Increíble, lamentable, patético, lo que ustedes quieran, pero lo sucedido el pasado domingo en el Camp Mou es algo realmente vergonzoso, que prácticamente no se ha visto jamás dentro de un terreno de juego, y con ello no me refiero a un arbitraje desorientador, desconcertante, ladino, con una labor de zapa sobre el equipo teóricamente más débil, en este caso un ultrajado y vejado Atlético de Madrid, que también, sino más a un aspecto que clarifica por sí mismo toda la deplorable situación que viene sufriendo desde hace muchos años el fútbol español. Sinteticemos: el árbitro ve descolocado al portero del Atlético y, de forma taimada y a hurtadillas, hace un gesto a Messi, que mira de reojo y ejecuta un lanzamiento a puerta vacía. Gol sin portero atribuible en un 95% a la deplorable y nauseabunda actuación del teórico juez de la contienda.

¿No les dará vergüenza? ¿Es que han perdido la poca dignidad que les quedaba y ya se agarran a cualquier artimaña para ganar donde sea, a quien sea y como sea? Lo nunca visto, el Villarato a pleno rendimiento, y esto además tiene una lectura más que preocupante para el Real Madrid y su desempeño en la Liga: como se relaje un ápice, como no mantenga la tensión necesaria para no permitir que su eterno perseguidor se le aproxime, perderá la Liga. El Brasa va a ser ayudado un partido sí y el otro también, de forma descarada, abierta, sin tapujos, haciendo caso omiso a la protesta popular de un deporte maltratado por un poder abonado a la tiranía y la falencia. La tenebrosa conducta del referí del Calderón así lo demuestra y nos deja perplejos frente a la avalancha de injusticias que pueden, en este mismo instante, estar fraguándose a través de secretas corrientes de influencia.

Dicho lo cual, ¿qué hacer entonces al respecto? Sin perder la compostura, aun contemplando con horror la proliferación de una amenazante turba compuesta de un azulgrana ejército de formícidos hambrientos, de gusaneras culés criadas en las heridas por ellos provocadas, conviene armarse de valor y apretar los dientes, aprestándose para ahuyentar los miedos más profundos que no dejan de acudir a los estadios de fútbol invocados por los ominosos chamanes de la Farsa. ¡¡Nada de mohines asustados!! ¡¡Ningún visaje que pudiera dejar entrever trémula vacilación!! Es hora de abarloar las naves frente a la agresiva flota bicolor y disparar primero, diestros y zocatos, todos al unísono y en todos los frentes, al abordaje sin piedad de una maquinaria que, de no pararse, acabará indefectiblemente con todas las oportunidades de justicia y equidad. Y no, no es esto únicamente la necesaria denuncia contra los excesos y desafueros continuos de un club cuyos intereses resultan cada vez más sospechosos e impenetrables, ni tampoco una mera labor protectora, como de caminar a la zapa en una campaña con escasos visos de éxito; se trataría más bien de una obligación moral, necesaria, un punto de arranque ilusionante contra lo que de otra forma ejercería una tiranía sin escrúpulos sobre el resto de maltrechos contrincantes.

Ahora lloran amargamente porque no están sabiendo ganar como profesionales lo que antes conseguían de forma gratuita. Palafreneros reales como Piqué, otrora valorado por sus adocenados servicios, son ahora masacrados por el sayón sin escrúpulos que obedece ciegamente las órdenes fraudulentas de Don Pepinho. El delusivo efluvio atmosférico es tal dentro del enrarecido entorno culé, de tanta irrespirable magnitud, que una polución ambiental como la que actualmente soporta la comunidad madrileña sería absolutamente inapropiada para dar cuenta de la intensidad y la extensión del desastre que allí se avecina. Anoche hubo en el Camp Mou una muestra más de esto que venimos deciendo y afirmando: angustia, desesperación, malos modos, gesticulación histérica, y, para colmo, acusaciones gravísimas de premeditación alevosa en la conducta del árbitro. ¿Habrá sanción? ¿Apostamos algo a que no?

Terminamos destacando el valioso empate cosechado por el Atlético de Madrid en su visita al feudo de un renacido Sevilla bajo las sabias órdenes del gran Míchel, así como la espectacular remontada del Rayo, fuerte en su estadio, inexpugnable casi, y ello a pesar de una situación económica del club más que preocupante. Por su parte el Getafe perdió los tres puntos frente al Málaga de Pelle, el Conquistado, en una muestra más de su constante y exasperante irregularidad.

No olvidéis que de nuevo esta semana mana el maná de la Champions. Así que gritad conmigo: ¡¡Aunque por ello me acusen / todos con el Leverkusen!!

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

EL REAL MADRID AFRONTA SU PARTIDO CONTRA EL ESPAÑOL CON LA NECESIDAD DE GANAR LOS TRES PUNTOS EN LIZA
Fecha de publicación: 2012-03-04 06:03:58, por ephreon   (visto: 1112 veces)   (a 5 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

EL REAL MADRID AFRONTA SU PARTIDO CONTRA EL ESPAÑOL CON LA NECESIDAD DE GANAR LOS TRES PUNTOS EN LIZA

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Deporte

   Deporte en Google  :: Buscador de Deporte      Creación de páginas web de Deporte

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*