¡¡Lo hemos conseguido!! Por fin el Madrid se ha quitado un verdadero peso de encima y ha demostrado al mundo y, lo que es infinitamente más importante, a sí mismo que efectivamente ¡¡PUEDE GANAR AL WAKA BRASA!! Es así, con sus armas, utilizando la inteligencia, la táctica y con una buena dosis de fortuna es posible el milagro, que no lo es tanto, pues los pepones también quedaron perfectamente retratados tanto en sus virtudes como en sus carencias, que son y están, y pueden ser aprovechadas por un rival despierto.

Mou, el mayúsculo entrenador que suele utilizar con los medios hostiles una sutil sorna con retranca, algo con lo que obtener los beneficios que él desea para su equipo, alejándolo y también alejándose sin aspavientos de la perniciosa influencia mediática, aquella que en gran parte fue la responsable de que se precipitara la debacle de la primera vuelta, decidió acertadamente pasar olímpicamente de la prensa, lo que por desgracia no sucedió en aquel horrible partido de su segundo campo, el camp Mou, de infausto recuerdo madridista, y planteó el combate en la línea que le habíamos marcado (nada que ver con Marca afortunadamente) desde parentesys al aconsejar una estrategia eminentemente defensiva, trabada, dándole la mayor parte de la posesión a los asperjadores y esperando la oportunidad del contraataque fulgurante y mortal. Y acertó. Pepe firmó uno de los mejores encuentros que se le recuerdan y todo el equipo desempeñó a gran altura, asfixiando las líneas de pase y desconectando a Messi de Xavi e Iniesta. Ya pudo marcharse el equipo blanco con al menos un gol de ventaja al descanso, y solo la mala fortuna del penalti, con la inestimable colaboración arbitral en la expulsión de Albiol, puso al Madrid contra las cuerdas, dejando al equipo con diez y casi toda la segunda parte por disputar. Un infierno. Pero en circunstancias límite, todos lo sabemos, el Madrid crece en la misma medida que las dificultades adversas, a simple vista infranqueables, pero solo para equipos que no atesoran la raza mayúscula de este conjunto de campeones. El Madrid, meridiano y práctico, acicateado por la entrada del virtuoso Özil, visualizó el camino del triunfo y se puso manos a la obra, con voluntad, coraje y redaños, atacando, provocando un clarísimo penalti cometido por Alves(¿por qué no fue expulsado? La excusa que le dio el cuarto árbitro a Mou es que se trataba de un defensa lateral. ¿Reímos o lloramos?) sobre Marcelo, empatando la contienda gracias la preciso y precioso gol materializado por Cristiano (rompe por fin su maldición anotadora en los clásicos), y lanzándose al final en pos de una victoria que a punto estuvo de conseguir a través de un último empuje arrebatador. Se había conseguido lo a priori más difícil, equilibrar un encuentro de una dificultad superlativa en el momento más delicado de la temporada. Las conclusiones no pueden ser más esperanzadoras para los intereses blancos. Una. El Madrid pierde una liga que ya tenía perdida desde hace muchas jornadas; en ese sentido no se produce ningún cambio. Dos. Demuestra su capacidad de lucha y de reacción frente a un rival teóricamente superior. Tres. Ahuyenta el fantasma del cinco-cero de esta misma temporada. Cuatro. Sale psicológicamente fortalecido al haber remontado un resultado muy adverso en inferioridad numérica. Cinco. Pepe se muestra contenido y contundente, Mourinho se reafirma como un estratega prodigioso ganándole la partida a Pep y Cristiano anota su primer gol en un clásico. Todo positivo de cara a la trascendental cita del miércoles en Mestalla, un partido que ya hemos sabido traer a nuestro terreno. Ellos son los favoritos, de acuerdo, pero no las tienen todas consigo.

No conviene olvidar tampoco que en cuestiones de imagen el Madrid sale mucho mejor parado que el waka Brasa, toda vez que sobre algunos fraudulentos pilares suelen asentarse falsedades como puños: se trata de la falsa creencia en las bondades de ciertos jugadores del Barcelona en contraposición caracterológica con algunas figuras del Madrid. Pues bien, lo del señorito Messi merece ser catalogado de macarrada, chulería, mala educación, ausencia de clase y gesto prepotente como mínimo, y eso que la nueva “angry inch” salió de rositas del estadio, cosa que ha de agradecer al árbitro del partido que le perdonó la cartulina naranja tirando a roja. No me extraña que tales actitudes y conductas se peguen conviviendo con chuletas casposos como Valdés, Alves o Piqué, pero esa desgracia no le exime de la responsabilidad de su lamentable comportamiento, más propio de un niño asustado y enrabietado que de un adulto al que se le presupone cierto grado de madurez y autocontrol. Aprende chiquillo, un balonazo así impactando en la cabeza de un espectador podría haberlo mandando directamente al hospital. ¿Estás orgulloso? Seguro que no, así que pide disculpas y por ende, no jugar la final de Copa para expiar tu culpa. Es lo menos que deberías hacer. Si a nuestro admirado Cristiano le pusieron en su día como chupa de dómine por mucho menos de lo que tú has hecho en el Bernabéu, ¿cómo no pedir justicia y que te impidan repetir tu agresión contra el público que se dé cita en Valencia para poder así evitar la violencia? Messi, the angry inch o el súmmum del cinismo.

¿Más? Pues que el Getafe consiguió un gran resultado frente al Sevilla (Del Nido de víboras), y se aleja del peligro del descenso, aunque hasta lograr los 42 puntos no hallaremos la tranquilidad que últimamente nos falta. Pelle, el Conquistadose pone en manos y piernas de “La Bestia”, lo que le da algo de oxígeno, y el Almería ya huele sin remedio a carne de segunda. Por otro lado, y en otra liga, la de plata, el rayito sigue apuntando a primera y el Alcorcón continúa presentado su candidatura para conseguir un puesto en el “play-off” de ascenso a la liga de las estrellas. ¿Os imagináis cinco equipos de la Comunidad Matritense en primera división? Un bello sueño que nos gustaría ver cumplido muy pronto.

El fútbol es algo muy grande, un arte deportivo donde se dan cita el talento, la emoción, el sacrificio y la vida en su tragicómica expresión. Por eso nos arrebata, nos conmueve, nos ilumina, nos deprime o nos exalta hacia esos lugares sepultados tras las anodina normalidad. El miércoles la cita es en el Olimpo, allí nos veremos todos, amigos y enemigos, héroes y villanos, triunfadores y derrotados, grandes y pequeños, blancos y azulgrana, cara a cara con nuestro destino. ¿O no?

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

EL MADRID SALE REFORZADO DEL CLÁSICO Y AFRONTA CON OPTIMISMO LA FINAL DE COPA
Fecha de publicación: 2011-04-18 09:04:01, por ephreon   (visto: 1113 veces)   (a 4 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

EL MADRID SALE REFORZADO DEL CLÁSICO Y AFRONTA CON OPTIMISMO LA FINAL DE COPA

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Deporte

   Deporte en Google  :: Buscador de Deporte      Creación de páginas web de Deporte

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*