Nos gusta, nos entusiasma, consigue que en nuestro corazón se estén combinando de forma proporcional y adecuada el austero disfrute de un observador imparcial con el espíritu furibundo de un incondicional aficionado. La falencia barcelonista, la odiosa e insoportable mojiganga culé no logra despistar al buen aficionado al balompié que sabe reconocer la auténtica valía de los equipos y, sobre todo y contra todo pronóstico manipulado, la verdadera esencia del juego que respeta y ama. Y es el Real Madrid el que representa de una manera luminosa y transparente la auténtica ética del ser de un deporte tan maravilloso e importante: presentado batalla infatigable contra el barroquismo retorcido y la fosca revoltura de un conjunto amanerado, pesimista e infantiloide, el club merengue ofrece juego, velocidad, pulso y confianza, dúctil alacridad cuyos reparadores efectos se dejan sentir en todos y cada uno de los grandes encuentros como en los no por pequeños menos significativos pormenores de una competición dibujada al límite, y aun más, representa una pasión irrefrenable por la combinación icástica facilitadora del entendimiento y el goce. Frente a la interminable subordinación de un discurso enroscado sobre y en torno de su propio vacío, otro que apuesta con determinación por la parataxis y el despojamiento de carga superflua, en persecución constante de un estilo claro, límpido, directo y blanco. Como alternativa veraz y duradera a la estetizante deriva áulica de un grupo ensoberbecido y pagado de sí mismo, el Madrid ofrece el extenuante y desinteresado esfuerzo combativo trasunto de una ética del esfuerzo y el juego limpio construido desde los cimientos del propio fútbol, sin aditamentos innecesarios y soslayando cualquier tipo de adjetivación innecesaria.

Sobran las inducciones ingenuas, sobran las generalizaciones candorosas, inconscientes, sobre todo si, asentando un prejuicio, no son capaces luego de falsar su generalización contrastándola con la cruda realidad. Nosotros hacemos justo lo contrario, proponemos un cambio de paradigma y, con él, a su través, con las nuevas herramientas conceptuales que nos proporciona, tratamos de explicar todas las sombras precedentes, integrando el cúmulo disperso de datos contradictorios en una hipótesis englobadora y coherente, precisamente la que ofrece el nuevo fútbol del Real Madrid, el auténtico revulsivo que la competición nacional e internacional venía reclamando durante los últimos y nefastos cuatros años. El waka brasa propuso su opresivo fuero de rígidas normas y preceptos -¿algún árbitro capaz de saltarse las oportunas prescripciones semanales? No hasta la fecha-, y todos desfilaron al ritmo de ese son martilleante y monocorde... pero se olvidaron de que el mejor club de la historia no descansaría hasta lograr revertir el odioso statu quo hacia formas de mayor equidad y justicia. Y ya comenzamos a percibir los saludables efectos dentro de una competición sobre la que cada vez más recaían fundadas sospechas de adulteración y al(i)teración manipulada.

Sea como fuere, el Madrid en esta Liga tiene en su mano conseguir una hazaña difícilmente igualable: entrar en loor de multitudes en el Camp Mou y escenificar un cambio de ciclo que ha de durar décadas. ¿Lo logrará? Nosotros creemos, esperamos, y deseamos que así ocurra y quede registrado con indelebles letras de oro en los archivos del Fútbol. Toda la vergonzosa e infamante campaña mediática proveniente de oscuros centros de poder político no ha podido empañar lo que a todas luces se está demostrando un proyecto consistente y arriesgado, capaz de sobreponerse a al calumnia difamatoria y ganar el combate de forma limpia e impoluta donde verdaderamente hay que ganarlo, en el terreno de juego, sobre el césped. Los resultados acompañan, y el profundo anhelo es ahora un nuevo cruce con el eterno perseguidor para acabar de rematar aquello que viene fraguándose desde hace ya demasiado tiempo, y que pasa necesariamente por ese duelo a doble partido coronado con una victoria total.

Por el momento vamos a conformarnos con un triunfo a domicilio esta misma tarde, que deje a la guardiolería temblando y sin un rayo de esperanza, amén de cosechar una nueva derrota fuera del Camp Mou a manos de un renacido y potente Atlético de Madrid, que no podrá contar con Diego pero sí con el empuje de Simeone desde el banquillo, insuflando a su equipo ese ardor guerrero tan necesario para una gesta de semejante calibre. La jornada podría terminar con el Madrid a trece puntos de distancia y la Liga prácticamente en el bolsillo. ¿Es posible imaginar algo mejor? Lo es, pero eso lo contaremos en próximas entregas.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

EL MADRID CONSTRUYE UN ESTILO CLARO Y CONCISO QUE OPONE CON ÉXITO AL BARROQUISMO AMANERADO Y RETÓRICO DE SU ETERNO PERSEGUIDOR
Fecha de publicación: 2012-02-26 02:02:58, por ephreon   (visto: 1317 veces)   (a 2 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

EL MADRID CONSTRUYE UN ESTILO CLARO Y CONCISO QUE OPONE CON ÉXITO AL BARROQUISMO AMANERADO Y RETÓRICO DE SU ETERNO PERSEGUIDOR

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Deporte

   Deporte en Google  :: Buscador de Deporte      Creación de páginas web de Deporte

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*