Una mujer con el rostro serio, tenso, casi triste, mira con preocupación lo que está sucediendo sobre el terreno de juego. Es la cantante (?) Shakira y sus ojos revelan de alguna forma lo que está por llegar. El suceso tiene valor simbólico, como asimismo lo tuvo el disparo certero de Di María que Pinto logró sacar a trasmano con un gesto increíble, casi acrobático. Algo había cambiado de forma casi imperceptible pero rotunda. De repente el Madrid había dado un giro inesperado y la victoria, que pareció escaparse durante algunos momentos críticos de la segunda parte, se respiraba ya en el ambiente, como un destino de fortuna llamando a las puertas.

El Real Madrid había planteado una primera parte de ensueño, un corrosivo 4-1-4-1 con Pepe sustituyendo a Lass en la línea delantera de cuatro y Cristiano de referencia en la punta de ataque. La Estrategia era perfecta (por cierto, la misma que nuestro experto Antonio Fernández nos recomendó en su última entrevista de parentesys para afrontar con garantías de éxito la finalísima), y así lo demostraron los hechos, dando progresivamente la razón a un planteamiento que a punto estuvo de resolver la final con un remate imponente de Pepe llegando desde atrás como un auténtico avión. Pero el Madrid también se vació en la presión y eso le pasó factura durante toda la segunda parte. Un verdadero calvario.

El equipo apretó los dientes, defendió con esfuerzo y ahínco, y al final de los 90 reglamentarios tuvo la sensación de que los nubarrones comenzaban a abrirse, dejando entrever una luz procedente de un sol, eso sí, todavía muy lejano. El cambio de Adebayor había tenido el efecto de desplazar a Cristiano más hacia la banda, territorio propicio para el talentoso jugador y donde a la postre se decidiría al contienda. El Madrid de nuevo estaba en su salsa, daba la sensación de estar más metido en el partido, con mayor fondo físico, y teniendo muy claro que la resolución del partido tendría necesariamente que pasar por la magia impredecible de su astro más emblemático. El primer aviso lo constituyó una galopada desde la banda que acabó con un remate de Cristiano que salió a un escasísimo palmo del poste derecho. Un Aquiles majestuoso que embestía con la furia de un titán.

Sin embargo, tan solo se trataba de un sabroso aperitivo: lo mejor estaba todavía por llegar. Más presión, robo da balón, pared magnífica entre Marcelo y Di María, que adelanta a Alves (qué duelo más auténtico durante toda la velada) y envía un centro prodigioso hacia la guarida de la bestia, el área chica azulgrana, pero allí, majestuoso, imponente, como un dios elevándose sobre la tierra en alas metálicas, surge la poderosa figura del héroe, Cristiano Ronaldo, que suspendido en el aire remata con precisión el esférico y lo aloja en el fondo de la red bajo la incrédula mirada de su defensores y la hinchada contraria. GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!!!!!!! El éxtasis ha llegado, el don místico de la ebriedad hace su aparición y todo es felicidad y deleite y abrazos y euforia contenida y por fin desparramada. El resto es historia, la que ha conocido un nuevo título del club más grande de la historia del fútbol frente al equipo más en forma de la élite europea, al que ha ganado en su propio terreno (era Valencia y cursaba como anfitrión) logrando desactivar hechizos tan hipnóticos como la retórica estilística y barroca de una incontinente posesión del balón.

El Madrid logra así lo que a priori parecía a muchos imposible, derrotar al todopoderoso waka Brasa a base de un juego poderoso, presionante, arrebatador y de muchísima calidad en lo técnico y estratégico, rompiéndose el cuerpo y el alma a lo largo y ancho de un terreno de juego marcado por las líneas de pase azulgrana, un fuego cruzado y continuo para el cual no se conoce mejor antídoto que el avance lento, firme y valiente, en un labor de trincheras y desgaste agotadora.

