Continuamos con nuestra particular celebración cultureta (humilde, discreta, silenciosa, abierta), en esta ocasión recordando un fin de semana que, otra vez más, ha resultado ser maravilloso para mí, al lado de quien en una fecha muy próxima se convertirá en la persona con quien compartiré enteramente/eternamente mi vida, mi destino, y acompañado asimismo de una pareja entrañable (ella, una mujer elegante e inteligente y él, igualmente brillante y con un excelente y saludable sentido del humor). No faltaron tampoco actos culturetas, siempre a su lado, embriagado por su belleza y su luz, tales como una brillante exposición dedicada a las máscaras del mundo en el Museo Municipal de Albacete (antiguo Ayuntamiento). Por lo tanto, mientras escucho el bajo funk de Marcus Miller y las nuevas resonancias electrónicas de Metro, y en el estado de felicidad y levitación permanente en que me hallo, no puedo olvidarme para esta oportunidad de la que sin duda es una obra maestra indiscutible de uno de los más grandes cineastas contemporáneos, que no es otro que el gran, el genial, el enorme y surreal David Lynch a pleno rendimiento paradójico en su incomparable (deseando estoy verla junto a mi gran amigo Mariete) "Mulholland Drive". Pues ala, a disfrutarla. La pregunta de esta semana podría ser: Zapatero, ¿cuáles son tus zapatos? Lamentable espectáculo el podrido circo político. Pasemos entonces a cosas más importantes:

 

MULHOLLAND DRIVE de David Lynch: La enigmática lógica de Lo Inconsciente.

David Lynch es un cineasta genial e incomparable, hecho que se viene demostrando a lo largo de su brillante trayectoria cinematográfica y que definitivamente ha culminado en una obra maestra irrepetible llamada MULHOLLAND DRIVE. Tanto por su compleja y estudiada imaginería simbólica cuanto por su oscuro y criptográfico sentido narrativo, penetrar en el universo Lynch es penetrar de lleno en la lógica del inconsciente, donde predominan dos mecanismos básicos responsables de la conexión de las representaciones mentales: condensación y desplazamiento, o dicho de otro modo, metáfora y metonimia. Los elementos aparentemente más insignificantes pueden condensar nodos de sentido muy densos, mientras que imágenes superficialmente más importantes pueden no serlo tanto, habida cuenta de que el significado se desplaza indefinidamente a través de una estructura reticular profunda. Dicho de otro modo, los deseos inconscientes animan la producción de metáforas y metonimias en un juego de fuga donde el significado se escapa, se escabulle, de la fijación interpretativa absoluta, de la coherencia racional, de unas determinaciones causales bien delimitadas o previsibles. De este modo, el nuevo film de Lynch ofrece una lectura claramente psicoanalítica o psicologizante: las dos personas mayores que bien podrían representar a los padres de una de las protagonistas (la dorada Naomi Watts), el tema del doble y de la identidad dividida, la vivencia del sentimiento esquizoide presente en la locura, la pulsión de muerte actuando en la autodestrucción de la propia existencia. Pero también arroja una lectura sociocrítica complementaria de la anterior, dirigida fundamentalmente contra los magnates y manipulaciones del sórdido mundo hollywoodiense, contra el sueño americano individualista del éxito y la fama.

Bien, pero más allá de esas lecturas que en ningún caso agotan la inagotable riqueza de la cinta, se nos aparece Lynch y todos sus elementos definitorios: las luces cortocircuitadas y los sonidos carraspeantes, el enigmático cowboy, el teatro del silencio con ese fondo de extraña melancolía, el humor absurdo y desconcertante, la circularidad del tiempo, el sexo ambiguo como indescifrable enigma. Lynch juega cual habilísimo malabarista de la mente con los automatismos pulsionales, la irracionalidad asociativa, la lógica delirante perfectamente estructurada, los temores más insondables, los placeres más prohibidos… fabricando como resultado un particular Universo que no es otro sino nuestro espíritu humano en el límite de sus posibilidades racionales, en el borde del cuestionamiento de las categorías de pensamiento sobreutilizadas que se desvelan frente a la perspectiva lynchiana como carentes de sólido fundamento real.

Es, sin lugar a dudas, MULHOLLAND DRIVE la mejor película de los últimos tiempos. Enigmática, profunda, irónica, crítica, poética, tenebrosa, visualmente magistral, maravillosa, es, sobre todo, una película para dejarse atrapar por sus inquietantes sorpresas, disfrutar visualmente de su extraordinaria composición narrativa y ser misteriosamente invadido por las extrañas sensaciones que provoca. Una mesmerista, hipnótica y onírica travesía por el mundo de los sueños, la locura, los automatismos mentales, el sexo (la escena lésbica entre Laura Harring y Naomi Watts es inolvidable) y la muerte. Una cita irrenunciable con el producto de una mente, esta vez sí, maravillosa.

Calificación: Obra Maestra.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Aniversario con Lynch
Fecha de publicación: 2003-07-01 17:20:00, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 1098 veces)   (a 6 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Aniversario con Lynch

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección El Rincón del Cultureta

   El Rincón del Cultureta en Google  :: Buscador de El Rincón del Cultureta      Creación de páginas web de El Rincón del Cultureta

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*