Dogville
 

   Un planteamiento escenográfico minimalista, de claras resonancias teatrales. Espacios habitables delimitados por unas cuantas rayas de gis que instalan entre sí una visibilidad que opera de transparencia para el espectador. Un narrador omnisciente que estructura la historia en un prólogo y 9 capítulos y va dando claves de inteligibilidad sobre el interior de los personajes, operando progresivamente en el núcleo central de la tragedia.

El contexto geográfico sitúa la acción en un pueblo norteamericano llamado "Dogville" y el tiempo histórico es el de los años 30. Esto, en realidad, no es tan importante ya que más allá de la realidad de las coordenadas históricas referenciadas, el realizador diseña un espacio abstracto en cuyo seno alimenta la narración de una fábula moral de claro sentido alegórico.

Grace (inconmensurable Nicole Kidman) encuentra refugio en éste pueblo mientras huye despavorida de una banda de gángsters que pretende darle caza y acabar con su vida. Este hecho es perfectamente aprovechado por el guión al quedar como significado como un suceso de "recepción" para los habitantes del lugar a través de las reflexiones del filósofo-ilustrador de la villa, un joven idealista egocéntrico y profundamente narcisista. Él será quien reúna a los vecinos y logre el encubrimiento de la joven merced al compromiso de contraprestación por su parte, de tal modo que Grace realizará una serie de tareas en principio "no necesarias" para la productividad económica del enclave. La cámara sabia y móvil del fundador del movimiento Dogma ya nos ha regalado justo antes de la celebración del 4 de julio, fecha utilizada como punto de inflexión moral, excelentes primeros planos sobre la intimidad emocional de algunos personajes realmente fascinantes y clarificadores, lógicamente necesarios, pues nos ayudan a entender que haya tenido lugar en el colectivo rural una cierta "adicción" a esas no-necesidades ya convertidas en mucho más indispensables para todos ellos. Cuando la colectividad sabe de su búsqueda, siendo consciente de que la cabeza de su huésped tiene un precio, le exige una compensación laboral cada vez mayor, cada vez más pesada e irracional. Y el proceso de degradación, de humillación total y absoluta se convierte en una espiral de explotación carnal y psíquica que terminará con Grace violada y encadenada como un perro. Mientras tanto su teórico defensor y enamorado ha racionalizado como ha podido el comportamiento degenerativo y degenerado de los diferentes habitantes del poblado hasta que él mismo descubre en su interior la misma duda que trataba de comprender y combatir, sucumbiendo entonces a su propio egoísmo moral. La abyección lograda es completa.

El cuento comienza a recomponerse en sus elementos más simbólicos lanzando anclas sobre el Apocalipsis Bíblico y sobre el sentido de La Ley divina y humana, ofreciendo como resultado un dilema moral directamente emparentado también con las partes estructurantes de una tragedia griega. La Bondad extrema e ilimitada de Grace, el perdón empático por encima de la ofensa degradante deja paso al redescubrimiento de las auténticas raíces narcisistas del conflicto, dando paso a un cuestionamiento ético sin precedentes y al desencadenamiento de una Furia descomunal, terrible, aniquiladora, universal. El drama se consuma como un espasmo de catártica violencia y Lars von Trier utiliza graves juegos de luz para resaltar la oscura belleza de un final memorable que no desvelaré aquí por completo: es el propio espectador quien ha de efectuar una obligada cesura y extraer sus propias conclusiones al respecto. Diré sin embargo, que el genial autor danés sí proporciona un cuestionamiento radical a la naturaleza humana socavando ingenuidades fundamentadoras de la cohesividad grupal para así poder plantear con una crudeza deslumbrante la cuestión sobre la propia responsabilidad de los actos cometidos, y la obligatoriedad moral o no de ejecutar un castigo purificador sobre quienes los llevan a cabo, sea esto por las razones que fuere.

Es en consecuencia, la de von Trier, una mirada lúcida, implacable, incómoda y nada complaciente para un público acostumbrado a productos de digestión fácil y nula complejidad. No se detiene ante los obstáculos de la posible censura o de las expectativas promovidas desde las atalayas del gusto prefabricado. Se alza por encima de modas o desencuentros y nos regala una obra que quema como una llama oscura, que resplandece como un crepúsculo de sangre, y que ilumina la mente y el espíritu con la antorcha de la lucidez extrema y un dolor insondable. Un modo de concebir y hacer cine que aplica todo el peso de su excelencia sobre el carbón oscuro de la complacencia, extrayendo como resultado la dureza extrema que constituye el auténtico diamante de la verdad.

Esta vez está más claro que nunca: absoluta e incuestionable Obra Maestra.

)( parentesys.es )( La cultura al alcance de todos )

DOGVILLE de Lars von Trier: la sombría realidad de la condición humana.
Fecha de publicación: 2004-03-10 23:12:00, por Adrián Martínez Buleo   (visto: 2736 veces)   (a 5 personas les ha parecido interesante)
Fuente:

Fotos de este contenido: si quieres añadir fotos, pulsa el botón Fotos

    
    


© parentesys.es - Todos los Derechos Reservados

DOGVILLE de Lars von Trier: la sombría realidad de la condición humana.

Comparte este contenido con todos tus amigos.



 Portada  :: Sección Cine  incluye estas Críticas de Cine en tu web ActricesActores

   Cine en Google  :: Buscador de Cine      Creación de páginas web de Cine

Opiniones sobre el artículo

Las opiniones que aquí se escriban deben hacer un uso cívico y respetuoso de la libertad de expresión. El administrador de parentesys.es se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que no lo cumplan, o que no aporten información útil sobre el contenido arriba publicado.


 No hay opiniones. Sé el primero en escribir sobre este artículo.

Escribe tu comentario

Tu nombre: [obligatorio]

Título: [obligatorio]

Tu sitio web: (escríbelo con http://) [opcional]

Tu email: (lo mantendremos privado) [obligatorio]

Contenido: [obligatorio]

Código de seguridad anti-spam:*