En matemáticas existe aquello que denominamos indeterminaciones. La cosa tiene que ver con los límites y los cocientes, con eso a lo que tendemos y con eso otro que utilizamos como numerador y denominador. Y sabemos también que el concepto de infinito se maneja como una marca, una letra operativa, que funciona y opera en los cálculos, pero de la que nadie sabe en realidad de qué se trata. Esa es una forma de avance científico: frente al enigma hay que nombrar, y luego utilizar la nomenclatura para continuar operando. Tal vez luego los resultados arrojen nueva luz sobre aquel misterio primero que dio lugar al planteamiento algebraico. ¿A qué viene todo esto? Se trata de la liga de fútbol que acaba de ganar el Real Madrid. Lo ha hecho de una forma épica, guerrera, sufriendo al máximo dentro de un escenario que más pareciera un campo real de batalla que un terreno de juego. Capelo, dígase lo que se diga, instauró la pasada temporada un espíritu colectivo de lucha y sacrificio que ha calado hondo en uno de los vestuarios más complicados del planeta fútbol. Tras la galaxia comandada por el mítico Zidane, surge en los últimos tiempos una dinámica grupal de combate comprometido que deja de lado las florituras del juego más vistoso para centrarse en los resultados conseguidos desde la brega constante y el estruendo metálico provocado por el choque de escudos. Apurando la metáfora guerrera, la figura épica del Gran Capitán (Raúl) se erige entonces como el referente fundamental sobre el que hacer girar toda esa espiral de clarines, armas, asedios, cargas, sacrificios, sangre (Heinze lo demuestra), sudor y lágrimas. Dos títulos consecutivos insertados en medio de lo que se presuponía un ciclo triunfal del eterno rival culé. Un éxito que podría resumirse, utilizando la intuición matemática inicial, en la fórmula siguiente:

[(RM / 0) = ∞]

Es decir, cuando el contrincante directo tiende a cero, el resultado es algo que tiende necesariamente a infinito. Esta situación se está reproduciendo en la práctica definida por una secuencia temporal de partidos que marca la regularidad de la temporada, donde contemplamos atónitos, día tras día, cómo nadie parece contenderle el cetro olímpico al príncipe blanco. Aplastados, hundidos, con la solemne humillación de tener que realizar un deshonroso pasillo en el templo merengue, el barcelonismo se debate cual bestia herida entre la matanza indiscriminada de los presuntos culpables o la retirada decorosa (y recelosa) a la espera de mejores oportunidades para resarcir a la jauría hambrienta que amenaza con ejecutar su muerte. Ha perdido los resortes de un Poder que ahora se rememora como de otro tiempo (¡sólo transcurrieron cuatro años!), y lo ha hecho en manos de un enemigo que le trata con indiferente condescendencia, nunca con temor real. Un ciclo de vida y muerte, de éxito y fracaso, culminado en una vuelta temporal de cuatro años: dos para la ascensión a la cima del mundo y otros tantos para abismarse en la insondable sima del infierno. El gigante azulgrana, narciso él, se halló capturado en la mirada de lo enigmático y permaneció más de lo aconsejable contemplando un abismo. Lo que no pudo imaginar es que de tanto mirar, el abismo también miraría dentro de él (Nietzsche dixit), y que esas tinieblas procedentes de la vanidad y la omnipotencia acabarían por anegar su alma hasta convertirla en un miasma nacido de la presunción, el hedonismo puro, la avaricia y la autocomplacencia.

El RM ya conoció antaño los peligros de lo imaginario, de esas sombras ardientes y engañosas que, como lenguas de fuego, se encargaron de craquelar su por entonces absurdo anhelo de omnipotencia. Ahora los papeles se han invertido y parece complicado vaticinar quien logrará ajar la vanidad de ese tremulento dios con los pies de barro. El equipo de la luz (por lo blanco refulgente) puede sentirse orgulloso: le ha dado no sólo su ejemplo sino toda una verdadera lección de humildad.
)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

El Real Madrid gana la Liga 2007-2008: La fórmula de un campeón.
Fecha de publicación: 2008-05-05 01:05:14, por ephreon   (visto: 2126 veces)   (a 5 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

El Real Madrid gana la Liga 2007-2008: La fórmula de un campeón.

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Deporte

   Deporte en Google  :: Buscador de Deporte      Creación de páginas web de Deporte

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*