Última semana de esclavitud laboral antes de comenzar a disfrutar del efímero tiempo vacacional donde el tiempo se detiene o transcurre de un modo diferente, alterado, dotando de un nuevo significado a los términos "ayer" o "mañana", ya que se practica un olvido voluntario de la maquinaria convencional. Alegre, eufórico, y no sólo por este motivo, que en realidad es el menos importante, pues vivo instalado en una felicidad perpetua, compartida con ella, que trasladamos a unos anfitriones excepcionales, una pareja sincera, bondadosa, maravillosa y absolutamente adorable. Mientras saboreamos un delicioso manjar nos hacemos acompañar por las notas de Metallica, Metro, Marcus Miller y Nighthawks, finalizando con el rock imperecedero de los Rolling Stones y unas últimas canciones de El último de la fila. La noche concluye con un ligero extravío vial (mi segundo del día, jeje) y el apasionado abrazo del sueño nos cubre con su manto delicado y protector. Pero aún hay más. Porque mi felicidad crece sin límites al saber de la venida al mundo de dos gemelos (bebito y bebita) en perfecto estado de salud, fue el 24 a las siete de la tarde, con cuyo nacimiento se alumbra una vez más el renovado ciclo de la vida: enhorabuena para Antonio y Ana, también dos personas -son familiares, son amigos- excepcionales. Y esperando esta semana la llegada de un nuevo miembro a la familia humana, ¿qué tal un poco de marcha mítica para despedirnos? Os dejo con una celebrada crítica del Rincón hasta después del periodo vacacional. ¿Soportaréis esta ausencia? Me temo que sí. Un abrazo a tod@s y hasta septiembre:

 

Michael Winterbottom: 24 hours party people: LA FIESTA DE ÍCARO

Estamos frente una experiencia singular y muy sugerente para todos aquellos amantes de la historia, la leyenda (a veces indistinguibles), la música y el simbólico viaje efectuado por Ícaro hacia las proximidades del Sol. No es imprescindible adorar los años 80, basta con haber oído hablar de grupos tan archiconocidos como "Sex Pistols" o "New Order" y, a partir de ese instante, dejarse llevar de la mano (la cámara) de Winterbottom a través de una odisea musical y existencial sabiamente planteada como una ficción documental narrada por un Tony Wilson perfectamente interpretado por Steve Coogan, que marca el tempo narrativo y poco a poco va introduciendo a toda una serie de integrantes de bandas míticas ligadas directamente al "contrato de sangre" representado por el ascenso y caída de la Factory Records en sus diversas etapas creativas desde su instintiva, inconsciente, gestación a partir de la actuación de los Pistols en el 76 ante una auditorio de 40 personas, alternando momentos de gran esplendor con periodos de auténtica precariedad económica, siempre con el "orgullo cívico" de que hace gala Wilson, en un Manchester saturado de sexo promiscuo, drogas y unas bandas destinadas a convertirse en legendarias tanto por su calidad intrínseca cuanto por la extravagancia genial de sus peculiarísimos líderes y colaboradores, principalmente el enorme Ian Curtis (1956-1980) como fundador de Joy Division y que terminó ahorcado en su cuarto de estar, dejando un vacío absorbente que más tarde sería de algún modo taponado mediante la transformación de los miembros restantes en New Order (qué tema tan excepcional es "Blue Monday"), formación cuyas ganancias pasaban casi íntegramente a engrosar las deudas de "La Hacienda"; el delirante Shaun Ryder, adicto a todas las drogas imaginables, firmando grandes temas con Happy Mondays al tiempo que se entregaba a todo tipo de conductas excesivas convirtiéndose así en un adorable goliardo felizmente baqueteado -"El camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría", Blake dixit-, aunque éste siempre mantuvo, al contrario que un Wilson amante de la literatura, el pensamiento y los clásicos, una insoportable ignorancia al respecto; y por último a destacar el desmesurado en cualquier acepción del término Martin Hannett, tan genuino en su particular estado megalomaníaco que resulto "demasiado grande para la muerte".

Un trayecto, pues, al borde del éxtasis más surreal (las visiones de Dios o la matanza de palomas son dos cuadros antológicos) y en el que asistimos perplejos, metamorfoseados en testigos-nómadas de primera fila, a una mutación "musicológica" que invierte la primacía de la creación de la obra hacia un preocupante anonimato, o lo que es lo mismo, la "beatificación del ritmo" al ser adorado el medio de transmisión (el DJ) en lugar del auténtico compositor o intérprete, significando esta transmutación una completa y normalizadora serialización instalada justo en el corazón del proceso productivo de las melodías, que pasan a ser productos reciclados de fabricación masiva. El tema, como se desprende de lo dicho hasta el momento, no tiene pérdida y el filme, desde luego, es absolutamente recomendable. Cine libre, imaginativo, independiente, atrevido, incisivo, divertido y abierto. Una película excepcional.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Aniversario de vacaciones
Fecha de publicación: 2003-07-30 11:59:00, por Adrián Martínez buleo   (visto: 1147 veces)   (a 8 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Aniversario de vacaciones

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*