¡¡Partidazo!! ¡¡Partidazo!! ¡¡Partidazo!! Pero no, no del Madrid sino del que sin duda es considerado por méritos propios como el mejor jugador de fútbol en activo, lo cual, todo sea dicho, aquí venimos manteniendo y recalcando desde hace muchísimo tiempo. La primera parte del Madrid resultó lamentable, superado en todas las facetas del juego por un perfectamente ensamblado Mallorca, que se puso por delante en el luminoso poniendo de relieve todas las vergüenzas tácticas de un Madrid que naufragaba peligrosamente en el centro del campo, inexistente, inoperante, hasta que Ramos (uno de los más destacados durante los noventa minutos) lanzó un pase largo para que el fenómeno, el portento, el mago CRISTIANO pusiera la directa hacia el marco contrario y metiera la pierna en le momento preciso, justo antes de que fuera arrollado por el guardameta mallorquinista, lo cual no tuvo consecuencias negativas para el jugador blanco y sí provocó la certeza de que se había marcado un golazo que colocaba de nuevo las tablas en el marcador. Pero el equipo blanco seguía sin dar noticias de garra o juego, tan sólo Cristiano refulgía con luz propia, mientras Higuaín (cómo desespera este hombre, neuróticamente obsesionado con el gol que se le resiste, como un pequeño narciso sin talento desbordante) brillaba por su ausencia, Kaká mostraba un estado físico lamentable en su particular pretemporada mundialista, Granero firmaba otra primera parte infumable y el Mister, un tenso Pellegrini, tragaba saliva y rezaba para que nuestro Aquiles blanco asestara otro golpe mortal al enemigo, lo cual hizo por dos veces en la segunda parte, recogiendo primero otro envío largo de Ramos, y más tarde firmando una jugada con sello personal convertida directamente en obra de arte. Tres golazos de Cristiano habían finiquitado el encuentro y el entrenador, esta vez con muy buen criterio, le sustituyó para resguardarle de cualquier eventualidad negativa. Es cierto que el paladar exquisito no es un bien común, y así lo demostró gran parte de la grada silbando (tendrían que haber estado agradecidos por haber contemplado la genialidad en vivo y en directo) al más grande jugador que ha pisado ese césped desde el inicio de temporada. Minutos antes Higuaín, tenaz deuteragonista, había marcado su anhelado gol en forma de increíble vaselina, cuando ya todo estaba completamente decidido. Su afán de notoriedad supongo que se vio finalmente colmado. Lleva un gol más que Cristiano, cuando éste no es delantero y su lesión de inicio de temporada le tuvo apartado de los campos unos dos meses. De no ser por aquella desafortunada circunstancia, es muy probable que llevara en su cuenta particular unos diez goles más. Pero eso no es lo importante,  lo relevante es el flujo de juego tan descomunal que transita por sus botas, las asistencias que da, la movilidad que presenta, el desconcierto que genera en la defensa contraria, la resolución que demuestra, las combinaciones que posibilita, la fuerza que imprime a todas sus acciones y contagia al equipo entero, la disponibilidad que siempre ofrece, la resistencia que demuestra, la entrega que exhibe y, por supuesto, la sublime calidad que atesora. Grande, excelso, eximio, maravilloso, metafísico. El fútbol total fijado en un físico esculpido con suma dedicación y esforzado trabajo, donde la inteligencia se filtra por todos y cada uno de sus nervios, activando el talento natural de éste singular baquiano del arte balompédico, lo que cada vez más le convierte en legítimo acreedor a la admiración y la gloria. Se ganará o no se conseguirá finalmente el ansiado triunfo liguero, pero lo que hemos disfrutado este curso contemplando el mirífico fútbol salido de las botas del astro portugués, ese placer inmenso e indescriptible viendo el jacarandoso espectáculo de sus taconazos y bicicletas, la entregada munificencia de sus centros y desmarques, la creciente sindéresis en fases violentas de determinados partidos y, sobre todo, la pimpante plasticidad de una figura comprometida al máximo con el equipo y su desmesurada autoexigencia; ese goce supremo, digo, no se olvidará jamás. Larga vida a la excelencia, al talento, al pundonor, a la entrega, al esfuerzo, a la resistencia, al arte. Larga vida a Cristiano.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

CRISTANO FIRMA OTRO PARTIDO ANTOLÓGICO Y SOSTIENE LAS ESPERANZAS BLANCAS
Fecha de publicación: 2010-05-06 09:05:04, por ephreon   (visto: 1352 veces)   (a 5 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

CRISTANO FIRMA OTRO PARTIDO ANTOLÓGICO Y SOSTIENE LAS ESPERANZAS BLANCAS

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Deporte

   Deporte en Google  :: Buscador de Deporte      Creación de páginas web de Deporte

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


anacasa
Cierto publicada el (06/05/2010 18:05:00)

Cierto es, querido Sancho, que ese ser anda más cerca de otra dimensión que de esta. El mejor en activo, sin duda. El más constante, el más certero,... el más. Y como no se espabile el equipo y el propio club volará en busca de títulos más que merecidos.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*