Bien, y tras la batalla y el heroico triunfo de los ganadores, ¿cómo se encuentra el paisaje? Sin duda mucho mejor para el Madrid, que ha ganado confianza, consistencia psicológica, dureza, resistencia, y la visualización de una estrategia móvil, múltiple y flexible, asentada en su mayor profundidad de banquillo, para poder afrontar con mayores garantías lo que antes sin duda se antojaba como misión imposible o milagro, y tal vez los milagros puedan precipitarse con la suficiente y necesaria dosis de trabajo y autoconvencimiento, pues ¿de qué otra forma tildar a un gol cuyo pase último nace en Di María y remata de forma prodigiosa un Cristiano? Más allá de la gracia (divina), nos queda la realidad de aquello aparentemente sobrenatural pero que cobra forma y cuerpo en la figura inmaculada de un deportista situado hoy por hoy en la cumbre del arte futbolístico. Poderoso, atlético, corajudo, ambicioso en el mejor sentido del término, aguerrido, batallador, técnicamente portentoso, espoleador de la lucha sacrificada y combustible del grupo en los peores momentos, con la única meta de lograr el triunfo sobre el terreno de juego sin caer rendido jamás a los pies del enemigo, Cristiano Ronaldo es una de las referencias indiscutibles de este Real Madrid en construcción que ha sabido parar, y de qué forma tan certera y brillante, la autocracia solipsista y excluyente de unos sujetos engreídos que creyeron tener ganada la batalla antes de disputarla. Nunca fueron humildes, su prepotencia siempre anduvo oculta tras falsas declaraciones de reconocimiento, atacaron los símbolos ajenos, se jactaron de su poderío supuestamente incuestionable (olvidando que el pasado año fueron justamente eliminados por el Inter de Mourinho), y atentaron contra el orgullo de un equipo que, hoy y siempre, rechaza de plano esas megalómanas aspiraciones barcelonistas de poder absoluto; todo ello perfectamente concentrado y representado en la infausta y patética figura de un jugador como Piqué, al que la inicial mirada de Casillas antes de saltar al campo retrató extraordinariamente bien sin necesidad de acudir a ningún documento sonoro. La expresión trasladaba el siguiente mensaje: pero, ¿cómo puedes ser tan memo? Entendemos tu perplejidad Iker, es difícil de creer pero lo es.

¿Y ahora? Llega la Champions. Las semis, en efecto, son muy inciertas, pero los pepones están muy, muy nerviosos. Si no fuera así, ¿cómo explicar unas declaraciones abruptas, chocantes e innecesarias del pepón mayor de la Orden? Si en algo está todo el mundo de acuerdo es precisamente en la inmaculada labor arbitral durante todo el partido, con un gol perfecta y legalmente anulado al Brasa. ¿A qué viene esto? ¿Quieren desestabilizar al Madrid? Nos va a dar la risa, de verdad lo digo, viniendo esas palabras como vienen de alguien sistemáticamente favorecido por decisiones arbitrales cuestionadas y cuestionables dentro del campeonato liguero como en su periplo (esperemos que acabe lo antes posible) europeo. ¿Se puede tener más cara y ser más cínico? Por lo pronto ya han conseguido cambiar la designación del árbitro. A nosotros no nos sorprende, mi diagnóstico sobre la auténtica personalidad de Pep ya lo he realizado en varias ocasiones y no me extenderé más sobre el asunto. Si finalmente, como así lo desea la gran mayoría del orbe futbolístico, cae eliminado de la Champions veremos reacciones hasta ahora inimaginables para muchos de sus fámulos y adoradores.

¿Más? El Atlético de Madrid se afianza en la lucha por puestos europeos, el Málaga respira, lo mismo que el Zaragoza, bien que Almería ya es prácticamente equipo de segunda división. Por último asistimos perplejos a la operación financiera que aliena al Getafe y arroja al club a un futuro poco menos que incierto. La ingeniería mercantil abrasa los valores y se adueña de proyectos e intereses. Por desgracia no es algo inhabitual en ese mundo que nos rodea y (a)cerca. Sic transit gloria mundi, de esto no se libra ni el tato. ¿Sí o requetesí?

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

CAMPEONÍSIMO REAL MADRID!!!
Fecha de publicación: 2011-04-26 10:04:39, por ephreon   (visto: 2444 veces)   (a 6 personas les ha parecido interesante)
Fuente: http://www.parentesys.es

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

CAMPEONÍSIMO REAL MADRID!!!

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Deporte

   Deporte en Google  :: Buscador de Deporte      Creación de páginas web de Deporte

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


Adri
DEFINICIÓN DE FÚTBOL publicada el (28/04/2011 15:04:37)

El otro día alguien me interrogó acerca de una buena definición de Fútbol. Se me vino a la cabeza la clásica de Alemania, ya sabéis, 11 contra 11 y siempre ganan los teutones. Pero bien pensado creo que habría que ir remozando el cliché para ir sustituyéndolo por algo mucho más aproximado a la realidad: "El fútbol es un deporte donde juegan 11 contra 10 y siempre gana el Barcelona" No está mal, me gusta!!

Oscar
Piqué se quedó con cara de payaso publicada el (26/04/2011 18:04:03)

A mí lo que más me gustó del resultado fue la cara que se le quedó a Piqué, al verse perdedor después de haber sido tan pretencioso. Me gusta ver a los que van de sobrados por la vida tragarse su propio orgullo después de haber hecho el ridículo. Lamentable que gente así salga en los medios de comunicación y sean referentes para los jóvenes. Así va el país, y peor irá.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*