compartido la felicidad de su recién estrenada paternidad. Enhorabuena.

¿Qué? ¿Cómo? Por supuesto, mucho cine, bueno y no tanto, pero visto con delectación y enorme sentido crítico. Un breve apunte. Push it now:

Basilio Martín Patino: Canciones para después de una guerra. Estremecedora producción de un cineasta tan marginal como necesario, el autor salmantino Martín Patino (qué bonita rima), un realizador con un estilo personal e intransferible que sabe aprestar a una cinta peculiar e inclasificable, memoria de un pasado oscuro y tenebroso que fue el de la posguerra civil española, reconstruida "sígnicamente" a base de un collage constructivo y significativo de imágenes reales, otras procedentes del cine y del cómic, con los sonidos procedentes de canciones populares de la época, algunas de ellas tan conocidas como "La bien pagá", "Tres cosas hay en la vida", "Ya hemos pasao", etc. Ya el inicio, un diabólicamente emotivo "Cara al sol" ensalzado a voz en grito por una multitud enfervorecida, comienza a emitir señales de una ironía feroz, pues la sabia conjugación que a lo largo de todo el metraje realiza Patino entre elementos visuales y sonoros supone una continua profundización de sentido, más que eso, un progresivo desvelamiento, deconstrucción, de la costra podrida de aquella realidad marcada por el hambre, la miseria, la incultura, la soledad y el silencio, un silencio oscuro, denso, profundo, como la noche de los tiempos, un agujero devorador de la vida que sólo subsiste en vetustas impresiones amarillentas, en blanco y negro, con voces patrioteras glorificadoras de la rancia moral castrense, dentro de una España vestida de coplas, toros, fútbol y pandereta (tampoco han cambiado tanto las cosas en ese sentido), y todo para hacer más soportable un mundo habitado por espectros hambrientos, niños con los ojos vaciados de esperanza, hembras enlutadas y machos violentos cuya purga se dirigió sistemáticamente contra cualquier atisbo de razón o de crítica. Una época de miseria moral y humana cuyo rostro ajado y marchito la hórrida maquinaria franco-fascista trataba de ocultar por todos los medios a su alcance: extorsión, propaganda, tortura, mentira, ignorancia, catolicismo, Muerte. El filme de Patino es una inmersión directa y sin concesiones al oxígeno reparador en aquel universo de pesadilla grotesca que marcó un destino de fatalidad para multitud de hombres y mujeres hambrientos de libertad, arrojando sus ilusiones de lucha y esperanza en el insoportable sumidero de la derrota. Necesaria, conmovedora, dura y eficaz. Muy Buena.

Víctor Erice: El Sur. Como ya ocurriera en su obra maestra "El espíritu de la colmena", esa prodigiosa inmersión en el mundo silencioso de los afectos más recónditos, un más que inspirado Erice compone una honda, melancólica, profunda y trascendental reflexión acerca del tiempo, la existencia, la memoria, el olvido, el amor y la muerte. Para tan magno objetivo utiliza con estudiada metodología y acertado enfoque teórico un espacio entre simbólico e imaginario, EL SUR, precisamente como enigmático territorio donde poder explorar experiencias emocionales en el límite soportable del dolor y la pérdida.

En efecto, El Sur funciona como un universo simbólico de recuerdo y nostalgia vinculado a/directamente relacionado con dos dimensiones independientes pero susceptibles de interrelación: como lugar perdido definitivamente en razón de un obligado exilio interior-exterior (conceptualización muy cernudiana), y en segundo lugar como espacio de fantasía vinculado a la relación sentimental o amorosa proyectada y/o deseada. Y es en la intersección de ambos ejes donde poco a poco se va configurando a lo largo de secuencias que son pura poesía visual, plenas de hondo lirismo, una abisal reflexión acerca del tiempo y las consecuencias existenciales que marcan su inasible e inexorable transcurrir, cuyas huellas sepultadas nos hablan de una imposibilidad de memoria sin un necesario olvido, que además posibilite, siendo condición de, la reconciliación moral, el Perdón a partir de una cierta responsabilidad compartida en la generación del trauma. Porque también el pasado se reconstruye en función del presente y las expectativas de futuro, de tal modo que el hecho es reapropiado desde la actualidad, transfigurándose en indicio, signo, señal de realidades escondidas de cuya realidad intuimos una vaga presencia, fantasmática, como un velo amenazante bajo cuya superficie acecha, siempre ominoso, lo Real. Un filme, pues, bello, hermoso, oscuro y poético en la conjugación perfecta que realiza entre pulcritud formal, ensayo visual, contenido denso y vivencia emocional. Es decir, sencillamente, una auténtica e irrepetible Obra Maestra.

