Eastwood compone una sólida intriga policial que indaga en la más cruel y oscura naturaleza del ser humano y en la violencia de la sociedad americana actual.

Tras la más que fallida ‘Deuda de sangre’, Clint Eastwood vuelve por sus fueros confirmando de nuevo su talento como director con ‘Mystic River’, una trágica película que vuelve a planear sobre la violencia como infección creada por la sociedad para su propia autodestrucción, tema en el que Eastwood ha sido uno de los iconos contemporáneos idealizándola dentro de la pantalla (‘Harry, el sucio’) y demoliéndola fuera de ella (‘El jineta pálido’ y, sobre todo, ‘Sin perdón’). Basada en la novela homónima de Dennis Lehane y adaptada al cine por Brian Helgeland, Mystic Riverpresenta un complejo lienzo de historias cruzadas a lo largo de un cuarto de siglo en un pequeño distrito de Boston. Tres niños viven un trauma que marca sus vidas para siempre encontrado en la cruel vejación de uno de ellos por parte de un hombre que dice ser policía. Un segundo encuentro en circunstancias igualmente aterradoras cierra el círculo entre los ahora tres hombres, tres vértices de un triángulo de prototipos de ciudadanos recluidos en el barrio periférico donde transcurren sus vidas.

Sombría y pesimista, ‘Mystic River’ desarrolla líneas laberínticas en las cuales los personajes dan paso a sus tres complejos caracteres marcados por la soledad silenciosa, el ansía de venganza y la locura pretérita, respectivamente, actualizada por un hecho inconfesable que no son más que la coartada moral para confirmar una anhelada búsqueda de la propia identidad. Con una estremecedora imagen periódica de la baldosa en la que dos de los chicos escribieron su nombre y el tercero sólo pudo escribir la mitad, visión de una vida truncada, la intención ética del filme exhibe una inteligente disertación sobre la naturaleza humana, áspera y melancólica, que abre el insondable fondo más grisáceo del comportamiento humano, donde las secuelas del abuso infantil y las consecuencias del crimen exponen no simplemente personajes a un lado u otro del bien y el mal, sino a seres humanos combatiendo contra su propios fantasmas.


El interés de ‘Mystic River’ por tanto no reside en saber quién ha cometido el asesinato que conmueve y lleva a sus personajes a un tortuoso destino, un ‘whodunit’ policial que en su desenlace puede ser lo más deficiente del relato (por su resolución), sino en abrir una profunda y seria reflexión sobre las consecuencias que desencadena el hecho originario, el homicidio de la hija de uno de los tres amigos, en el entorno que rodea a la familia, en el barrio donde se ha perpetrado el crimen, alcanzando el macabro estigma a aquellos que intentan superar sus miedos y trastornos viéndose todos en una espiral de pesadillesca venganza y aire de violencia imparable.

Un oscuro pasado restaurador de las pesadillas infantiles trasladadas al presente en diversas y escabrosas formas que sirve de metáfora para urdir una siniestra visión de la hipocresía y de procacidad provocadas en el actual Estados Unidos por la violencia bajo una intriga, en realidad desapasionado y cruel análisis psicológico y social del terror violento y sus efectos en la actual y paranoica sociedad ‘yanqui’.Un grito de mordacidad y pesimismo, de opacidad moral que es esta réplica al espejismo político de Bush con la presencia dos rostros militantes en la lucha contra la estupidez americana como son Sean Penn y Tim Robbins realizando dos de las interpretaciones más loables y intensas de la temporada, dos creaciones de magnitud interpretativa llevadas hasta cotas de insuperable maestría, a las que se unen unos magníficos Kevin Bacon y Lawrence Fishburne, pero sobre todo, los secundarios personajes femeninos, Marcia Gay Harden y Laura Linney esposas, cómplices y traidoras, que toman una imperiosa fuerza narrativa, fundamental para el discurso radiográfico social, en la parte final de la película.

Con este relato de agobiante turbiedad moral, Eastwood consigue con ‘Mystic River’ volver a demostrar su virtuosismo en una dirección de tintes clásicos, volviendo a la densidad violenta desgranadora de la verdadera y oscura condición humana de ‘Sin perdón’ e influenciado de nuevo por El incidente Ox-Bow’, de William A. Wellman y realizando, de paso, uno de los mejores trabajos de toda su filmografía. Una película de sólido temple, de elegante factura, categórica en su lóbrega proposición dramática que lanza la clásica mirada de su director en una línea sombría ante los personajes y los ambientes. Un recurso que hace que ‘Mystic River’ encuentre en su extensión un aire enrarecido de inmoralidad, maldad y recovecos internos en los que el destino teñido de sangre acaba por contagiar a todos los miembros de una comunidad que fecunda la violencia para sufrirla posteriormente. El veterano actor y cineasta crea así un obsesivo tono pausado y a veces voluntariamente arrítmico que otorga a la cinta un equilibrio lento y sostenido, proporcionado en su investigación policial y en su profundización emocional a través de largos diálogos que dan como consecuencia una oscurísima deliberación sobre la amistad, la fatalidad y la imposibilidad de las personas por evitar la tragedia. Uno de los trabajos fílmicos más sobresalientes del año.

Miguel Á. Refoyo © 2003

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

Los fantasmas del pasado y la venganza del presente (Mystic River)
Fecha de publicación: 2004-06-08 17:10:00, por Miguel Á. Refoyo   (visto: 2142 veces)   (a 9 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

Los fantasmas del pasado y la venganza del presente (Mystic River)

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Cine  incluye estas Críticas de Cine en tu web ActricesActores

   Cine en Google  :: Buscador de Cine      Creación de páginas web de Cine

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*