Pero mira como muerden los peces en el río…
El filme de Alexnadre Aja es un continuo cóctel de referencias y gamberrismo que busca satisfacer a una audiencia especializada en el género. Y vaya si lo consigue.
 
Con vocación de serie B sin complejos, como aquellas aportaciones de ocio y olvido de la época de Samuel Z. Arkoff y Roger Corman. Así se presenta una película como ‘Piraña 3D’, la última del director de ‘Alta Tensión’ Alexandre Aja. Y lo hace dejándose guiar por los preceptos de divertimento del precedente de Joe Dante con guión de John Sayles, sí. Pero más que un ‘remake’, se trata de un pretexto para salirse del camino y gamberrear bajo el estigma de ‘enfant terrible’ ganado a pulso. Aja está acostumbrado a que se le tilde de ‘reformulador’ de obras antecedentes con ‘remakes’ acomodados a su evocador estilo discordante y radical, estético y rudo. Sin embargo, en esta ocasión, hablar de sus anteriores filmes americanos, bien sea la estupenda ‘Las colinas tienen ojos’ o la errónea ‘Reflejos’ aquí no tiene lugar, porque el cineasta francés se olvida de sus conexiones pretéritas para lanzarse a la aventura de la diversión inflexible dentro (y seguramente fuera) de su alocada adaptación de la ‘cult movie’ de 1978.
 
 
El hecho constatado oficialmente que designa a ‘Piraña 3D’ como la obra con más hemoglobina recreada que cualquier otra película antes rodada evidencia las intenciones sin filtro de su director. Estamos ante una película íntegra y honesta desde su prólogo, donde ya dejan ver sus resonancias emotivas al presentar a Richard Dreyfuss, que bien podría ser el Matt Hooper del ‘Tiburón’ de Spielberg (incluso canturrea la canción de aquélla, ‘Show me the way to go home’), pescando plácidamente y atiborrándose a cervezas. En pleno éxtasis dipsomaniaco, una botella cae al fondo del lago provocando la catástrofe… Y ahí comienza lo que todos sabemos; una espiral de matanza por parte de unas pirañas con ganas de zamparse al primero que encuentren. El espectador no se puede llevar a engaño; el filme es un continuo cóctel de referencias que encuentran una desvergonzada libertad en su búsqueda de un único objetivo: el de satisfacer a una audiencia especializada, a un ‘fan freak’ determinado, por lo que su perseguida imperfección se manifiesta con total integridad. Aja quiere que esa escandalosa sangre del 3D que se canibaliza además con los retazos detallistas del ‘gore’ y casquería más sanguinolento y amplificado sea la excusa para narrar una película para ‘gorehounds’, más allá de cualquier inquietud técnica o artística.
 
 
Y sin salirse del dictado de las pautas del verdadero espíritu subgenérico, promueve al tumulto de un discurso de exultación veraniega y muy yanqui, donde cientos de jóvenes recrean su versión del botellón en un fin de semana de lago, concursos de camisetas mojadas, mucha cerveza, vicio a granel, barbacoas de bergantín, mucho erotismo y sexo, música cañera y desprejuicio ante la poca ley que se da cita en ese paraíso convertido en pesadilla llamado Victoria Lake. Detrás de todo eso se esconde una indisimulada reflexión sobre las derivaciones a las que conlleva la falta de subordinación a cualquier jurisdicción que no sea el de la diversión y el cachondeo. Un núcleo anímico que Aja lleva hasta el extremo.
El filme está dividido en dos tramos; aquel en el que vemos los preámbulos de la fiesta de primavera pasada por agua, donde la sheriff condal Julie Forester (Elisabeth Shue) procura que su hijo adolescente (Steven R. McQueen –nieto del gran Steve-) cuide de sus dos hermanos pequeños. Entre medias, éste acepta la propuesta de Derrick Jones (Jerry O’Connell), un director de cintas eróticas inspirado en Joe Francis y su franquicia ‘Girls Gone Wild’, para encontrar localizaciones acompañado de dos estupendas señoritas de atributos encandiladores. Y, en segundo lugar, la descomunal dosis de ‘gore’ sin fin y desmembramientos varios que se suceden después de que Aja haya jugueteado con la tensión dramática y la evolución del suspense, que no incluye ningún tipo de sutileza más allá que la mordacidad que particulariza a esos prehistóricos peces mordedores. Entre medias, algunas pesquisas sobre los acontecimientos, la rebeldía de los hermanos pequeños, que abandonan la casa familiar para pescar y la aportación técnica de un enloquecido ictiólogo interpretado por Christopher Lloyd, el cual no escatima en tics y en gestos de su recordado Emmet Brown de ‘Regreso al futuro’.
 