Juan Piquer: Slugs, muerte viscosa. Realización española perteneciente al género más gore y terrorífico (jaja), que se nutre de múltiples referencias asimiladas de la serie B más desastrosa y encantadora, para ofrecer como resultado lo que ya puede considerarse obra de culto indiscutible perteneciente a tan manida categoría clasificatoria, o lo que es lo mismo, un ejercicio de estilo tomatero y cutre que levantará pasiones entre los seguidores de obras impagables como "El terror no tiene forma", "La matanza de Texas" o "Aquella casa al lado del cementerio". ¿Puede mezclarse con acierto el terror más grosero y la comedia más absurda (sin pretender esto último), provocar algún aullido no forzado y hacer que tu chica se tape los ojos mientras tú aprovechas para tranquilizar su ánimo de la manera más oportuna? Sí, desde luego, y las babosas asesinas tienen la clave de la respuesta a este inconmensurable enigma.

Alan Parker: La vida de David Gale. El cine de Alan Parker ha venido tradicionalmente ajustándose a dos coordenadas básicas: cierta polémica de carácter ético y una especial predilección por ofrecer al espectador sorpresas argumentales, que más bien resultan trampas del propio realizador destinadas a resolver con supuesta elegancia algunos de los laberintos morales o existenciales planteados en sus filmes. Pero la añagaza existe, es visible y para quien no gusta de trucos de prestidigitador, suele desarmar, desacreditándola, la propia estructura narrativa. Esta cinta, planteada desde la animosidad contra la pena de muerte entendida como perversa institucionalización de la venganza, no es una excepción a la filosofía cinematográfica de Parker. Comienza de modo excelente, con un Kevin Spacey dictando una clase de filosofía sobre el Deseo en Jacques Lacan, presupuesto que nos hace albergar esperanzas sobre el ulterior anudamiento de las tesis expuestas con el desarrollo psicológico del personaje, expectativas éstas que son satisfechas en muy poco grado a medida que el filme se diluye en la exposición abrupta, a veces irrisoria, de la decadencia de Gale, chantajeado por una rijosa alumna, acusado de violación, expulsado de su cargo y de su propia familia, en una espiral destructiva que concluirá en el punto enigmático de la historia, justo cuando el proyecto de lucha política contra la pena de muerte se enlace (ahí está la trampa) con el luctuoso destino de la víctima (excelente como siempre Laura Linney) por cuyo asesinato será ejecutado Gale, en un tour de force más efectista que esclarecedor. Algunas reflexiones efectuadas por Gale en el corredor de la muerte y confesadas a la periodista encarnada por una desdibujada Kate Winslet (la compi del merluzo Di Caprio en la más que lamentable "Titanic") , son sin duda lo más destacado y lo poco rescatable de una película que prometía mucho y otorga una enervante escasez. Al menos se desmarca de lo políticamente correcto. Prescindible.

La próxima semana más. Sed buenos, comportaos éticamente, repudiad a Rajoy en el fondo de vuestros corazones y amad el buen cine como a vosotros mismos.





Tags: 

Si esta información te ha sido útil, compártela:


Opiniones sobre el artículo

parentesys.es se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la revista, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hace en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.


No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.


Para escribir comentarios debes estar registrado:


Area Privada: 

Email


Contraseña

Si no tienes cuenta de usuario, regístrate aquí
+ El Rincón del Cultureta
LOS MEJORES DE 2013 (I)  La lista completa con todos los elegidos como MEJORES DEL AÑO en coloristas, heterodoxas y múltiples categorías....

LOS MEJORES DE 2013 (II)  La lista completa con todos los elegidos como MEJORES DEL AÑO en coloristas, heterodoxas y múltiples categorías....

LOS MEJORES DE 2012 (I)  Primer capítulo de la lista con todos los elegidos como MEJORES DEL AÑO en coloristas, heterodoxas y múltiples categorías....

LOS MEJORES DE 2012 (II)  Segundo capítulo de la lista con todos los elegidos como MEJORES DEL AÑO en coloristas, heterodoxas y múltiples categorías....

ESCENARIOS V  Escueta escenografía de pensamiento....

PARENTESYS.ES ELIGE A SUS MEJORES DEL AÑO 2011  La lista completa con todos los elegidos como MEJORES DEL AÑO en múltiples y diversas categorías....