 
Cuando llega la hora de mostrar carne despedazada y sangre tiñendo el pantano de marras, Aja se deja llevar por el radicalismo, sin filtros ni efectismos absurdos, saliéndose incluso de los impuestos confines de la complacencia del género en su estado contemporáneo. Al contrario que en ‘Las colinas tienen ojos’, aquí la justificación implícita del mensaje de supervivencia y defensa se anula por el simple deleite de la hemoglobina en abundancia creada con evidente maestría por el duplo Greg Nicotero y Berger Howard para esta reconfortante locura antiépica. Sin embargo, la vulgaridad no impone del todo su lógica ni renuncia a la poética o la belleza, como ese sugestivo ‘set piece’ que se regocija en un baile acuático, como un ballet de ópera entre dos mujeres desnudas, retozando en sus compases de espléndidas sirenas.
‘Piraña 3D’ es, ante todo, un guiño al cine de los 80, rescatando con soltura todos los símbolos y rúbricas de un cine sin terquedades morales ni escrúpulos arbitrarios. Aja tampoco se corta a la hora de tirar de iconos de otro tipo de culturas cinematográficas, en este caso la pornográfica, con la incursión de rostros del cine X como Riley Steele, Ashlynn Brooke y la breve y extraña (por el corte de plano) aparición de la contundente Gianna Michaels. Tampoco de cameos imprescindibles en este tipo de saraos como el director de ‘Hostel’ Eli Roth o la actriz Dina Meyer.
 
 
No deja de ser un cine cómplice y bestia, que recoge algunos instantes que quedarán en la retina del aficionado al género como retazos salvajes de violencia cáustica en altas cotas de inconformismo; desde la cruenta exhibición de un medio cuerpo con los huesos de la parte inferior colgando, hasta la pelea entre pirañas por un miembro viril que acaba siendo regurgitado por una de ellas, pasando por ese imbécil que quiere escapar a toda costa de la pesadilla llevándose a todo bañista por el camino hasta ese cable que corta diagonalmente a una explosiva hembra. Incluso el sarcasmo que se impone con la muerte de otra chica que se enreda su larga cabellera en una hélice de una lancha con destructoras consecuencias… El exceso es total, divertido e inmoderado, como ejemplifica la oda sanguinaria y enfatizada del heroico agente al que da vida el enorme Ving Rhames intentando destruir a las pirañas con un motor de combustión.
‘Piraña 3D’ es un producto inofensivo que a buen seguro recomendaría el crítico norteamericano de las ‘cult movies’ Joe Bob Briggs como una ‘drive-in movie’ instantánea. Una cinta de humor cruel y paródico, con mucha teta, mucha sangre y mucho absurdo. Un ‘grand guignol’ desmedido que recupera con suerte la desvergonzada y refrescante esencia de una ‘schlockmeister’ renovada, sin perder su tono de ofrenda al espíritu de ese tipo de producciones tan difíciles de encontrar en la actualidad. Se habla ya de secuela. A ver si James Cameron, como ya perpetró en su día, se anima y vuelve por sus fueros.
Miguel Á. Refoyo "Refo" © 2011
)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Piraña 3D (Piranha 3D), de Alexandre Aja
Fecha de publicación: 2011-04-28 09:04:50, por Miguel Angel Refoyo   (visto: 2881 veces)   (a 2 personas les ha parecido interesante)
Fuente: http://refoworld.blogspot.com/2011/04/review-pirana-3d-piranha-3d-de.html

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Piraña 3D (Piranha 3D), de Alexandre Aja

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Cine  incluye estas Críticas de Cine en tu web ActricesActores

   Cine en Google  :: Buscador de Cine      Creación de páginas web de Cine

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*